Rafael Cano Franco

La ignorancia sobre las redes sociales

Rafael Cano Franco

El Juglar de la Red

 

Por Rafael Cano Franco

 

 

Me ha tocado escuchar a muchos que se dicen especialistas en el manejo de las redes sociales y aducen que lo son, simplemente porque todo el día están “twitteando” y tienen un gran número de seguidores, sin embargo están forrados de oropel porque cuando se trata de profundidad desconocen los intríngulis de las redes sociales.

Desde que surgió el grupo de “Los Malnacidos” y su gran capacidad de movilización social fundamentada en las redes sociales, el Gobierno del Estado pretendió contrarrestarlos con la creación de sus propios espacios, pero fue un fracaso total.

Mientras que “Los Malnacidos” tenían dos cuentas con más de 130 mil seguidores; el Gobierno del Estado tenía la propia con cerca de 30 mil; el problema es que de los seguidores del Gobierno, casi 25 mil eran individuos que solamente “entraban” a la cuenta gubernamental para despotricar. Así, lo que en números parecía muy positivo en realidad era un desastre.

Los políticos de todos los partidos están ahora obligados a tener sus cuentas de Twitter o Facebook, pero no tienen la menor idea de cómo la deben de usar, creen que lo dicho a través de ellas es una plática en privado, cuando en realidad es un acto de carácter público.

Le explico: con motivo de la elección en el distrito XVII, el regidor Guillermo Moreno Ríos dijo que en Cajeme se encontraban funcionarios del Ayuntamiento de Hermosillo operando para el PAN –eso no lo dudo–, pero agregó que lo hacían con recursos públicos y eso lo tiene que comprobar o de lo contrario es un bocón al que le gusta asegurar cosas que no le constan. Le garantizo que si le pedimos las pruebas que documenten lo publicado en Twitter, el regidor Moreno Ríos no las va a poder presentar, pero se le hizo fácil asegurarlo en su cuenta.

El desconocimiento de las redes sociales, llega incluso a confundir su uso: mientras “Twitter” es para un segmento de círculo rojo y tiene menos usuarios en México; Facebook es para el círculo verde y es la red dominante. Se estima que por cada tres cuentas del “Pajarito Azul” hay siete de la “Efe minúscula”.

Twitter tiene la característica de que sus usuarios son personas que “siguen” a otros para estar informados; no se trata de que vayan a cambiar de opinión, lo que les interesa es saber lo que otros piensan u opinan de diversos eventos. Querer iniciar una campaña de posicionamiento de puntos de vista en “Twitter” es un error táctico que cometen muchos, como le sucedió al Gobierno de Sonora con “Los Malnacidos”.

Facebook, por su parte, es una red más generosa y tiene la singularidad de que sus usuarios, si se utilizan determinados métodos, pueden recibir con mayor apertura las ideas que se les expongan, ellos no quieren informarse, sino formarse una opinión y para eso acuden a determinados personajes que se vuelven sus orientadores en materia de opinión pública.

Los políticos están en “Twitter” porque es una red más “nice”, donde se comunican con sus iguales y aunque tengan miles de seguidores, eso no significa que sean sus simpatizantes, igual los siguen solamente para saber lo que van a hacer. Es una forma sutil de espionaje y todavía hay quienes sueltan “toda la sopa” a través de la red y hasta se pelean cuando se sienten agredidos.

No es malo que los políticos utilicen “twitter”, lo malo es que no sepan para que lo utilicen. Le voy a presentar los números de tres cuentas y los movimientos que tuvieron la semana pasada.

Se trata de la cuenta de David Figueroa Ortega, Guillermo Padrés Elías y Javier Gándara Magaña. Estoy seguro que ninguno de los tres es un “twittero” consumado y también estoy convencido que no son ellos los que publican en sus cuentas.

En el periodo del primero al siete de julio, la cuenta de David Figueroa fue de menos a más en lo referente a menciones; del 1 al 5 tuvo 29, 11, 2, 4 y 28 menciones respectivamente; el 6 y 7 de julio tuvo un crecimiento exponencial porque llegó a 401 y 297 menciones respectivamente.

En el caso de la cuenta del Gobernador Guillermo Padres tiene altibajos, aunque sus números de menciones son buenas; empieza el primero con 476, sigue del día 2 al 5 con 174, 224, 125 y 399 menciones y cierra el 6 y 7 de julio con 135 y 408 menciones.

Javier Gándara y su asesores en redes sociales no tienen ni la más mínima idea de lo que están haciendo. Del 1 al 3 de julio inicia bien con 21, 25 y 11 menciones respectivamente; el problema es que el resto de los días del periodo (del 4 al 7 de julio) su cuenta no recibe ninguna mención.

Eso sería en cuento a la cantidad de menciones; sobre la calidad de las mismas el asunto muestras variables interesantes: mientras que David Figueroa tiene un 95 por ciento de menciones positivas, de aliento o apoyo; en el caso del Gobernador, el 85 por ciento, lo crítica, cuestiona o se siente molesto con sus expresiones; Javier Gándara tiene casi un 100 por ciento de expresión positiva, el problema es que es intermitente y aunque tiene casi el doble de seguidores que David Figueroa, publica un 85 por ciento menos.

En los siete meses que Javier Gándara tiene en la búsqueda de simpatías, logró poco más de 4 mil simpatías en “Twitter”; David Figueroa en menos de un mes tiene ya más de dos mil y esa suma crece exponencialmente.

Las participaciones en Facebook favorecen, de nueva cuenta a David Figueroa.

Lo curioso es que ni Figueroa Ortega, Gándara Magaña o Padrés Elías han acudido a otras redes sociales, como “YouTube”, para establecer mecanismos alternos de comunicación con los ciudadanos. Ninguno de ellos tiene un canal en esa red social, algo que les podría resultar altamente redituable y menos costoso que los medios tradicionales.

Ahora, le expongo estos casos porque son los que están en abierta labor de proselitismo al interior de su partido, en el caso de Javier y David, mientras que el Gobernador es un personaje central y punto de referencia a considerar. En el caso de los priístas Ernesto Gándara, Claudia Pavlovich, Samuel Moreno, Jesús Cano Vélez, Antonio Astiazarán y la petista, Ana Gabriela Guevara, simplemente no figuran en estos momentos en las redes sociales y si bien tienen sus cuentas respectivas, estás no tienen movilidad.

Las redes sociales son una excelente herramienta de posicionamiento para los políticos, bien utilizadas les pueden rendir excelentes frutos –se estima que el buen uso de las redes sociales otorga de cuatro a cinco puntos porcentuales en una elección, que pueden ser definitorios en un proceso electoral cerrado–, el problema es que deben usarse bajo un método, con protocolos y con fundamentos estratégicos, algo que ninguno de los “especialistas” locales es capaz de aconsejar y todo lo dejan al empirismo.

Nada más para aclarar, El Juglar no es especialista en redes sociales y no tiene cuenta de Twitter, por el momento.

 

Otros Juglares:

–“Somos muy respetuosos, pero esto no es un concurso de simpatía, aquí nuestra responsabilidad es resolver con mucha mesura e imparcialidad el problema del agua y si se trata de tomar una decisión a favor de la defensa del agua, no me temblará la mano para hacerlo”, lo dijo el presidente de la CEDH, Raúl Ramírez Ramírez, luego de que recibiera críticas por su postura a favor de defender los derechos humanos de los hermosillos para que sigan gozando del beneficio de tener agua que llega a la Capital a través del Acueducto Inpendencia.

 

Gracias por su atención, hasta el jueves si Dios quiere. ¡¡Salud!!