Tropas de EU podrían seguir en Afganistán después de 2014

WASHINGTON.- El general Joseph Dunford, elegido para liderar a partir del próximo año la fuerza internacional que la OTAN dirige en Afganistán (ISAF, por su sigla en inglés), señaló ante el Congreso que el papel de EU se prolongará más allá de diciembre de 2014, fecha decretada para la retirada de tropas.

“Creo que el papel de asesor y asistencia es de carácter duradero y se podría extender después de diciembre de 2014″, afirmó Dunford en una audiencia de confirmación ante el comité de las Fuerzas Armadas perteneciente al Senado.

El general no precisó la cifra de personal militar que deberá permanecer en Afganistán tras la fecha marcada por el presidente estadunidense, Barack Obama, para retirar las tropas del país, pero sí señaló que se necesitarán helicópteros, aviones no tripulados y personal antiterrorista.

Obama ha anunciado su intención de ir reduciendo de manera gradual las 68 mil tropas que siguen en Afganistán participando en una guerra que dura ya once años.

No obstante, Dunford afirmó que se están realizando “progresos” en Afganistán gracias la colaboración entre Kabul y Washington.

Ante los legisladores, destacó que el número de efectivos de las fuerzas afganas continúa en ascenso, la mayor parte de los episodios violentos se están desplazando fuera de las áreas urbanas y el Gobierno afgano ya supervisa la seguridad de más del 75 por ciento de la población.

“Como resultado de nuestro sacrificio y compromiso compartido, nuestros objetivos están al alcance”, dijo el general, que se espera asuma el mando de las tropas en Afganistán a partir de febrero de 2013.

Asimismo, precisó que los insurgentes talibanes “han sufrido significativas pérdidas de líderes en el último año. Están sufriendo dificultades financieras y claramente no han conseguido sus objetivos para 2012″.

Dunford sustituirá al general John Allen, que fue nombrado comandante supremo de las fuerzas de la OTAN para Europa (SACEUR).

El secretario de Defensa, Leon Panetta, pidió al comité de las Fuerzas Armadas del Senado que ratifique con urgencia a Dunford, tras ordenar la apertura de una investigación sobre Allen encaminada a aclarar su papel en el escándalo que ha conducido a la dimisión del director de la CIA, David Petraeus.

A Allen se le reprocha haber mantenido “comunicaciones inapropiadas” con Jill Kelley, la mujer que recibió correos amenazadores supuestamente remitidos por Paula Broadwell, la amante de Petraeus.

Desde el comienzo de las operaciones en Afganistán tras los ataques terroristas de septiembre de 2011 en EU, mil 705 soldados estadunidenses han fallecido en batalla, de acuerdo con los últimos datos del Pentágono.