Delegados de Zelaya y Micheletti inician diálogo

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, anunció que el diálogo iniciado el miércoles entre los delegados del gobierno de facto y del derrocado presidente Manuel Zelaya abarcará cinco puntos claves para restablecer la democracia en Honduras, interrumpida el 28 de junio por un golpe de Estado.

»No estamos aquí para crear un debate, estamos para encontrar soluciones concretas a una situación que no puede prolongarse», dijo durante la instalación de le mesa de diálogo entre los delegados de Zelaya y del gobierno de facto presidido por Roberto Micheletti.

Los puntos del diálogo, según Insulza, están vinculados al restablecimiento en el cargo de Zelaya, la formación de un gobierno de unidad nacional, no habrá convocatoria de una constituyente, amnistía política para todos los involucrados en el golpe de Estado y el arreglo a que se llegue lo supervisará la comunidad internacional.

El secretario de la Organización de los Estados Americanos (OEA) instó a los negociadores a buscar un consenso para restablecer a Zelaya en el cargo y que él complete su periodo de cuatro años el 27 de enero a fin de entregar el mando al vencedor de las elecciones generales del 29 de noviembre.

Asimismo, pidió a ambos grupos a formar un gobierno de unidad nacional »porque la emergencia requiere del concurso de todos y nada mejor, para sanar las heridas, que devolver la confianza para trabajar en conjunto por el bien del país».

Insulza exhortó a Zelaya a garantizar que no propondrá nuevas iniciativas tendientes a reformar la Constitución hondureña de 1982, intenciones que llevaron a los militares hondureños al golpe de Estado.

El acuerdo incluirá una amnistía política a favor de los involucrados en derrocamiento y será supervisado por la comunidad internacional, que asegurará su cumplimiento.

La comitiva de la OEA incluye a cancilleres de diez países del continente. Está presente el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Thomas Shannon.

Mientras tanto, la policía antimotines lanzó gases lacrimógenos a unos 200 manifestantes que protestaban la embajada de Guatemala, donde un grupo de indígenas hondureños busca asilarse por aducir que son perseguidos por las autoridades.

El acuerdo que se espera surja del diálogo se denominará acuerdo de Guaymuras, que es el nombre antiguo de Honduras, dijo Micheletti la víspera.

El gobierno de facto está representado en la mesa de diálogo por la ex presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Vilma Morales; Arturo Corrales, ex candidato presidencial del opositor Partido Demócrata Cristiano, y el abogado Armando Aguilar.

Zelaya, refugiado en la embajada de Brasil de Tegucigalpa desde el 21 de septiembre, designó sus representes al líder sindical Juan Barahona, y sus ministros Víctor Meza, de Gobernación, y Mayra Mejía, de Trabajo.

En un comunicado, Zelaya solicitó el miércoles »aclarar» lo que a su juicio es una »actitud suave y complaciente de los delegados de la OEA con el régimen de facto sometiéndose a la agenda que ha establecido Micheletti sin tomar en cuenta la opinión del presidente legítimo que reconoce la OEA y ONU: José Manuel Zelaya».

Advirtió que »de no restituir al Presidente antes del 15 de octubre se debe correr el calendario electoral conforme al periodo de tiempo que marca la ley de tres meses de campaña como garantía para la igualdad de competencia y la participación ciudadana».