Semarnat prevé revisar Ley de Bioseguridad

El titular de la Semarnat, Juan Rafael Elvira Quesada, destacó que de ser necesario, para «evolucionar», se reformará la Ley de Bioseguridad de Organismos Geneticamente Modificados, en la que se considera la investigación científica.

Señaló que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) analiza todas las solicitudes de experimentación de productos de ese tipo para enviar a la Secretaría de Agricultura sus consideraciones y se cuente con un dictamen vinculatorio.

Entrevistado durante la presentación del libro «Origen y diversificación del maíz» , investigación que consideró la más completa sobre la diversidad genética, el funcionario federal resaltó la necesidad de que este documento llegue a los niveles de toma de decisiones como los legisladores.

Indicó que al contar con dicha investigación, auspiciada por la Conabio, «le toca al Congreso entrante analizar la Ley de Bioseguridad, dado que esta obra considera una revisión a fondo en las concepciones de la Ley de Bioseguridad de los Organismos Geneticamente Modificados» .

Resaltó que el libro, elaborado por los investigadores Takeo Angel Kato, Cristina Mapes, Luz María Mera,Jose Antonio Serratos y Rober Arthur Bey, ayudará mucho a los legisladores por que es la investigación multidisciplanaria más completa que existe.

En ese sentido, agregó que si para «evolucionar» es necesario modificar dicha ley en la materia, «qué mejor que hacerlo basado en instancias de conocimiento científico» .

Por otra parte, comento que la Semarnat ha incrementado en cien por ciento los recursos destinados a la investigación y el desarrollo, pues cuando recibió la Secretaría el presupuesto para ello era de 400 millones de pesos anuales y ahora llega a 800 millones de pesos.

Para apoyar las investigaciones, subrayó, se continuará impulsando programas efectivos que favorezcan al medio ambiente, como es el caso del programa Proarbol y los dirigidos a la protección de bosques, selvas y biodiversidad, entre otros.

En su libro, los investigadores sugieren que para evitar que el maíz pierda su forma genética, es indispensable modificar dicha ley, a fin de proteger la especie nativa, así como impulsar los apoyos a los más de dos millones de agricultores que viven de esa actividad.

En ese sentido, recomendaron revisar las definiciones de la norma en cuestión, para mejorarlas con base en la evidencia científica, posición que también apoyo el titular de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) , Jesús Zarukán.

«Deseamos que este documento sirva para que las decisiones que correspondan a nuestras autoridades permitan con juicio basado en la evidencia científica, con la que contamos y de acuerdo a la importancia del patrimonio nacional y mundial que representa la riqueza genética del maíz» , expuso.