Turibus: Una ruta a la historia

Por: Denisse Sáenz /Ehui.com

Por ser la época revolucionaria me pueden llamar “La Generala”, es así como la encargada de los recorridos del “Turibús”, Violeta Sánchez, pide a los espectadores ser nombrada.

Seis de la tarde, con los últimos rayos de sol, Venustiano Carranza resulta el primer protagonista; acto seguido, proceden a abordar el camión que los llevará a conocer la historia de los personajes que llevaron a cabo la lucha por la revolución en México.

El público, conformado por cuatro mujeres, entre ellas Sofía, una señora que apoyada en su bastón descubre con sorpresa que en el terreno donde hoy se ubica la expendedora de “cerveza de raíz”, en la esquina de boulevar Hidalgo y Rosales, era donde “Don Venustiano” tenía su hogar.

El “Turibús”, adornado con papel picado en colores verde, blanco y rojo, con la leyenda “20 de Noviembre”, “Que viva la Revolución”, era testigo de los relatos de “La Generala”, mismos que fueron escuchados atentamente por las asistentes en cada metro que avanzaba.

El turno tocaba al parque “Francisco I. Madero”, en ese lugar vivió el “Héroe de Nacozari”, Jesús García Corona, “Voy a morir engañada entonces, siempre creí que había nacido en Nacozari” comentó Sofía, al descubrir que el Héroe no nació en ese lugar, sino en Hermosillo Sonora, de fondo se escuchaba la canción de “Máquina 501”, el silencio se hizo presente para poder disfrutarla.

¿Pero, porqué dicen los arroceros, si aquí en Sonora somos trigueros? cuestionó Sofía, al captarlo del tema musical, “error ¿no?”, respondió “La Generala”, además agregó: “Otro error histórico sobre esto, es que la canción dice Máquina 501, cuando en realidad Jesús García iba en la número dos”.

Al pasar frente al internado “Cruz Gálvez”, Sofía exclama: “Muy buenos niños han salido de aquí, y pensar que la querían quitar, como me íba a doler”.

Mientras el “Turibús” avanzaba, en una velocidad moderada, que permitía poder observar uno a uno, los edificios, estatuas y bustos que se contemplaron para el relato, en donde Sonora contribuyó como homenaje o protagonista en la lucha del 20 de Noviembre.

El turno tocó a “Adolfo de la Huerta”, el fondo musical estaba a cargo de “Sonora Querida” y de nuevo, para la sorpresa de las cuatro mujeres, este personaje histórico resultó ser el compositor de dicha pieza.

Casi por llegar al punto de partida, después de 40 minutos de historia por las calles del centro histórico y otros puntos de la Ciudad, el mensaje fue claro, recordar a los héroes, pero no solo hacerlo, sino honrarlos contribuyendo al País aportaciones para su beneficio.

¡Que viva la revolución!, exclamó “La Generala”… ¡Que Viva!, respondieron con ànimo.

Ruta Leyendas y Fantasmas

Tocó el turno ahora a “La Catrina”, personaje mexicano que simboliza la muerte, ella fue la encargada de relatar las historias de “aparecidos”, en distintos puntos de la Ciudad.

15 niños de primaria, protagonizaron la escena y el recorrido inició, la historia del “Conde”, famoso por hacer sus travesuras en una conocida radio difusora, antes un hogar donde vivía este personaje, ubicada en el centro de la Ciudad, se le llama así, porque de pequeño, “El Conde”, jugaba a las escondidas con su madre, y en gritos preguntaba “conde me escondo mamá, ¿conde?”.

Mientras los minutos pasaban, la expectativa de los menores crecía, y atentos respondían a las preguntas de “La Catrina”.

El turno tocó al “Museo de Sonora”, en la antigua penitenciaria de la Ciudad, se hizo parada completa y los pasajeros a bordo bajaron del “Turibús” bajaron, mientras escuchaban el relato, una niña, escuchaba atenta al mismo tiempo que escribía todo lo que alcanzaba a captar en su cuaderno; el miedo se hizo presente entre los menores, ya que volteaban a todos lados como esperando ver al fantasma del guardia que ronda al interior del edificio, pero no fue así, por el contrario una vez a bordo del transporte, dijeron ser más pasajeros, por la presencia de algún fantasma que se coló entre ellos.

“La Catrina”, insistía en guardar silencio y permanecer sentados en sus lugares, ya que aunque ella se dedicaba a llevarse a las personas, aún no venía por ninguno de los pasajeros presentes.

Casi al finalizar el recorrido, el terror realmente se hizo presente, ya que el personaje al mando de la “Ruta de Leyendas y Fantasmas”, hizo de las suyas asustando a l público, con un grito que estremeció hasta el alma más perdida en la ciudad.

Paseos Hermosillo, a través del “Turibús” es una opción más para los ciudadanos de divertirse y conocer la historia de Hermosillo y Sonora en general, la salida es en la “plaza Zaragoza”, todos los días en punto de las cinco y seis de la tarde. Anunciaron además, que esperen próximamente las campanas navideñas, para conocer “La Ruta de Navidad”.

1 Comment Posted

Comments are closed.