Pau se le avienta a la yugular a Colate

paulina rubioCIUDAD DE MÉXICO.- Trascendió que en el juicio de ayer por la custodia del pequeño Andrea Nicolás, su madre Paulina Rubio se fue contra la yugular de su ex  Nicolás Vallejo Nágera «Colate», a quien acusó de vender exclusivas y distribuir fotos del niño, sin que le importara la salud del pequeño.

 

 

En la Corte de Familia del Condado de Miami Dade, la cantante nexicana protagonizó una tensa vista en la que no dudó en tomar la palabra y dirigirse al juez arremetiendo contra su ex.

 

 

Mientras el juez George Sarduy hablaba con los abogados de ambas partes, Paulina interrumpió a todos, y habló en su propia defensa, en una audiencia donde llegó acompañada de su abogado, su padrastro y el chófer/guardaespaldas, al precisar que Colate -a quien acusa de agredirla e insultarla- no cuida a su hijo, no le cambia los pañales y que el juez debe considerar quitarle el 50% de la custodia.

 

 

Asimismo, acusó al español de vender exclusivas y distribuir fotografías de su hijo.

 

 

«Cuando tú anuncias en ‘Hola’ un divorcio eso es publicidad. Lo hubiera hecho sin publicidad, sin nadie, lo digo no por mí sino por mi hijo que algún día me preguntará: ‘Por qué mi padre hizo eso'», advirtió Paulina al magistrado Sarduy.

 

 

Por su parte, el abogado del empresario salió en defensa de su cliente esgrimiendo que ella se lo había llevado a África sin las debidas vacunas y sin el consentimiento de la Corte, con lo cual violó las restricciones.

 

 

Además, apuntó, las fotos de Marrakech salieron publicadas en la citada revista.

 

 

Pide el testimonio del pediatra

 

 

Paulina también pidió al juez que escuchen al pediatra de «Nico» que, según ella, había recomendado que el niño no estuviera con el padre por motivos de salud.

 

 

«A él (en referencia a su ex) no le importa si el niño tiene fiebre, si tiene diarrea, lo único que le importaba es irse de ‘shopping’ con su hermana y estoy en contra.

 

 

«No tuvimos el tiempo de hablar con el pediatra que recomendaba que el niño no saliera ni estuviera con otros niños. Lo sacaron a las nueve de la mañana y 12 horas después seguía vestido igual. El niño estuvo gravísimo tres semanas con el virus… Es importante que el pediatra venga para aclarar qué sucedió», destacó.