Los trabajadores mexicanos ‘batallan’ con la falta de prestaciones

maquiladora-obrerosl 63% de los trabajadores no recibe seguridad social en su empleo y el 54% carece de apoyos para despensa o bonos, según cifras del INEGI.

 

Rey Alejandro Román tiene su propio negocio desde hace cinco años. Cuando supo que tendría un hijo, utilizó parte de sus ahorros para abrir un café internet en San Vicente Chicoloapan, una localidad del oriente del Estado de México. Desde entonces, mantiene a su familia con el dinero que el establecimiento genera.

 

Román afirma que trabajar de forma independiente tiene ventajas en comparación con hacerlo como empleado, como no tener que enfrentar la presión de un patrón o poder decidir qué días labora y cuáles no. Sin embargo, admite que también conlleva aspectos negativos, entre ellos, no contar con prestaciones como seguridad social, vacaciones con goce de sueldo o bonos.

 

«A mí nadie me da vacaciones. Si quiero, no abro en una o dos semanas, pero es tiempo en el que no voy a generar dinero. Y cuando llega diciembre, igual, cuál aguinaldo», dice.

 

Como Román, de 31 años, más de la mitad de los trabajadores mexicanos labora sin prestaciones, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

 

Al cierre de 2012, el país tenía 48 millones 200,000 trabajadores. De ellos, el 63% carecía de acceso a instituciones de seguridad social y el 54% no contaba con apoyo para despensa o bonos por productividad, indica la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), que el INEGI elabora trimestralmente desde 2005.

 

Ese sector está integrado tanto por quienes trabajan por cuenta propia —sea en la economía formal o en la informal— como por cerca de la mitad de las personas contratadas por empresas e instituciones públicas.

 

Amapola Romero es un ejemplo del segundo caso. Bailarina y estudiante de Coreografía, a mediados de 2012 fue contratada para impartir clases de música en una estancia infantil de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en el sur del Distrito Federal.

 

Romero, de 26 años, recibe un salario semanal por atender a cuatro grupos, pero de parte de la Sedesol no obtiene acceso a seguridad social ni otros apoyos.

 

«Creo que está mal. Los bonos no solo son una ayuda para comprar enseres o cosas así. Son un incentivo para tu trabajo», dice.

 

Un problema constante

 

El porcentaje de trabajadores sin prestaciones se ha mantenido constante desde 2005. Las personas que carecen de seguridad social, por ejemplo, representan entre el 62% y el 64% en todas las mediciones.

(cnnméxico)