UA-91420214-1

La nueva carrera espacial

Esperemos que en menos de 2 años estemos celebrando el regreso de la humanidad a la exploración del espacio.

Por Federico Cirett

 

fcirett_cs_photo

La última vez que los humanos visitaron la Luna fue hace casi 45 años en la misión Apollo 17. Desde entonces, todos los viajes tripulados al espacio no han pasado de la órbita baja terrestre o alrededor de 400 kilómetros de altura.

 

Suena increíble que la humanidad haya alcanzado el satélite natural omnipresente en nuestro firmamento y una vez lograda la hazaña, se haya olvidado por completo del asunto. En aquella época, sólo dos naciones tenían el presupuesto y el conocimiento para llevar personas al cuerpo celeste más cercano: Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Ambos países decidieron dedicar sus recursos a dos programas: la órbita baja y misiles nucleares. Como resultado, tenemos la concentración más alta de armas balísticas, el fallido programa de transbordadores espaciales, la Estación Espacial Internacional y las naves rusas Soyuz, cuyo diseño tiene 50 años en servicio.

 

Al día de hoy, además de Estados Unidos y Rusia, solamente hay un país más con un programa de exploración espacial tripulada: China. Su proyecto tiene alrededor de 20 años en ejecución y ha logrado colocar 2 estaciones espaciales en órbita baja. India, Japón e Irán tienen años intentando fundar programas espaciales tripulados, pero aún no logran asegurar los fondos suficientes para lograr un lanzamiento con astronautas.

 

Sin embargo, viene un renacimiento en la exploración espacial. Hay dos compañías privadas, estadounidenses, la NASA y la propia agencia espacial china, que quieren llevar personas al espacio, más allá de la órbita baja terrestre.

 

Tan pronto como septiembre de 2018, la NASA podría estar enviando una cápsula con dos astronautas a órbita lunar. También podría ocurrir que en 2018 SpaceX lance su propia nave con dos turistas a una órbita translunar. La empresa liderada por el billonario Elon Musk anunció el mes pasado que ha recibido un anticipo para un viaje alrededor de nuestro satélite natural a bordo de su cápsula Dragon 2, y además, hay varios clientes prospectivos para realizar la misma ruta. Esta semana recién terminada, Blue Origin anunció que tendrá listo su cohete New Glenn en 2020, para enviar cargas a órbita geosincrónica y posiblemente cápsulas alrededor de la luna. El programa espacial chino tiene como meta una estación con astronautas en la luna para el 2025.

 

Lo que hace posible este renovado interés en la exploración del espacio exterior son los avances tecnológicos, tanto en ciencia de materiales, como en nuevos sistemas de propulsión más eficientes y sobre todo, el poder de procesamiento de las nuevas computadoras, que permiten regresar a tierra o a una barcaza a los cohetes una vez que han insertado en órbita su carga. Parece una imagen de revista de ciencia ficción, el ver descender los cohetes a velocidades subsónicas y frenar en último momento para aterrizar en una plataforma con un diámetro menor a 10 metros. Los vehículos de SpaceX descienden sobre lozas de cemento o barcas que se mantienen estables en el mar, incluso en mal tiempo, mientras que el New Glenn descenderá sobre un barco en movimiento. Así, los cohetes, cuyo costo es de 100 millones de dólares o más, pueden ser reusados hasta 100 veces, reduciendo el precio de lanzamiento en varios órdenes de magnitud.

 

Apenas en diciembre de 2015 se lograron los primeros aterrizajes de cohetes y a la fecha se han logrado recuperar 8 unidades. De seguir con este ritmo, se espera que este año se haga el primer vuelo no tripulado de la cápsula Dragon 2 de SpaceX, que el primer viaje con astronautas sea a la Estación Espacial Internacional en 2018 y ese mismo año, se lance la Dragon con el par de turistas a recorrer la órbita lunar. Nada mal, considerando que SpaceX aún no cumple 15 años de haber sido fundada, y ha logrado más viajes exitosos que algunos programas patrocinados por gobiernos.

 

Esperemos que en menos de 2 años estemos celebrando el regreso de la humanidad a la exploración del espacio.

 

 

Doctor en Ciencias Computacionales por la Universidad de Arizona

Profesor-Investigador de la Universidad de Sonora

Departamento de Ingeniería Industrial

@fd_x, www.k-bits.com