Greg Sánchez y “El Chacho” Zalvidea, ejemplos de la perversión: Noroña

Cancún.- El diputado del PT, Gerardo Fernández Noroña, señaló a los ex alcaldes Juan Ignacio, El Chacho García Zalvidea y Gregorio Greg Sánchez Martínez, como “ejemplos de que la perversión que dan los cargos políticos, crea pesadillas de gobierno, muy alejadas del deber social y el compromiso político.”

De gira por el estado, recomendó al nuevo alcalde electo Julián Ricalde Magaña, a quién definió como su amigo, “reflexionar sobre los yerros de sus predecesores en el municipio, para no decepcionar a sus partidarios”.

El ex vocero perredista aseguró que “el poder nubla la razón a los inteligentes y a los pendejos los vuelve locos; cada uno ocupa el lugar que le corresponde” y recomendó a Ricalde Magaña “valorar la oportunidad que tiene en bandeja de plata para dignificar a la izquierda local”.

De Juan Ignacio García Zalvidea, “ex panista, ex pevemista, ex perredista, cuando llegó al poder decía que era todo y acabó siendo nada… pudo ser líder de masas y acabó enamorado de sus captores, ahí anda ahora como priísta, causando lástimas.”

Gerardo Fernández Noroña se refirió a Gregorio Sánchez: “se sintió candidato a gobernador desde su primer día como alcalde y cayó sintiéndose gobernador”.

Dijo que vino invitado por el PRD estatal para asesorar a campesinos de la Zona Maya de Felipe Carrillo Puerto y expresó su confianza en que se forme un movimiento nacional popular para apoyar la candidatura de López Obrador como candidato en 2012.

Calificó de “perversa” la influencia expansiva del sistema enquistado en el estado de México y sus aliados y la manipulación de medios de comunicación, sobre todo las televisoras y dijo que López Obrador los remontará.

Del ex gobernador Mario Villanueva Madrid se dijo “indignado” al ver «cómo el sistema traicionó y derrumbó la figura del ex mandatario priísta», y aclaró: “su misma corrupción lo hundió.”

Insistió en recomendar a Julián Ricalde Magaña: “que se vea en el espejo del “Chacho” y de “Greg”, que haga su tarea y piense en el día a día, que esté cerca de la gente y se comprometa en servicio y en trabajo, si lo hace bien, lo demás le llegará solo, si se adelanta, acabará igual que los otros.”

“Desafortunadamente –expresó– si la gente no está preparada, cuando llega al poder se transforma para mal, muchos los políticos se convierten en pesadillas, no en servidores ni gobernantes”.

(Información de Milenio.com)