Muere mexicano atacado por patrulla fronteriza

San Diego,California.- El mexicano Anastacio Hernández Rojas, de 42 años, murió hoy a consecuencia de un paro cardiaco, tras haber sufrido muerte cerebral por una golpiza propinada por agentes fronterizos estadunidenses.

La familia de Hernández Rojas dijo al consulado de México en San Diego que el migrante, padre de cinco hijos estadunidenses, entre ellos dos mellizos de cuatro años y quien había vivido en San Diego casi 27 años, pereció hacia las 15:00 horas locales (21:00 GMT).

Médicos del hospital Sharp de Chula Vista, California, habían declarado muerte cerebral el domingo al migrante, quien según versiones de testigos fue sometido por unos 20 oficiales fronterizos que lo golpearon y aplicaron descargas eléctricas.

Médicos que atendían a Hernández Rojas habían propuesto retirar la máquina que le daba vida artificial.

El consulado de México en San Diego, que consiguió visas humanitarias para los hermanos de Anastacio Hernández que estaban en el central estado mexicano de San Luis Potosí continuará apoyando a la familia del migrante fallecido.

La cónsul Remedios Gómez Arnau pidió este lunes que los testigos de la golpiza a Hernández Rojas hablen para fincar responsabilidades.

El migrante fue llevado a la frontera para ser deportado el viernes cerca de las 22:00 horas locales, cuando, según versión de patrulleros fronterizos a la policía de San Diego, habría intentado huir o se habría negado a la deportación y fue sometido a golpes.

Un hermano del migrante muerto, Pedro Pablo Hernández, dijo que cuando fueron detenidos el viernes por agentes de migración, un patrullero lo pateó a él en el pecho mientras estaba sentado en el suelo, esposado y maniatado. Anastacio intentó defenderlo.

A partir de ese momento los agentes fueron hostiles con ambos hermanos y un oficial lastimó severamente una pierna de Anastacio Hernández, por lo que habrían decidido deportarlo rápidamente y dejaron a su hermano detenido en Chula Vista.

(Con información de Notimex)