Cruz Roja en Sinaloa para labores tras ejecución

La Cruz Roja Mexicana suspendió todos sus servicios y selló sus instalaciones en los municipios de Culiacán y Navolato, ante el temor que su personal vuelva a ser alcanzado por la violencia que se vive.
El paro general de médicos, enfermeras y socorristas se derivó de la muerte a tiros de la radio operadora Genoveva Roguer Lozoya, ocurrido en el interior de la institución, ubicada en el bulevar Leyva Solano, esquina con Ruperto L. Paliza.
No es la primera vez que ocurre un ataque así, ya que hace poco más de un mes, socorristas que trasladaban herida de bala del municipio de Badiraguato, a bordo de una ambulancia, a María Armida Pérez Quintero, de 42 años de edad, fueron interceptados por un comando, a la altura del poblado del Limón de los Ramos.
Los sicarios los obligaron a detenerse sobre la carretera México/ Nogales y, frente a ellos, remataron de varios disparos a la herida.
José Vidal González Zamora, jefe de Socorristas, expuso que esta mañana, hombres armados que perseguían a un hombre herido se introdujeron a la Cruz Roja, en un intento por rematarlo.
Una de las balas cegó la vida de la operadora Genoveva Roguer, de tan sólo 20 años de edad.
Según las primeras indagaciones, Adán Zazueta Samaniego, originario del poblado del Pozo, en la sindicatura Imala, sufrió un primer atentado en el fraccionamiento Los Ángeles, cuando conducía un vehículo, por lo que este fue perseguido hasta que abandonó la unidad y se introdujo a la institución en busca de refugio.
Sus agresores, luego de dispararle en varias ocasiones y causar la muerte de la radio operadora, abandonaron la Cruz Roja y huyeron con rumbo desconocido, por lo que Zazueta Samaniego, con tres heridas de bala, fue remitido al Hospital General, donde es atendido bajo vigilancia policíaca.

La Cruz Roja Mexicana suspendió todos sus servicios y selló sus instalaciones en los municipios de Culiacán y Navolato, ante el temor que su personal vuelva a ser alcanzado por la violencia que se vive.

El paro general de médicos, enfermeras y socorristas se derivó de la muerte a tiros de la radio operadora Genoveva Roguer Lozoya, ocurrido en el interior de la institución, ubicada en el bulevar Leyva Solano, esquina con Ruperto L. Paliza.

No es la primera vez que ocurre un ataque así, ya que hace poco más de un mes, socorristas que trasladaban herida de bala del municipio de Badiraguato, a bordo de una ambulancia, a María Armida Pérez Quintero, de 42 años de edad, fueron interceptados por un comando, a la altura del poblado del Limón de los Ramos.

Los sicarios los obligaron a detenerse sobre la carretera México/ Nogales y, frente a ellos, remataron de varios disparos a la herida.

José Vidal González Zamora, jefe de Socorristas, expuso que esta mañana, hombres armados que perseguían a un hombre herido se introdujeron a la Cruz Roja, en un intento por rematarlo.

Una de las balas cegó la vida de la operadora Genoveva Roguer, de tan sólo 20 años de edad.

Según las primeras indagaciones, Adán Zazueta Samaniego, originario del poblado del Pozo, en la sindicatura Imala, sufrió un primer atentado en el fraccionamiento Los Ángeles, cuando conducía un vehículo, por lo que este fue perseguido hasta que abandonó la unidad y se introdujo a la institución en busca de refugio.

Sus agresores, luego de dispararle en varias ocasiones y causar la muerte de la radio operadora, abandonaron la Cruz Roja y huyeron con rumbo desconocido, por lo que Zazueta Samaniego, con tres heridas de bala, fue remitido al Hospital General, donde es atendido bajo vigilancia policíaca.