Ahora es el momento para reforma de salud: Obama

El presidente estadounidense, Barack Obama, insistió el lunes en que «este es el momento» de aprobar la reforma de salud, mientras se prepara para ofrecer esta semana un discurso ante el Congreso a fin de volver a poner en marcha su prioridad en política doméstica.

Tras llevar su propuesta de reforma al sistema de salud a la región más afectada por la crisis de Estados Unidos, Obama buscó recuperar su iniciativa después de perder terreno frente a sus críticos durante un turbulento verano.

«Es momento de hacer lo correcto para las familias trabajadoras de Estados Unidos, dejar de lado las filiaciones partidistas, juntarse como nación, aprobar ahora la reforma de salud, este año», dijo Obama a una multitud reunida en un picnic del Día del Trabajador, organizado por la coalición sindical AFL-CIO en Cincinnati, Ohio.

La visita de Obama a la región del mediooeste fue un adelanto del discurso que dará ante una sesión conjunta del Congreso el miércoles, donde revelará su propuesta para reformar el sistema de salud frente a cautelosos legisladores y un público escéptico.

Con el apoyo a su gestión en baja desde niveles récord, el esfuerzo de Obama por recuperar el control del debate es considerado una prueba clave para su liderazgo, que podría definir su joven presidencia.

Reformar el sistema de salud de 2,5 billones de dólares, recortando costos y expandiendo la cobertura a un estimado de 46 millones de habitantes que no tienen seguro, es la prioridad nacional de Obama.

Pero los aliados demócratas de Obama, que controlan el Congreso, han luchado por redactar un proyecto de ley que ha sido combatido por los republicanos.

El debate ahora se dirige a un punto de quiebre.

Tras un verano de amargas discusiones, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo el domingo que el presidente «trazará algunas líneas sobre la arena» en su discurso del miércoles.

Los principales colaboradores de Obama dijeron que el presidente sigue queriendo una opción de seguro del Gobierno en la legislación de salud, pero dejó espacio para un compromiso que podría desilusionar a sus partidarios más liberales.

Haciendo referencia al tema en Cincinnati, Obama dijo: «Sigo creyendo que una opción pública dentro de la variedad de alternativas de seguros puede ayudar a mejorar la calidad y bajar los costos».

TRABAJADORES, BASE CLAVE DE APOYO

Pese a que los sondeos muestran que cada vez más estadounidenses están preocupados por el plan de reforma, el mensaje de Obama pareció complacer a los miembros del sindicato, que le dieron una cálida recepción en el Parque Coney Island de la ciudad.

Entre los miles de presentes podían verse carteles que decían «El sistema de salud no puede esperar». Los trabajadores fueron una base de apoyo clave para Obama en su campaña por la presidencia.

«En todo debate llega el momento de decidir, el momento de actuar», dijo el mandatario. «Ese momento es ahora», agregó.

Mientras el gasto y los déficits del Gobierno ascienden debido a la necesidad de afrontar la peor crisis económica desde la Gran Depresión y las guerras heredadas en Afganistán e Irak, los críticos de la propuesta dicen que las reformas en consideración son demasiado costosas.

Un sondeo de CBS News mostró la semana pasada que la mayoría de los estadounidenses cree que las propuestas discutidas en el Congreso son confusas y que Obama ha explicado claramente sus planes.