Muere fundador de Banorte y Grupo Maseca

Ciudad de México • Roberto González Barrera, el exitoso hombre de negocios de Nuevo León, fundador de Grupo Maseca y capitán de Banorte, falleció este sábado a los 81 años de edad.

 

 

El banquero murió este fin de semana en un Houston, Texas, donde recibió atención médica, según se indicó, por cáncer pancreático.

 

 

González Barrera logró distinguirse por su tenacidad, un emprendedor del municipio de Cerralvo, de origen humilde, quien sin tener estudios profesionales logró abrir camino en los negocios, mientras su padre Roberto M. González Gutiérrez trabajaba en Estados Unidos.

 

 

Desde temprana edad inició como bolero; como vendedor de legumbres, de hortalizas y granos, hasta apostarle a la innovación y encontrar, en la maquinaria para producir tortilla de maíz, un negocio que cambió y revolucionó esa industria, llevando hacia el otro lado del mundo.

 

 

En cuestión financiera vía hacia la sucesión y, ante su delicado estado de salud, en los últimos meses, González concretó cambios organizacionales en Banorte y Gruma.

 

 

En marzo de 2011 nombraron presidente de Grupo Financiero Banorte a Guillermo Ortiz Martínez, ex gobernador del Banco de México.

 

 

En tanto que en las operaciones de Gruma en México y Centro América permanece al frente, Roberto González Alcalá, como director general.

 

 

El banquero, históricamente, realizó obras filantrópicas en diversos rincones de México, destacando labores del Patronato de Cerralvo.

 

 

Tras el desastre que provocó el huracán “Alex” en Nuevo León, González Barrera externó su pesadez y su preocupación por la afectación de ese fenómeno natural que dejó a cientos de familias sin casa.

 

 

Por ello, entregó un donativo de 300 millones de pesos a los estados del noreste, destinando 100 millones de pesos a Nuevo León, una cantidad similar a Coahuila y otra a Tamaulipas.

 

 

Al frente del Patronato de Cerralvo se encuentra como presidenta Bertha Alicia González Morales, quien da continuidad a ese programa de entrega de viviendas, colonias que han sido llamadas “Banorte” o “Maseca”, ante la negativa del empresario de que llevaran su nombre.

 

 

En los últimos años, las condiciones de su salud se fueron agravando, por lo cual el empresario permanecía mayor tiempo en la Ciudad de México y Estados Unidos.

 

 

El banquero, en 2008 pudo dar la vuelta a los problemas generados por la crisis económica, saliendo avante Gruma y también Banorte de ese problema.