ONU, preocupada por ex paramilitares colombianos en Honduras

Expertos en derechos humanos de Naciones Unidas expresaron su preocupación el viernes ante reportes de que ex paramilitares de Colombia habían sido reclutados para proteger a personas adineradas y propiedades en Honduras después del golpe militar.

El grupo de trabajo de la ONU sobre el uso de mercenarios dijo que «información disponible hasta la fecha» sugirió que propietarios de tierra contrataron a 40 ex miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia como guardias, después de la violencia surgida en el país entre los seguidores del Gobierno de facto y partidarios del presidente depuesto Manuel Zelaya.

También citaron reportes de que 120 paramilitares de varios países vecinos habían sido llevados a Honduras para apoyar el golpe militar de fines de junio, que desató la peor crisis en años en Centroamérica.

«Instamos a las autoridades hondureñas a tomar todas las medidas prácticas para impedir el uso de mercenarios dentro de su territorio y a investigar completamente las acusaciones concernientes a su presencia y actividades», dijeron los cinco expertos independientes en un comunicado conjunto emitido en Ginebra.

Honduras firmó una convención internacional que prohíbe el reclutamiento, uso, financiamiento y entrenamiento de combatientes mercenarios de ciertos grupos, como Shaista Shameem de Fiji, Najat al-Hajjaji de Libia, Amada Benavides de Perez de Colombia, José Luis Gómez del Prado de España y Alexander Nikitin de Rusia.

Los expertos también plantearon su preocupación sobre «acusaciones de uso discriminado de dispositivos acústicos de largo alcance» por parte de la policía y fuerzas mercenarias para hostigar a Zelaya y sus seguidores refugiados en la embajada brasileña en Tegucigalpa.