Explosión de camión bomba en Irak deja 20 muertos

Un suicida condujo un camión cargado de explosivos a un pueblo kurdo en el norte de Irak antes del amanecer del jueves, causando la muerte de al menos 20 residentes y dejando 27 heridos, informó la policía iraquí.

La explosión en el pueblo de Wardek, a unos 390 kilómetros al norte de Bagdad, parecía buscar alimentar las tensiones étnicas entre kurdos y árabes, cuyos políticos están inmersos en una amarga disputa por reclamos sobre el territorio y petróleo.

Entre los muertos había mujeres y niños y al menos 25 casas del pueblo resultaron dañadas o destruidas, dijo la policía.

Otro atacante con un camión bomba intentó provocar una segunda explosión, pero las fuerzas locales kurdas Peshmerga abrieron fuego y lo mataron antes de que llegara a las afueras del pueblo, agregó.

Wardek está 30 kilómetros al este de la norteña e inestable ciudad de Mosul, en la provincia de Nineveh, en donde insurgentes árabes sunitas, como Al Qaeda y ex miembros del partido Baath de Saddam Hussein, resisten después de haber sido expulsados de sus anteriores bastiones en Bagdad y el oeste de Irak.

Funcionarios estadounidenses afirman que los insurgentes están buscando cada vez más formas de atacar a kurdos en sectores étnicamente mixtos del norte de Irak, en un intento por alentar la violencia étnica entre ellos y los árabes en el marco de crecientes tensiones por disputas territoriales.

«El objetivo final de estos ataques con bomba es matar a todos los iraquíes, no sólo a árabes o kurdos: todos», expresó Yahya Mahjoob, miembro del consejo provincial de Niniveh.

«Ellos quieren despertar el descontento, sembrar las semillas de la división entre los iraquíes. No aceptaremos eso», agregó.

Mahjoob sostuvo que ciertos partidos políticos en Nineveh están detrás de los ataques, pero declinó identificarlos.

El norte de Irak alberga a una inestable mezcla étnica de kurdos, árabes y turcomanos iraquíes, lo que lo ha transformado en un campo de batalla clave entre el Gobierno de Bagdad, liderado por árabes, y líderes de la región de Kurdistán, mayormente autónoma.

Los líderes reclaman parte de la producción petrolera en el norte, por considerar que pertenece a su tierra natal.

Mientras las tropas estadounidenses, que mediaron entre líderes kurdos y árabes durante el año pasado, preparan su retirada completa del país para el 2012, se vuelve cada vez más vital que se logren calmar las tensiones.