Rey jordano destituye a todo su gabinete

El rey Abdalá II de Jordania destituyó el martes a todo su gabinete tras una serie de protestas callejeras y pidió a un ex primer ministro que forme nuevo gobierno e instituya inmediatamente reformas políticas.

La poderosa oposición musulmana, que había exigido la destitución del primer ministro Samir Rifai en protestas multitudinarias— inspiradas por los sucesos en Túnez y Egipto— dijo que los cambios eran insuficientes.

Rifai, a quien se responsabiliza por los aumentos de precios de combustibles y alimentos y la lentitud de la reforma política, presentó su renuncia al rey, quien la aceptó inmediatamente, dijo el palacio real.

El rey nombró a Maruf al-Bakhit como primer ministro designado con la orden de «tomar medidas rápidas y tangibles para reformas políticas reales que reflejen nuestra visión de una modernización y desarrollo exhaustivo de Jordania», dijo el comunicado.

Al-Bakhit fue premier en el período 2005-2007.

El rey subrayó que la reforma política era necesaria «para dar una vida mejor a nuestro pueblo, pero no podremos lograrla sin reformas políticas reales, que deben incrementar la participación popular en la toma de decisiones».

Pidió a al-Bakhit que realice una «evaluación exhaustiva… para corregir los errores del pasado». No entró en detalles. Según el comunicado, Abdalá ordenó una «revisión inmediata de las leyes que rigen la política y las libertades públicas», incluidas las relativas a partidos políticos, reuniones públicas y elecciones.

La Hermandad Musulmana, el grupo opositor más poderoso, descalificó los cambios.

«Rechazamos al nuevo primer ministro y continuaremos nuestras protestas hasta que se satisfagan nuestros reclamos», dijo Hamza Mansur, líder del Frente de Acción Islámico, el brazo político de la hermandad.

Mansur reiteró que se debe enmendar la constitución para que el ministro no sea designado por el rey sino por la mayoría parlamentaria.

La constitución jordana le da al rey poderes exclusivos para nombrar al primer ministro, disolver el parlamento y gobernar por decreto.

«A diferencia de Egipto, no queremos un cambio de régimen en Jordania y reconocemos el régimen hachemita en Jordania», dijo en alusión a la dinastía reinante. «Pero queremos que se apliquen reformas políticas verdaderas», agregó.

Al ascender al trono en 1999, Abdalá II prometió continuar las reformas políticas iniciadas por su padre, el difunto rey Hussein. Estas dieron lugar a elecciones parlamentarias en 1989 luego de 22 años, el resurgimiento de un sistema multipartidista y la suspensión de la ley marcial, que estaba vigente desde la guerra árabe-israelí de 1948.

Sin embargo, desde entonces se ha avanzado poco. A pesar de nuevas leyes de libertad de prensa, los periodistas son perseguidos por expresar opiniones o por comentarios considerados calumniosos del rey y la familia real.

En materia de derechos de la mujer, Abdalá ha pedido que se apliquen penas más severas a los autores de «homicidios por el honor», pero las sentencias siguen siendo generalmente leves.

(Información de AP)