–DE PRIMERA MANO– ¿Hay antimexicanos entre los mexicanos?

¿Hay sonorenses que desean generar caos y un daño al país y a su Estado? La respuesta es afirmativa.

 

Por Francisco Javier Ruiz Quirrín

 

quirrin smllAYER se dieron dos noticias muy dignas para la reflexión en estos momentos difíciles para el país. Una de ellas fue la negativa de la Coparmex, la organización que agrupa a los patrones, a firmar el pacto para la estabilidad y el desarrollo económico convocado por el Presidente Peña Nieto.

La otra noticia la dio el secretario de Economía del Gobierno de Sonora, Jorge Vidal Ahumada. Este funcionario advirtió que Ford está monitoreando los problemas que se presentan en su planta de Hermosillo por los daños que han ocasionado y pueden seguir ocasionando quienes hacen daño con sus manifestaciones contra los gasolinazos y la posibilidad de un cierre, poniendo en peligro 2 mil 800 empleos en el Estado.

En la primera de las dos noticias, tenemos qué pensar que el clásico “entreguismo” de la Iniciativa Privada al gobierno federal ha pasado ahora a un segundo término. Cuando menos un importante sector de empresarios del país ha dicho ¡Ya Basta! y está levantando su voz contra lo que considera una medida injusta del Presidente al aumentar los precios de las gasolinas y otros productos generados por el gobierno, sin considerar sacrificio alguno de parte de la administración peñanietista.

De hecho, el rechazo de la Coparmex a signar ese acuerdo, es una negativa directa a la convocatoria del Presidente. Esto resulta de enorme trascendencia. Hace 30 años, resultaba imposible responderle con una negativa al entonces presidente Miguel de la Madrid, que convocó en varias ocasiones a firmar un llamado “Pacto de solidaridad para el crecimiento”, que no era otra cosa que un ajuste del cinturón tanto de los patrones, como de los trabajadores que entonces tenía en un puño Fidel Velásquez.

Pero ahora las cosas son distintas y Enrique Peña Nieto está solo. Porque su medida económica provocó no sólo la salida de Agustín Carstens del Banco de México, sino el rechazo de toda la sociedad, de algunos gobernadores y, ahora, de los empresarios.

Sin duda, la soberbia presidencial deberá sucumbir ante este rotundo rechazo.

En el otro aspecto, tenemos necesariamente qué referirnos a los mexicanos que, tratando de ganar a río revuelto, no les importa hacer un gran daño a sus propios hermanos mexicanos.

Por eso, deben tener nombre y apellido los autores intelectuales de quienes han provocado los saqueos a tiendas comerciales, sin que éstas tengan responsabilidad alguna en el tema. Deben tener deseos de que vaya mal a sonorenses, quienes toman agencias fiscales y aduanas, que sólo causan un menoscabo en el patrimonio de otros ciudadanos que igual, están inconformes con los gasolinazos, pero que desean cumplir con sus obligaciones para continuar laborando en sus giros comerciales.

De forma particular, los daños al tren que diariamente cruza ambos Nogales, ya provocaron daños a la Planta Ford de Hermosillo, por millón y medio de dólares. Y si esa empresa para actividades, pone en riesgo 2 mil 800 empleos sonorenses y posibles pérdidas por medio millón de dólares diarios.

El secretario Jorge Vidal nos reveló ayer que los altos directivos de Ford, tanto en los Estados Unidos como en México, están observando este comportamiento y listos a tomar medidas que provocaría enorme daño a Sonora y su gente.

¿Hay mexicanos y particularmente sonorenses, que desean generar caos y un daño al país y a su Estado?

La respuesta es afirmativa. Son mexicanos y sonorenses que a río revuelto, buscan la oportunidad de desestabilizar a México. Su objetivo es único: Derrocar al partido que está en el poder para relevarlo, sentarse en la silla presidencial y tener el poder, sólo por el poder mismo. Y nada más.

 

AYER, EN EL seno de la reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), la Gobernadora Pavlovich reiteró su rechazo a los aumentos a las gasolinas, pero también manifestó su consciencia en la necesidad de trabajar por una gobernabilidad para lo cual se hace necesario no sólo la estabilidad económica, sino también la estabilidad social… Ante reporteros de medios de la ciudad de México reiteró su anuncio de subsidiar al transporte público para evitar que Juan Pueblo pague más, disminuir gastos de su gobierno y dialogar con empresarios para fomento la generación de empleos.

 

POR CIERTO, la gran duda la generó el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, ya que no asistió a esta reunión de la CONAGO, siendo uno de los dos mandatarios del PRI (Claudia Pavlovich fue la otra mandataria) que abiertamente se opusieron al aumento a las gasolinas… En redes sociales empezaba a manejarse ayer que Sandoval había fallado.

 

LA MAÑANA de este martes el secretario de Hacienda del Gobierno de Sonora, Raúl Navarro, convivió con integrantes del Grupo Compacto de Columnistas Políticos… Y saldrá nota, claro.