–PARA LOS DE A PIE– El principio del fin de la luna de miel

Es menester del gobierno de Claudia Pavlovich recomponer la situación con la tribu Yaqui, aplicando el manejo de la mano zurda en el buen oficio de la política.

 

Por LAP Luis Fernando Oropeza

 

Los violentos acontecimientos que tiñeron de rojo territorio Yaqui el viernes pasado con un saldo de una persona muerta, una decena de heridos, una decena de vehículos incendiados que dejaron miles de pesos en daños materiales, ponen de frente al Gobierno de Claudia Pavlovich su primera gran crisis política por resolver.

Hay muchas versiones que señalan que gente que no pertenece a la tribu, anduvo agitando a miembros de la etnia para rechazar el cruce del gasoducto por territorio Yaqui. Otras versiones indican que son propios miembros de la tribu, que en el pasado fueron cooptados por operadores de Guillermo Padrés para manifestarse a favor de la construcción del Acueducto Independencia quienes iniciaron los actos de violencia.

La negociación que se traduce en varios millones de pesos para permitir el paso por territorio Yaqui el gasoducto que construye la empresa IEnova desde El Sásabe hasta el estado de Sinaloa, fue el caldo de cultivo ideal para que el conflicto estallara.

No es de dudar que en el contexto de que el ex Gobernador Guillermo Padrés se encuentra prófugo de la justicia desde hace ya casi un mes y con rumores hasta el momento sin confirmar, que fue detenido en Colombia, pudieran existir un operativo para sembrar la discordia entre miembros de la tribu para no permitir la construcción del gasoducto con la finalidad de crear un caos político para el gobierno de Claudia Pavlovich.

Pero como dijera aquel gran poeta michoacano “haiga sido como haiga sido”, el andamiaje institucional del gobierno estatal que debió detectar y descifrar oportunamente los signos de alerta que se manifestaron desde hace días mostrando un inminente estallamiento de la violencia, falló o simplemente desestimó esos signos. No fue capaz de advertirlos para proceder a operar para atajar la insurrección en territorio Yaqui.

La indómita tribu Yaqui con su lucha contra la obra insigne del gobierno de Guillermo Padrés, el Acueducto Independencia, fue piedra angular para fincar el principio del fin del gobierno del llamado, Nuevo Sonora, lucha que fue capitalizada por el PRI para agudizar y exhibir la torpeza política del Padrés Elías para manejar el conflicto.

Otra vez un conflicto alrededor de una tubería se cierne alrededor de los Yaquis, aunque uno de sus líderes más emblemáticos, Tomás Rojo, manifiesta que no hay propiamente una oposición contra el paso del gasoducto porque siete de los ocho pueblos que conforman la tribu saben que el gasoducto no les quita nada, como si lo hace el Acueducto Independencia, esta declaración podría ser música para los oídos del gobierno estatal.

Es menester del gobierno de Claudia Pavlovich recomponer la situación con la tribu Yaqui, llegó la hora de demostrar de qué está hecho, aplicando el manejo de la mano zurda en el buen oficio de la política para permitir se concluya la obra del gasoducto y dejar a todos los pueblos yaquis conformes si es que no quiere marcar el principio del fin de la luna de miel con una parte muy representativa de Sonora.

 

CENTENARIO DE LA INDUSTRIA MILITAR

Con cariño y respeto para Don Juan Alfredo Oropeza, que nos llena de orgullo a su familia por sus más de 49 años de servir a la patria, siendo parte de la brillante historia de la Industria Militar Mexicana.

Testigo de las disputas armadas que desembocaron en la revolución mexicana donde el aprovisionamiento de armas estaba sujeto a los caprichos e intereses que dictaban las políticas del gobierno de los Estados Unidos, una de las principales preocupaciones en la visión del México post revolucionario del Presidente Venustiano Carranza, era el alcanzar la autonomía en la producción y equipamiento de las fuerzas armadas nacionales.

“Hay que fabricar nuestras propias armas y municiones, si no queremos que nuestros asuntos interiores los decidan los que nos las proporcionen”, fue el argumento de Carranza para emitir el decreto de creación del Departamento de Establecimientos Fabriles e Industriales Militares, para dotar a México de una bien organizada Industria Militar, un 16 de octubre de 1916.

Por muchas décadas la visión del Presidente Carranza fue hecha a un lado por los gobiernos emanados de la revolución mexicana y el crecimiento y desarrollo de la industria militar mexicana cayó en un bache.

Pero en las últimas décadas del siglo pasado, la Secretaría de la Defensa Nacional decidió recuperar el tiempo perdido y consolidarse con independencia de fabricantes extranjeros y de intereses particulares, comenzó a equipar con maquinaria, equipo moderno y con tecnología de punta que permitieron que en el México del siglo 21 contemos con un ejército capaz de producir, a mucho menor costo, sus propias armas.

La Sedena le está apostando a la innovación y al desarrollo de tecnología propia con la creación del Centro de Investigación Aplicada y Desarrollo de la Industria Militar, que ha permitido que ingenieros militares mexicanos desplieguen su talento y capacidad que ha quedado manifiesta con el registro de patentes, y con proyectos a mediano y largo plazo

Gracias a este esfuerzo de varios años, la Secretaría de la Defensa Nacional  es capaz de diseñar y producir desde uniformes, calzado, plásticos, hasta proyectiles, granadas y cartuchos, diversos armamentos entre los que se encuentra el rifle de asalto FX-05 (orgullo para mi familia), aeronaves no tripuladas y de entrenamiento y una diversa gama de vehículos blindados.

El poeta, ensayista y diplomático mexicano Alfonso Reyes en uno de sus pensamientos dijo: “El ideal de la paz es el desarme, pero mientras uno solo este armado, los otros no se pueden desarmar”. Por ello todo México celebra el primer siglo de vida de la industria militar mexicana.

 

MAL HUMOR DE LAS FUERZAS ARMADAS

El General Secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, reconoció que ‘‘hay un desgaste’’ en el Ejército porque están trabajando en todo el país, a toda hora, en todo momento, en la sierra, en las ciudades.

Las declaraciones del divisionario podrían interpretarse como el reflejo del “mal humor” de las fuerzas armadas ante los señalamientos de presuntas violaciones a los derechos humanos y ante la incapacidad del gobierno por reorganizar las corporaciones policiacas, que siguen careciendo de capacitación, equipamiento y sobre todo de confiabilidad por estar infiltrada en muchos de los casos por el poder de la delincuencia organizada.

Se cumplen 10 años de que se le ordenara al ejército abandonar sus cuarteles para salir a las calles y realizar labores de seguridad pública ante la espiral de violencia provocada por una escalada del crimen organizado que representa una amenaza para el estado mexicano.

El interrogante mayor de toda esta problemática es, ¿si no es con la fuerza del Ejército con quien más enfrentará el estado mexicano a la delincuencia?  Si el mismo estado ha sido incapaz de ponerse de acuerdo con los otros poderes para aplicar una estrategia nacional de seguridad pública como el mando único, que sigue sin aprobarse en la cámara de Diputados.

Aunque la lealtad del Ejército mexicano pasa toda prueba del ácido, su presencia en las calles los ha expuesto a que se les catalogue de abusadores, ejecutores y violadores de los derechos humanos, una factura muy elevada por cumplir lo que se les manda.

LOS 33 CUENTOS DEL MAESTRO MASÓN

En cosas menos complicadas, la semana pasada los integrantes de la Mesa Cancún estuvimos de manteles largos porque nuestro compañero y fundador de este grupo de libre pensadores, Gilberto Otero Valenzuela, tuvo la atención de presentar su libro “Los 33 Cuentos del Maestro Masón”.

Acompañado de puro cuarto bat como el Cronista de la Ciudad de Hermosillo Rómulo Félix Gastélum; del abogado Jorge Soto Rodríguez, actual Presidente de la Logia Masónica “Hermosillo 19”, quien hizo una breve semblanza del autor; de Franco Becerra, Presidente de la Sociedad Sonorense de Historia; Javier Ortiz Palma y Benjamín Gaxiola Loya.

“Los 33 Cuentos del Maestro Masón” es una obra literaria única en su clase, al menos en Sonora, porque no existe antecedente de otro trabajo similar que nos muestre tan detalladamente algunas de las tareas y preceptos filosóficos a los que los miembros de la masonería se avocan.

La masonería por décadas ha estado estigmatizada por nuestra sociedad al considerarla  como una especie de secta conspiradora que representa un peligro para la sociedad, la obra del maestro Gilberto Otero es una oportunidad para conocer un poco más sobre el pensamiento filosófico, la simbología y el sentido humanista de esa gran fraternidad.

 

RETAZOS INTERESANTES

1.-La Gobernadora Claudia Pavlovich hizo un merecido reconocimiento a un gran sonorense pionero e impulsor de las telecomunicaciones en nuestro estado y con quien tuve la oportunidad de entablar una gran amistad los últimos años de su vida. La cabina de transmisiones de Radio Sonora lleva el nombre del ingeniero Abelardo Rodríguez Mendoza.

2.- Platicando con el responsable de sacar adelante la reconstrucción del sistema de carreteras en el estado, el ingeniero Ricardo Martínez Terrazas titular de la Sidur, me comenta que más que el premio de trasparencia por el portal www.tuobra.mx el reto principal del esfuerzo institucional que encabeza, es entregar obras con calidad que soporten el paso del tiempo y no que a la primer llovida queden igual o peor de cómo estaban.

3.- El próximo martes tendremos de invitado de honor en la Mesa Cancún al coordinador del Grupo Parlamentario del PRI en el Congreso del Estado, Epifanio “Pano” Salido. Hay muchos temas interesantes en la mesa como la reciente reunión del Consejo Nacional de la Conferencia Nacional de Legisladores Locales priistas celebrada la semana pasada, el tema de la revisión de la Cuenta Pública, el tema del presupuesto y otras cosillas más que le comentaremos en nuestra siguiente columna.

 

Podemos interactuar o enviar comentarios a mi cuenta de correo: luiso@hmo.megared.net.mx

También estoy en Twitter @feroropeza20