Realiza Unison homenaje a Antonio Sánchez

La Universidad de Sonora estará en deuda para siempre con Antonio Sánchez Ibarra porque abrió el campo y fortaleció el trabajo del Área de Astronomía, que se ha vuelto un punto de contacto permanente con la sociedad, indicó el rector Heriberto Grijalva Monteverde, en el homenaje y ceremonia de develación del busto de uno de principales divulgadores de la ciencia de la alma máter.

Todos sus logros, agregó, fueron una invaluable herencia para la institución, que se basaron en un trabajo constante e infatigable, con todos los retos que implicaba, al no existir una tradición astronómica en esta ciudad y el estado.

“Sin sentir temor, los retos los convirtió en metas, y las metas las cristalizó en realidades, como la construcción y puesta en marcha de este observatorio, que es parte ya de nuestra Universidad, de este Departamento, de todos y cada uno de nosotros”, expuso.

En la explanada del Departamento de Investigación en Física (Difus), durante los últimos momentos de la cálida noche del lunes, Julio César Saucedo Morales, jefe de esta instancia académica, resaltó que los proyectos de Antonio Sánchez empiezan a fructificar.

“Hay muchas razones para que la astronomía crezca y sea más fuerte, quiero que nos tengan paciencia, tenemos un ejército de entusiastas colaboradores, gente de la Universidad y externa que sigue haciendo las actividades que se hacían cuando estaba nuestro líder. El Área de Astronomía sigue siendo fuerte y va creciendo”, aseveró.

Los proyectos encaminados, dijo, son la apertura del planetario en Nogales, el observatorio de Magdalena y la creación de la Licenciatura en Astronomía.
Por su parte, Marcela Barraza Paredes viuda de Sánchez Ibarra destacó con emotivas palabras el trabajo de quién abrió el campo de la astronomía en Sonora por medio de la divulgación, y agradeció a los académicos el apoyo que durante 20 años ofrecieron al amante de esta disciplina científica; además, resaltó la labor de las autoridades universitarias durante su estancia en la institución y en los proyectos cristalizados, que lo reconocieron como un divulgador de talla internacional.

Después, en honor al fallecido divulgador de la ciencia, se develó el busto esculpido en bronce por los escultores estadounidenses Jay y Barbara Brost, cuya base fue construida por Alfredo Velarde González, escultor y académico de nuestra casa de estudios.