Exhortan a hacer buen uso de servicios de urgencias

De las más de 10 mil consultas que anualmente otorga el Servicio de Urgencias del Hospital General Regional No.1 de Ciudad Obregón, sólo el 10% son consideradas urgencias reales, que ponen en riesgo el funcionamiento de un órgano o la vida, consideró el doctor Raúl Rochín Aguirre.

El Jefel del servicio médico, informó en rueda de prensa, que diariamente se otorgan un promedio de 350 consultas en los tres turnos, de las cuales, solamente un promedio de 35 pacientes atendidos presentaron patologías que pusieron en riesgo su vida, como son las enfermedades cardiovasculares, cuadros descompensatorios de diabetes y renales, presión alta, eventos vasculares cerebrales, comunmente conocidas como embolias y lesiones por accidentes de todo tipo.

En tanto que más de 300 pacientes acudieron al Servicio de Urgencias para ser atendidos por presentar enfermedades respiratorias como laringitis, faringitis o rinitis, u otras patologías sentidas como gastritis y dolores abdominales.

Rochín Aguirre, resaltó  que el porcentaje de atención va en aumento, hace cinco años se otorgaban al año un promedio de 6 mil consultas, y en el 2009 se otorgarón 10 mil, servicio que se otorga con un alto porcentaje de calidad y eficiencia, ya que las diez mil consultas, tuvieron menos del uno por ciento de quejas.

El paciente que llega con una urgencia real pasa de inmediato a un filtro, donde de inmediato es abordado por un médico y una enfermera, ahí, es valorado y se le práctica un diagnóstico, ya sea para pasar a quirófano o al área de hospitalización.

En tanto que el paciente que llega con un padecimiento sentido, es valorado en el TRIAGE por un médico de urgencias, y según su diagnóstico, debe de esperar en la sala para recibir consulta por un médico especialista.

Raúl Rochín, mencionó  que es muy importante crear conciencia en los derechohabientes, con el propósito de eficientar aún más los servicios, que cuando presenten algún padecimiento que no ponga en riesgo la funcionalidad de un órgano o su vida,  acudan con su médico familiar o a la unidad médica más cercana a su domicilio, así ayudan a aquella persona que acude a urgencias grave a que reciba una atención más rápida y con calidad.