México condena promulgación de ley antiinmigrante en Carolina del Sur

El Gobierno de México condenó hoy la promulgación de la ley antiinmigrante SB20 en el estado de Carolina del Sur (EU) al considerar que «criminaliza la migración y abre espacios para la posible aplicación indebida de la legislación por parte de autoridades locales».

«La ley, que entrará en vigor en su mayor parte el 1 de enero próximo, pudiera afectar los derechos humanos y civiles de los mexicanos que habitan o visitan esa entidad», dijo la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en un comunicado.

Este lunes la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, firmó la ley SB20, con lo que sigue los pasos a Arizona, Utah, Georgia y Alabama, que aprobaron legislaciones para combatir la inmigración ilegal.

La medida permite a las agencias del orden público indagar el estado migratorio de los detenidos sospechosos de algún delito y comunicarse directamente con oficiales del Servicio de Inmigración cuando se sospeche que se tiene en custodia a un indocumentado.

También convierte en delito mayor, con penas de hasta 25,000 dólares o cinco años de prisión, la producción de documentos falsos y el no portar una identificación estatal, como licencia de conducir o documento migratorio, y obliga a las empresas a comprobar la legalidad de sus trabajadores utilizando el sistema federal E-Verify.

Con la promulgación de ese texto, dijo la SRE, «se ignoran las numerosas contribuciones de la comunidad inmigrante a la economía y la sociedad de ese estado, la importancia de México como cuarto mercado para sus exportaciones».

Además, «esta ley es también contraria a los principios de corresponsabilidad y confianza y respeto mutuos con que los Gobiernos federales de México y Estados Unidos atienden los retos compartidos en América del Norte», señaló la cancillería.

Resaltó que organizaciones estadounidenses civiles anunciaron su intención de promover demandas que eviten la entrada en vigor de esta ley, tomando en cuenta los precedentes legales en Arizona, Utah y Georgia.

Aseguró que «en este contexto, se utilizarán todos los recursos disponibles para defender los derechos y la dignidad de los mexicanos en Carolina del Sur».

Indicó que el Gobierno mexicano ha puesto en marcha una estrategia de protección preventiva para mantener informada a la población mexicana.

Finalmente, afirmó que el Gobierno de México reconoce el derecho soberano de todos los países a decidir las leyes que deban aplicarse en su territorio, al tiempo que reitera su compromiso de brindar la protección que requieran los mexicanos para garantizar el respeto a sus derechos fundamentales, independientemente de su condición migratoria.

Cifras recientes en Estados Unidos indican que los hispanos representan un 5.1 % de la población de Carolina del Sur, es decir, 235,893 personas; y, según el Centro Pew, la cifra de indocumentados llegó a 55,.000 en 2010.

(Información de EFE)