–DE PRIMERA MANO– De plano, Peña Nieto no tiene credibilidad alguna

Los grandes problemas nacionales rebasan cualquier signo de aliento. ¿Y quién es el culpable de eso? El gobierno.

 Por Francisco Javier Ruiz Quirrín

 

quirrin smllSALE ANTE la opinión pública el presidente de la república, Enrique Peña Nieto, a presumir que en menos de cinco años de su sexenio se han generado más empleos que en cualquier otro sexenio en los últimos treinta años.

Asegura que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) acaba de reportar una cifra récord de nuevos afiliados a esa institución sólo en el mes de Junio, a consecuencia de la generación de miles de nuevas fuentes de trabajo.

Todo lo basa en una sola cifra “contundente”: 2.8 millones de nuevos empleos en lo que va de su sexenio y está convencido de que en los próximos meses se rebasará la cifra de 3 millones de nuevas plazas.

“Sin duda, este ha sido el sexenio del empleo”, subraya complacido el primer mandatario de la nación.

Es una buena noticia, pero hubiese sido mejor que la hubiera anunciado algún personaje con credibilidad en nuestro país, con todo y la dificultad de encontrarlo.

El problema de Peña Nieto es que nadie le cree y así anuncie que México ha pagado su deuda externa, Juan Pueblo no le creerá y sus palabras serán escuchadas como el zumbido del viento, para irse y no regresar.

Y es que los grandes problemas nacionales rebasan cualquier signo de aliento. Los habitantes de este país viven constantemente con el temor a la inseguridad pública y no tienen más esperanzas de progresar que mantenerse a como dé lugar en empleos a veces indignos, pero suficientes para garantizar las tortillas y los frijoles en la mesa, para la mujer y los hijos.

¿Y quién es el culpable de eso? El gobierno. Es la respuesta contundente. Como bien escribió Estrada como parlamento para la película “Un mundo maravilloso”, el más humilde de los humildes ya no le echa la culpa de su desgraciada situación, ni a la mala suerte ni a la voluntad de Dios, sino “a este gobierno y a los hijos de la chingada que estuvieron antes…”.

Por eso la gente ya no le cree al Presidente ni al sacerdote ni al maestro ni al ejército ni al ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Cuando se habla de que México ya no es el mismo de antes, habría qué abonarle el hecho de que la gente está mucho más consciente de las causas de su pobreza.

Y como somos un fracaso de nación, un gran deporte nacional –además de esa religión que se llama fútbol–, es buscar y encontrar culpables.

Para eso somos muy buenos.

 

LA PLANTA Ford en Hermosillo ha incrementado la producción de automóviles en un 12% en los meses más recientes… Está utilizando la mano de obra de 3,200 obreros para alcanzar sus metas… Con la consistencia de esta empresa estadounidense en Sonora, es un buen testimonio de la fortaleza que podemos sostener en nuestra región para atraer más inversiones tanto nacionales como del extranjero… El objetivo primordial es la generación de empleos y todos los sonorenses bien nacidos estamos obligados a aportar nuestro granito de arena para consolidar una imagen de trabajo y de presencia de valores en la sociedad del Estado.

 

AYER, en charla en mi programa de radio en Grupo LARSA, la directora general del DIF, Karina Zárate, me revelaba que una Delfino-terapia en el remodelado delfinario de San Carlos, en Guaymas, tendrá un costo de 15 mil pesos… Es una cantidad considerable si observamos que habrá muchos casos de pacientes con problemas neuromotrices y con la necesidad de una de esas terapias, que no puedan erogar tal cantidad… La funcionaria informó con la mayor claridad posible que se analizará cada caso por expertos… Se establecerá un diagnóstico de la enfermedad y de ser necesario, se ofrecerán becas para niños y otras personas sin recursos económicos… Habrá otras personas que sí podrán pagar esos tratamientos… De cualquier manera, la noticia de la reapertura del delfinario que abandonó el sexenio de Guillermo Padrés es una buena noticia para Sonora y para los sonorenses que nos distingue como entidad y nos pone en los ojos no sólo de mexicanos de otros estados, sino también en la buena imagen para Arizona y California en los Estados Unidos.

 

AYER SE registró un socavón en Olivares y Solidaridad en Hermosillo… No muy grande ni tan profundo como los impresionantes que hemos visto en el Estado de México, pero sí lo suficiente para que un camión de volteo cargado de arena, se hundiera en ese hoyo… Desde luego y de inmediato el Ayuntamiento entró a ponerle arreglo al asunto, pero de eso a asegurar por parte de algunos “mala leche” en redes sociales que el culpable de los socavones es el “Maloro” Acosta, alcalde de la capital sonorense, pues ya ni la burla perdonan… En tratándose del servicio de recarpeteo y repavimentación en las arterias de Hermosillo, habrá que reconocer que se está haciendo el trabajo y el panorama en las calles ha cambiado radicalmente para bien… Si la debilidad del drenaje y otras obras pluviales con años de abandono en nuestras calles son vencidas por el peso de un pesado vehículo, sería un gran exceso que se ordenara medir la capacidad vehicular para obligarlos a tomar ciertas rúas citadinas…