Defiende Zaldívar su dictamen sobre ABC

Redacción/Ehui

Al reiniciar la discusión en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sobre el caso de la guardería ABC, el ministro ponente, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, propuso hablar de responsabilidad constitucional en lugar de moral, ética y política, el sentido que fue rechazado ayer por ocho de los 11 integrantes del Pleno.

“Me puedo equivocar en la forma, pero nunca me voy a equivocar en la motivación y en la intención”, expresó Zaldívar al dar respuesta a los señalamientos que hicieron los ministros ayer, quienes argumentaron que el artículo 97 de la Constitución sólo se concreta a reconocer la existencia de graves violaciones a las garantías individuales.

“El (artículo) 97 no nos autoriza para fijar responsabilidades, bueno, pues si eso fuera cierto, realmente el 97 no sirve para nada y si no sirve para nada, pues la verdad, y lo digo con el mayor de los respetos, pues mejor no ejerzamos la facultad, pero si la ejercemos vamos a darle un sentido. La Constitución no es un libro de texto, la Constitución no se interpreta de manera literal, la Constitución se interpreta de manera funcional”, manifestó.

Reiteró que no hay qué tenerle miedo a las palabras y señalar responsabilidades, puesto que una autoridad que provoca por acción u omisión una violación grave de un derecho fundamental es responsable de esa conducta,.

“Son autoridades responsables quien provocan por acción o por omisión la violación grave de un derecho fundamental y es responsable de esa conducta, podrá haber sanción o no, ése es otro problema”, sostuvo.

Zaldívar precisó que al hablar de autoridad política de la SCJN no es en el sentido partidista, sino que al ser un órgano del Estado Mexicano consecuentemente es un órgano político en el sentido de que es el titular constitucional y cabeza de uno de los tres Poderes de la Unión.

Su segunda propuesta fue aclarar en qué contexto se usan los términos de autoridad moral y política de la Corte en relación al proyecto del dictamen.

“La Corte sí manda mensajes, la Corte cada vez que resuelve un asunto, por un lado resuelve el asunto concreto y por otro lado manda un mensaje, un mensaje en pro de los derechos fundamentales, un mensaje en contra de los derechos fundamentales, un mensaje que puede cambiar la cultura política, que puede cambiar prácticas judiciales o que puede hacer que se fortalezca el estadio, necesariamente mandamos ese mensaje”, manifestó.

Aunque los ministros coinciden en que sí se puede hablar de violaciones a las garantías individuales, sigue la discusión en la materia de las responsabildades.