–DE PRIMERA MANO– El Mundo nos dice algo. ¿Quién lo interpreta?

Todos los recientes desastres naturales a nivel mundial envían señales que aún no han sido decodificadas.

 Por Francisco Javier Ruiz Quirrín

 

quirrin smllPARA EL EXPERTO y el ignorante en el tema, son muchas las coincidencias acerca de la presencia de distintos fenómenos naturales que están causando muerte y calamidades en varios rincones del planeta.

Tres huracanes en activo al mismo tiempo en el Océano Atlántico y uno de ellos –“Irma” – ya devastó parte del Caribe y comenzó a pegarle durísimo a la Florida y al Este de los Estados Unidos. Otro gran sismo en México con un registro mayor al ocurrido en 1985, ya ha causado más de 90 muertes y, contando. En Israel esté lloviendo “literalmente” fuego desde el cielo sin explicación alguna.

De manera sucesiva ha habido desastres con una mayor intensidad en las zonas más vulnerables del mundo. Las escenas sobre “sunamis” en Japón son francamente perturbadoras. Pero, si el mundo está tratando de decir algo a la humanidad, ¿quién lo está interpretando?

Porque hay muchas voces que ponen en los foros más importantes del mundo, el tema del calentamiento global. Enseguida, el “zafado” presidente que hoy tienen en los Estados Unidos, Donald Trump, grita a los cuatro vientos que esto del “calentamiento global” es una “vil mentira”.

Hay muchas voces de hombres de ciencia que hablan del sol y sus explosiones, cada vez más intensas. Hay quienes tienen años hablando del deshielo en los polos del planeta. Hay quienes abundan acerca de que las temperaturas se elevan en todo el mundo y en el mar, es como un “combustible” para la generación de huracanes como nunca antes los ha habido.

Muchos hablan de tantas cosas, pero a veces, sus argumentos son encontrados.

Desde luego, son temas que necesariamente deberán ser abordados por los expertos. Los políticos no deben entrar en esta mesa de exposición. Ellos son ignorantes.

El caso de México es especial. Tenemos a muchos opositores al gobierno que se despiertan todos los días criticando a los gobernantes y prometiendo que cuando ellos lleguen al poder, todos seremos felices “porque las cosas serán diferentes”.

Tenemos grupos de presión, como la sección 22 de Oaxaca de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, que habla de evitar la reforma educativa porque es “contrarrevolucionaria” y les desaparece todos los privilegios de los que ahora gozan como agitadores y chantajistas, capaces de paralizar a su entidad de manera violenta. Y todos ellos haciendo las cosas, según esto, con la bandera de la lucha para defensa de los pobres.

En nuestros días, un sismo de 8.4 grados en la escala de Richter, provocó más de 50 muertes en Oaxaca. A la población de Juchitán, lo devastó. Las redes sociales dan cuenta del enorme dolor de nuestra gente en esos lugares.

Bueno, a decir verdad, no me ha tocado ver a una sola brigada de la sección 22 de la CNTE (esos que se levantan todos los días para “defender” a los más pobres) organizándose para ayudar a nuestros hermanos y, particularmente, a sus hermanos oaxaqueños, en desgracia.

Ni qué decir de López Obrador y de todos los demás políticos que andan locos ya en su loca carrera por ir sentados en un camión electoral del 2018. Todos ellos, acerca de las consecuencias del terremoto, han tenido un gran común denominador: “Enviar mensajes de pésame, abrazo y solidaridad a las víctimas de la tragedia”; ¿ayuda directa? para eso está el gobierno y el dinero de quienes pagamos impuestos. Para los dirigentes de la CNTE, “que trabajen los malditos asesinos de la gente, los miembros del ejército”.

Volviendo al tema inicio de este espacio, sí es muy probable que el planeta nos quiera decir algo. Pero alguien o algunos lo deben de interpretar e interpretar bien. Sin duda, deben ser los expertos.

 

AGRADEZCO comunicados que me hacen llegar, por un lado, el contacto legislativo del Partido Acción Nacional en la Cámara de los Diputados y una vocera de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (CaNaCinTra), ambos desde la ciudad de México, coincidiendo en hacerme la aclaración que la convocatoria para otorgar el premio “Águila” y el procedimiento para concederlo a los diputados y senadores merecedores, se llevó a cabo con toda pulcritud y que “jamás el obtenerlo estuvo condicionado a un pago de 25 mil pesos”, como se dijo en este espacio… Quizá me expliqué mal y si así fue, ofrezco una disculpa… Lo que quise decir es que para participar en la ceremonia, habría qué cubrir una cuota especial por la cantidad de 25 mil pesos… Sí, existe una diferencia… El merecedor del premio a su “trabajo legislativo” no se le condicionó el pago de la cuota… Pero sí la asistencia al evento.

 

AYER domingo, por alguna falla enorme, ciudades tan importantes como Monterrey, Saltillo y Nuevo Laredo, así como algunas ciudades del sur de los Estados Unidos, se quedaron sin energía eléctrica… Con mayor razón deben hablar los expertos… ¿Se imaginan dejando el problema en manos del gobernador de Nuevo León, Jaime “El Bronco” Rodríguez?… Es capaz de mandar llamar a los “Superhéroes” y regalar el “Libro Vaquero” a los ciudadanos de la región… Por eso le reitero que en estos casos los asuntos son tan importantes que no deberán dejarse en manos de los políticos.