Solidaridad con los pobres

* Pide Calderón le aprueben su paquete económico

* Busca el «Bebo» Zataráin presidencia del PRI estatal

Por Francisco Rodríguez

Desde luego nadie se opone a que el gobierno le brinde un total apoyo a las clases más desprotegidas de nuestro país, el rechazo es a la creación de nuevos impuestos y al incremento de los ya existentes.

El Ejecutivo Federal tal parece no encuentra otro camino para aumentar la recaudación que la imposición de nuevas contribuciones.

«El tiempo se agota», dijo ayer el Presidente Felipe Calderón Hinojosa, y es cierto, porque cada día son más los mexicanos que están en extrema pobreza, pero también son más las clases medias que ahora son pobres.

Esto perece no tener fin, y todo porque el mercado internacional del petróleo ha venido a la baja, ¿y cuándo estuvo al alza, qué pasó? ¿Dónde quedaron esos miles de millones de dólares que se obtuvieron por los excedentes del petróleo?

El gobierno de Calderón sí está demostrando con hechos (con la desaparición de tres secretarías) buscar reducir el gasto público en salarios, pero es hora de ir pensando mas allá, es decir en los poderes Judicial y Legislativo, así como en el Instituto Federal Electoral y la exagerada prerrogativa destinada a los partidos políticos.

En México la democracia está resultando demasiado cara. Mucha democracia, al menos de fachada, pero cada vez mas pobreza, mas desempleo.

¿Saben los mexicanos realmente cuando cuesta el Poder Legislativo federal y sus 500 diputados y su cámara de Senadores?

¿Saben cuánto cuesta el Poder Judicial? ¿Saben cuánto cuesta sostener a los partidos políticos y sus dirigentes?

¿Sabe el ciudadano cuanto sale del erario para sostener al partido en el poder en cada entidad del país?

No hablo, ni tan siquiera insinúo, en la desaparición de esas instituciones, porque sería imposible, pero sí hago referencia a la necesidad de un mayor control administrativo y reducción en los gastos.

En México podrían existir los partidos que quieran, siempre y cuando se sostuvieran con sus propios recursos. Ellos son quienes quieren arribar al poder, pues entonces que les cueste a ellos, no a la sociedad en general.

El sostenimiento de la burocracia del gobierno, en sus tres niveles, y de los partidos es muy costosa, y es más alarmante porque vivimos en un país pobre para los más y de privilegios para los menos.

El Presidente Calderón dice: «es el momento de demostrar con hechos nuestra solidaridad con México y, sobre todo, con los pobres, con los niños de los pobres que son, precisamente, quienes más necesitan el apoyo responsable y la contribución de todos los mexicanos».

Claro que tiene razón el Presidente, claro que debemos demostrar nuestra solidaridad, pero yo me pregunto ¿no sería mas fácil, y mas conveniente, quitarle al IFE y a los partidos 5 mil o 7 mil millones de pesos al año?

¿No sería mejor obligar a los grandes empresarios a pagar correctamente sus impuestos?

¿No sería mejor poner a trabajar la mina de Cananea y eliminar la pobreza de miles de familias en esa región?

El ciudadano común, el pequeño empresario, vive en la incertidumbre, a diario hay que pagar impuestos, que si es el IVA, el ISR, la tenencia federal y cuando ésta termina entra el estado y aplica la estatal, los prediales y tantas y tantas aportaciones «voluntarias» como el CECOP, los bomberos, la Cruz Roja, el DIF y el 10 por ciento a la Unison.

Y por si fuera poco, los tan de moda redondeos en los supermercados y en cualquier tienda de autoservicio.

Por supuesto hay que aportar la propina a quien le envuelva el mandado, al que cuida el estacionamiento y por si algo le faltara, a quien en los cruceros le limpia el vidrio del auto o de plano le piden su ayuda para uno de las muchísimas asociaciones civiles existentes.

Es incuestionable que el modelo económico está fallando en nuestro país, es hora de una verdadera reforma de estado, ya basta de echarle la culpa al pasado.

El PAN lleva ya 9 años en el gobierno y las cosas van de mal en peor.

Entiendo que el PRI hará todo lo posible para evidenciar el fracaso del PAN, porque aspira a regresar a Los Pinos en el 2012.

Sin embargo, es la hora de que las fuerzas políticas de este país comiencen a ver por México y sus habitantes.

«EL BEBO» ZATARÁIN BUSCA DIRIGENCIA DEL PRI

Carlos «El Bebo» Zataráin, ex alcalde Guaymas y ex diputado federal, entre otros cargos políticos y de la administración pública, buscará ser el presidente del PRI estatal.

Lo anterior lo confirmó anoche al Kiosco en breve conversación telefónica.

La decisión del también ex dirigente del PRI municipal de Guaymas, es señal clara de que Ernesto Gándara Camou no buscará esa posición, pues «El Bebo» es de la gente más cercana al ahora ex alcalde hermosillense.

La renovación del comité directivo estatal del PRI se deberá llevar a cabo próximamente, no obstante el estatuto tricolor le permite legalmente a Roberto Rubial completar su período de cuatro años.

Sin embargo, la lógica política indica una pronta renovación de la dirigencia por dos razones: la derrota electoral de ese partido el pasado 5 de julio y la nueva comisión de Roberto como coordinador de la fracción del PRI en el Congreso local.

En los próximos días, o semanas, el CDE será controlado por el Comité Ejecutivo Nacional tricolor y posteriormente se habrá de convocar a la elección de la nueva dirigencia estatal.

Hasta el momento solo dos figuras de ese partido han manifestado su aspiración de buscar la presidencia del ex PRI Sonora, porque ahora volverá a verdadero nombre, PRI estatal: Antonio Astiazarán y Carlos «El Bebo» Zataráin, y ambos curiosamente han sido presidente municipal del puerto de Guaymas. Y ambos también, aspiraron a la candidatura del PRI a Gobernador del Estado.

Por lo pronto, «El Bebo» ha iniciado su labor de acercamiento con los distintos grupos tricolores de la entidad, los que estuvieron en el poder sexenal de Eduardo Bours y quienes fueron desdeñados durante seis años.

Zatarain fue uno de esos tricolores que navegaron contra corriente los últimos seis años y logró superar las pruebas, primero ganando la candidatura a alcalde de Guaymas y obteniendo la presidencia municipal, y luego la candidatura y la diputación federal.

Ahora, el guaymense va por la dirigencia del PRI estatal.