Ni lesbiana, ni prostituta. . .

 

Ni lesbiana, ni prostituta. . .

La primera vez que escuché ideas sobre el feminismo fue en San Bernardo, Argentina, en el V encuentro feminista realizado en 1990, donde nos reunimos casi 4 mil mujeres del mundo.

 

 

Cuando le informé a mi jefe, Hilario Olea, que iba a ese evento me preguntó que si me gustaban las mujeres, como suele ocurrirme, no entendí la broma.

 

 

De eso hace casi 22 años, y lamentablemente la sociedad en general sigue con la misma idea, que las feministas o somos lesbianas o prostitutas, y déjeme le digo que lo que buscamos es solo ser consideradas seres humanos con las mismas obligaciones y derechos que los varones, ni más, ni menos.

 

 

Hoy es el día Internacional de la Mujer, y aunque no estoy de acuerdo en muchas de las llamadas acciones afirmativas, aprovechemos el pretexto para reconocernos como esos (esas diría Ana Luisa Pacheco) seres maravillosos capaces de ser, de crear y de crecer.

 

 

La celebración en Hermosillo inició con el Foro “Mujer, Política y Medios de Comunicación” que organizó la regidora Lourdes Soria y donde participaron como ponentes la maravillosa Sara Lovera, Angélica Badilla y Francisco Javier Ruiz Quirrín, el pasado lunes 5 de marzo.

 

 

El evento había sido programado para una hora y media, pero fue de tanto contenido y participación que 3 horas no bastaron, así que quedó la propuesta de ampliar este tipo de actividades  en las siguientes semanas.

 

 

Para este día miércoles siguen los festejos, ahora de parte del Instituto Sonorense de la Mujer, a cargo de Dolyza Galindo Delgado, con interesantes conferencias de destacadas mujeres en el akustic poyforum a partir de alas 6 de la tarde.

 

 

Así que si a Usted le hablan de feminismo, ¡por favor! abra su mente y recuerde, ni lesbiana, ni prostituta, simplemente Mujer con todo lo que implique serlo.

 

 

López Caballero, ¡¿candidato a qué?!

Le confieso que soy pésima para eso de los conteos en eventos multitudinarios, los compañeros periodistas dicen que la asistencia en el registro de la aspiración de Alejandro  López Caballero de ser candidato a la alcaldía, fluctuó entre 5 y 10 mil personas.

 

 

¿Quién tendrá la razón? No lo sé, lo que sí sé es que en su registro como aspirante a la candidatura por Hermosillo, López Caballero demostró músculo político y que está cosechando su labor altruista de años de trabajo, capital que esperemos no sea demeritado por los pésimos candidatos del PAN, no todos pero si la mayoría, a las diputaciones locales.

 

 

Fue imposible llegar con anticipación al evento dadas las tareas de chofer que por las tardes le brindo a mis hijos, pero lo apreciamos desde una de las vías que llevan al conocido “puente trébol”.

 

 

Ante la cantidad de gente y vehículos que veíamos desfilar, mi hijo me preguntó:  “¿Candidato a qué? , parece que quiere ser gobernador”.

 

 

Mi hija y yo solo nos miramos y reímos.

 

 

Gracias por su atención y tiempo, y ¡por favor! sonría, recuerde que podría ser peor.