‘Quiero el voto de Calderón’, pide Santiago Creel

CIUDAD DE MÉXICO.- Santiago Creel Miranda está seguro de que el presidente Felipe Calderón no quiere construir una candidatura oficial, porque sabe que el PAN la rechazará, pero la serie de “elogios” que “prodiga a uno solo de los aspirantes, confirma la percepción de que se construye una candidatura oficial”.

Aclara que no está en busca del apoyo de Felipe Calderón y la estructura de su gobierno, sino sólo de su voto, porque él se debe a la militancia del Partido Acción Nacional (PAN)

Y mientras el presidente Felipe Calderón dice que en 2005 Santiago Creel era el candidato oficial del presidente Vicente Fox y por eso perdió la candidatura del PAN, el hoy senador recuerda que Calderón gozó del respaldo oficial de los entonces secretarios de Estado, Josefina Vázquez Mota, Rodolfo Elizondo y Florencio Salazar.

Entonces Santiago Creel describe la trayectoria partidista de Calderón para remarcar que Fox jamás presionó al PAN para imponer a su supuesto favorito, porque no era un hombre de partido.

“No fue presidente del partido. No fue secretario general. No fue secretario juvenil. No fue hijo de fundador. Él, inclusive para ganar la candidatura, no se apoyó en el PAN; se apoyó en una estructura ciudadana, los Amigos de Fox”, precisa.

También afirma que será una vez que estén pactados los tiempos reales, no formales, de la contienda interna, así como las reglas entre los aspirantes, cuando solicite licencia como senador; por lo pronto prepara un encuentro con la dirigencia nacional del PAN para hablar de estos tiempos.

—Dice el presidente Felipe Calderón que usted perdió en 2005, porque era el candidato oficial.

—El Presidente tiene razón en que el que sea visto como candidato oficial va a tener que pagar los costos, sea el candidato oficial o sea percibido como tal, porque el panismo rechaza más por sistema la línea, porque es un partido de militantes libres, democráticos.

En los hechos no lo era, pero sí en las percepciones. Yo me tengo que hacer cargo de lo que se percibía, el presidente Fox en los hechos no hizo nada para intervenir en el partido y que el partido y su militancia sesgara sus decisiones en función de una candidatura, jamás habló con los dirigentes, mucho menos con la Comisión de Elecciones, ni tampoco con los presidentes de los Comités directivos estatales o municipales.

Es más, el presidente Fox no era un hombre de partido, en el estricto sentido de la palabra, el presidente Fox nunca fue gente del partido. No fue presidente del partido, no fue secretario general, no fue secretario juvenil. No fue hijo de fundador, él inclusive para ganar la candidatura no se apoyó en el PAN, se apoyó en una estructura ciudadana conocida como los Amigos de Fox.

Además, cuando en 2005 se abre el proceso interno, pues una parte importante estuvo conmigo, pero también otra parte importante con Calderón; Josefina Vázquez Mota, Florencio Salazar, Rodolfo Elizondo estuvieron claramente apoyando la candidatura de Calderón, si hubiera habido una candidatura oficial en los hechos, pues es obvio que la estructura gubernamental hubiera atendido esa línea, esa instrucción, pero no fue el caso.

Sin embargo, sí me hago cargo de las percepciones, el hecho de ser muy cercano al presidente Fox, su funcionario más relevante, y además su amigo, pues da como resultado que en el mundo de las percepciones de que era así. Por eso digo que en el mundo de las percepciones, quien sea percibido como candidato oficial deberá encargarse de los costos en el interior del partido.

—¿La declaración del Presidente de la República abona al piso parejo que usted pide?

—Creo que la respuesta del presidente Calderón es una muy buena respuesta, es la que estamos esperando los panistas, la no intervención gubernamental, que la estructura del gobierno no intervenga en el proceso interno, pero me temo que la respuesta que da, donde prodiga elogios a un solo aspirante confirma esa percepción de que se está construyendo una candidatura oficial.

Y digo que me lo temo, porque estoy seguro que el Presidente no desea construir una candidatura oficial, porque sabe las consecuencias que arroja una candidatura de esa naturaleza, cuando se percibe por el panismo que hay una candidatura oficial, entonces en este sentido no basta solamente dar una declaración de que no va a haber intervención, sino no dar señales que puedan dar pauta a una percepción de una candidatura oficial, porque lo que sucede con ese efecto es ya conocido, de acuerdo con la historia del partido.

—También dice que el diferendo con usted se cerró en 2006.

—Lo que me satisface de la entrevista es que, por vez primera, dice que la contienda en 2005 acabó en 2006, esto para mí es una declaración que la quiero tomar exactamente como él la dijo, porque para mí la contienda de 2005 acabó precisamente en 2006, acabó en el momento en que yo conocí los resultados de la tercera elección y que no me esperé un mes, una semana, no me esperé para negociar posiciones, no me esperé una hora, sino en el momento mismo en que conocí el resultado de la elección le dije: Felipe cómo te ayudo para que tú seas el Presidente de México, sabiendo que tú ganaste la elección interna.

Me satisface escuchar esa respuesta, pero también decir que soy un candidato que me debo a la gran mayoría del panismo, eso me da una independencia de criterio, y que yo no aspiro al apoyo del presidente Felipe Calderón, sí a su voto, no al apoyo de su gobierno, sino a su voto.

(Información de Excelsior.com)