Liderazgo y democracia

Rafael Cano Franco

El Juglar de la Red

 

 

 

Por Rafael Cano Franco

 

 

 

Liderazgo y democracia

 

 

Dados los tiempos electorales y la poca información relevante que existe en el entorno, esta columna la dedicaremos a (des) orientar a los actores políticos con un poco de reflexión filosófica, en buena medida tomada de las tesis de Ricardo Homs.

 

 

Aquí vamos.

 

 

En este planeta tan complejo y donde la tecnología es un factor esencial, es de suma importancia que las decisiones sean tomadas por quienes tienen el conocimiento y la información precisa.

 

 

No debemos confundir la democracia con el derecho que tienen los ciudadanos para opinar, aunque en algunos casos existen miembros de la sociedad que intervienen con improvisaciones en asuntos donde exhiben su escasa preparación.

 

 

Aparecen también los servidores públicos que creen pueden ser buenos políticos y visceversa, aquellas políticos que por necesidades de ingreso económico asumen un cargo de administración pública.

 

 

Ser buen político no es garante de excelencia en la administración pública y ser un excelente funcionario, en la mayoría de los casos, resulta muy poco rentable en asuntos electorales.

 

 

El asunto es que cuando la sociedad en su conjunto interviene directamente en las decisiones políticas y ejerce los recursos de presión a su alcance, queda la evidencia de que quienes gobiernan no están ejerciendo un liderazgo, considerando que el primer factor para el líder es tener la confianza de la mayoría ciudadana  que gobierna.

 

 

En los procesos electorales deben participar políticos con liderazgo, no improvisados o amigos del gobernante o de las cúpulas partidistas en turno, que son ajenos a los sentires del electorado y por tal motivo se convierte en malos candidatos.

 

 

Le pongo un ejemplo: creo que Josefina Vázquez Mota es una magnífica funcionaria pública, pero es mala para hacer política; por el contrario, Peña Nieto no es el mejor administrador público, pero es altamente rentable como político y por tanto como candidato. Caso similar a Vicente Fox, con la diferencia que el ex gobernador del Estado de México se supo rodear de un equipo de excelentes servidores públicos y el Ex Presidente solamente escuchaba los consejos de su esposa Martha Sahagún.

 

 

Pero el liderazgo social de un candidato, no es suficiente, detrás de él deben estar presentes otro tipo de líderes que compensen y accionen en las áreas donde él o ella no son buenos.

 

 

Por ejemplo, es necesario contar con un líder Ejecutor, que viene a ser quien desarrolle acciones funcionales y de operatividad, es el perfil que debe reunir quien es designado como jefe de la campaña, organizados y eficientes en la logística y la administración. Este papel lo desarrolla actualmente Gildardo Real en el PAN y en otros tiempos, para el PRI, lo desempeñó Roberto Ruibal Astiazarán.

 

 

A esto se suma un líder creativo, cuya especialidad es la ejecución táctica de la campaña; es aquel que desarrollo las actividades de comunicación y propaganda de l Candidato; así como las actividades novedosas y de alto significado. En este rubro, destaca Juan Pedro Robles García, que opera para Ernesto Gándara.

 

 

Hace falta un líder intelectual, que se convierte en el estratega que centra su atención en la solidez ideológica, en las propuestas de campaña, el ideario y la problemática de fondo. Este es el visionario, quien define de modo integral la estrategia fundamental. Hasta el momento, no encontrado entre los candidatos que vamos a elegir.

 

 

Son importantes también los líderes de sostenimiento, aquellos que ejercen un liderazgo parcial y tienen a su cargo un sector o grupo determinado, como las líderesas de barrio o los jefes de seccionales en el antiguo PRI.

 

 

Es fundamental contar con un líder de mando, una especie de “kamikaze” que maneja generalmente los grupos de choques, “los carruseles”. Es el incendiario, aquel que polemiza y defiende con gran lealtad a su líder. Es quien afronta los conflictos de coyuntura; este trabajo lo realizó durante muchos años para el PRI, Gilberto Otero Valenzuela y en el caso del PAN de los tiempos actuales es una figura que no se encuentra en sus estructuras; aunque en la campaña para la gubernatura fue un papel que desempeñaron con excelencia: Javier Alcaraz y Vicente Sagrestano.

 

 

Pero así como se requiere una mano dura, también hace falta la figura del Líder Conciliador, aquel que es capaz de negociar y que busca resolver de modo civilizado los conflictos. Es otro de los liderazgos ausentes en las campañas actuales.

 

 

En una campaña donde participan políticos profesionales, estos cuadros serían fundamentales; pero en las campañas de las cuales vamos a ser testigos en Sonora, desgraciadamente veremos mucha improvisación, poco talento y un exceso de paranoia, algo que por cierto que ya se apareció con Francisco Búrquez Valenzuela, quien no tuvo un líder “Kamikaze” que saliera a dar la cara y por lo visto, también le falta el líder creativo.

 

 

 

Vuelve David Palafox al PRI Hermosillo

 

David Palafox buscó ser candidato del PRI a una diputación local, pero más allá de que los resultados no fueron favorables, apenas hizo bien en regresar a la dirigencia del PRI en Hermosillo y desde ahí apoyar a toda la fórmula que contiende por un cargo representativo en la Capital.

 

 

Estoy seguro que David regresa sin telarañas mentales, sin resabios y apenas hace bien; debe ponerse por encima de sus intereses personales y en todo momento buscar la unidad del PRI y la concordancia de su propuesta con los ciudadanos.

 

 

Creo que lo conozco y con ese hecho puedo afirmar que ya dejó atrás los sucesos que le impidieron ser candidato, más allá de si la derrota fue válida o no; más allá de los alegatos, que regrese a la dirigencia de su partido es, cuando menos, la señal de que buscan ser competitivos y privilegiar la unidad y la madurez por encima del encono y la división.

 

 

 

Tips cortitos pa´no enfadar:

 

1.- Dicen que hoy viene Enrique Peña Nieto a Sonora, ¡interesante, interesante!.

 

 

2.- El viernes, allá por Cananea, Wenceslao Cota Montoya inició su campaña como candidato a la diputación por el II distrito federal; lo hizo a pesar de que el IFE determinó que él no puede competir porque esa posición fue designada para Lupita Gracia Mendívil.

 

 

El asunto es que Wenceslao no fue notificado, ni por el IFE, ni por la dirigencia de su partido que no es el candidato y ante esa descortesía y desaseo político, decidió seguir adelante, porque además nadie se hace responsable de devolverle lo que ya había invertido, que no es poco.

 

 

3.- Muy interesante la propuesta de Antonio Astiazarán, candidato a diputado por el IV distrito federal; quien en su natal Guaymas expuso ante un nutrido grupo de seguidores lo que llama “Energía Sonora”, que no es otra cosa que un plan muy bien estructurado para que los electores de su distrito tengan un ahorro del 20 por ciento en el pago de sus recibos de energía eléctrica.

 

 

Es la primer propuesta concreta, que atiende una demanda social que escucho de entre todos los candidatos. La propuesta es creíble y va mucho más allá de una simple oferta de gestión ante CFE, por eso es que puede ser altamente rentable.

 

 

4.- Luego de que Francisco Búrquez Valenzuela acusara a Juan Pedro Robles García, operador de medios de Ernesto Gándara Camou, de ser “la mano que mece la cuna” en algunas columnas locales y desde donde se “conjura” en contra del candidato al Senado por el PAN, lo único que lograron fue subir hasta las nubes los bonos del “Gordo”.

 

 

Algunos amigos le llamaron de inmediato y con la sorna que le caracteriza dijo que sus tarifas seguían siendo las mismas que antes de que Búrquez Valenzuela lo convirtiera en toda una celebridad en el manejo de medios de comunicación.

 

 

Debo confesar que me sorprendió la acusación hecha por Búrquez Valenzuela y más porque así fue como inició su campaña electoral.

 

 

 

Otros Juglares:

–“Desde hace más de seis meses no tenemos contacto con los representantes de la SIEDO. Cuando sale una publicación de Alfredo (Jiménez Mota) nos hablan y así permanecen unos meses, pero luego se vuelven a olvidar de nosotros”, es la expresión de la realidad que vive don José Alfredo Jiménez Hernández, padre del reportero José Alfredo Jiménez Mota, desaparecido hace siete años.

 

 

 

 

P.D.- Estos y otros temas los podemos comentar en el noticiero “Cobertura Total”, que se trasmite de lunes a viernes, de 7 a 9 de la mañana, por Radio Sonora (94.7 FM)

 

 

 

Gracias por su atención, hasta el miércoles, si Dios quiere. ¡Salud!.