La pesadilla de Venezuela, tan lejos y cerca de México

Un millennial venezolano radicado en Hermosillo huyó con su familia del régimen de Hugo Chávez; él identifica a un candidato mexicano con ideología similar a la que destruyó su país natal.  

 Por Antonio López Moreno

 

Nació en Valencia, Venezuela en donde comenzó a estudiar y a vivir su juventud, su padre es venezolano y su mamá mexicana, su padre es médico de profesión y durante algún tiempo gozaron de la estabilidad que les brindaba formar parte de la clase media, pero después de la crisis económica su patrimonio comenzó a perder valor y optaron por migrar a tierras mexicanas.

Su nombre es Luis Montañez Rascón, desde hace poco más de una década radica en Hermosillo, Sonora, la tierra que le dio la oportunidad de estudiar su carrera profesional, de conocer amigos y de vislumbrar un mejor futuro. Y aunque extraña las arepas y la cachapa, la carne asada también empezó a formar parte de su menú culinario.

Dejó amigos y familiares en su tierra, recuerda con nostalgia su niñez y la comida de su abuela, pero ante las políticas implementadas por el ex mandatario venezolano Hugo Chávez, su familia no vio otra opción más que buscar futuro en otras tierras.

Aunque extraña su nación, no le gustaría regresar a Venezuela hasta que termine el régimen actual. No obstante, añora volver y gozar de las cosas que en su infancia le volvían feliz.

Recientemente logro titularse de la licenciatura en Químico Biólogo por la Universidad de Sonora, trabaja ocasionalmente como conductor de la empresa UBER y al mismo tiempo espera conseguir empleo en el ramo de su profesión.

El día a día de un joven en Venezuela

Actividades que parecieran sencillas como visitar un restaurante, tomar un taxi o salir al cine, considera que son un lujo en su país, pues ante la crisis económica y social que azota a los venezolanos, hasta las necesidades más básicas resultan imposible de cubrirse.

“Es muy complicado, puesto a que la moneda se devalúa cada minuto, las cosas valen demasiado, no hay trabajo, no hay seguridad de nada, no hay productos en las tiendas, no hay comida, no hay productos de necesidad básica como papel de baño, toallas sanitarias, pasta de dientes, todo es un caos. Lo que aquí puede ser tan sencillo como ir a una panadería a tomar un café o comprar un pan, en Venezuela puede tornarse en una fila de tres horas; y al final que llegas no sabes si te va alcanzar para pagar porque no hay insumos”, explica.

Y bien, a él Sonora, le dio la oportunidad de estudiar y prepararse, sin embargo, hacer lo mismo en su tierra pudiera tornarse complicado, señala, pues la crisis en la que se encuentran golpeó fuertemente a las instituciones educativas.

Los salarios de los docentes están por los suelos, comenta, además la juventud busca sobrevivir y cubrir sus necesidades primarias antes que pensar en prepararse.

“Las universidades son unas de las principales instituciones que recienten la crisis. No hay suficientes maestros, no hay aulas acondicionadas; es complicado, y aparte, no hay para alimentarse… mucho menos para comprar insumos de una carrera, o pagar una carrera. Es complicado, no es tan sencillo estudiar en Venezuela”, comenta.

Y para los jóvenes, ¿Qué tan complicado es conseguir empleo?

“Es bastante complicado porque allá básicamente no hay ninguna empresa privada y las empresas privadas que hay, pues el gobierno les hace la vida de cuadritos, entonces lo único que te queda es trabajar en una institución pública –instituciones públicas que están en carencia–, los hospitales y todas las instituciones están en decadencia”.

¿Y el transporte en Venezuela, qué tal?

“El transporte público es muy malo, es carísimo. El transporte privado –los taxis– no está en buenas condiciones por lo mismo, porque no hay refacciones para los autos, no hay aceite, no hay llantas. Entonces los automóviles y todo el transporte está en las mínimas condiciones funcionales”.

En tierras sonorenses, él puede salir con su novia de paseo o acudir a una fiesta con sus amigos, por el contrario, en tierras venezolanas no parece tan sencillo, explica, pues la inseguridad se ha desbordado a niveles que a decir de él, en México no se alcanzan a percibir.

“Antes era muy común que se reúna la gente; y ahora es difícil porque además de que no hay suficientes recursos, hay mucha inseguridad, la gente tiene que meterse temprano, no pueden andar muy noche por las calles, hay asesinatos, robos. Está muy difícil”, señala.

México corre el riesgo de sufrir lo mismo que en Venezuela

Ante el panorama que dibuja de la situación que vive su país, Luis no quita el dedo del renglón y advierte al pueblo de México sobre el riesgo que pudiera ocurrir después de los comicios electorales que están por celebrarse.

A su parecer, de las cuatro propuestas presidenciales que tendrán los electores el próximo primero de julio, él identifica una opción que ostenta un riesgo eminente con similitudes al ‘chavismo’ o al régimen de Nicolás Maduro.

Como evidencia, explica que a nivel Latinoamérica, existe un bloque socialista, cuyos miembros coinciden en ideología y praxis usando el socialismo como base y a personajes como Hugo Chávez como ejemplo.

“Yo podría identificar con eso al candidato de MORENA, porque no sé si conozcas que el partido de MORENA y otros, están asociados con el ‘Foro de Sao Paulo’”, comienza a relatar y enseguida explica:

“El Foro de Sao Paulo es una congregación de muchos países y organizaciones que avalan y apoyan el socialismo del siglo XXI. Entonces MORENA es parte de ello. Y estar en ese Foro quiere decir que estas personas avalan la dictadura de Maduro, la adoptan y están de acuerdo con ella y con otros regímenes como el de Bolivia, el de Brasil y otros países también socialistas”, platica.

Por ello, advierte que el socialismo no ha funcionado, sino por el contrario ha resultado desastroso para millones de personas que han padecido hambre, miseria e incluso han muerto en manos de dictaduras y regímenes autoritarios.

 

Investiguen y piensen su voto, le dice a los mexicanos

Enfatiza en que la juventud de México debe prestar atención a la historia y darse cuenta de porqué han fracasado las naciones que implementan el socialismo.

Y aunque reconoce que en México no necesariamente han gobernado los mejores, sí advierte que el sistema político nacional actual pudiera empeorar.

“México no ha tenido buenos gobernantes últimamente, pero eso no significa que vayamos a cometer un suicidio. Un cambio no necesariamente tiene que ser para bien”, apunta.

Dadas las similitudes que le adjudica al abanderado de Morena Andrés Manuel López Obrador con Hugo Chávez y con Nicolás Maduro, pide que los jóvenes piensen y razonen su voto, antes de caer engañados en propuestas sin sustento.

“Un candidato como López Obrador, que es populista, lo que intenta prometer es el cielo y la tierra, como si con una barita mágica fuera a resolver todos los problemas”, anota.

Así mismo, Luis Montañez no escatima en señalar los abusos del poder y las consecuencias que el autoritarismo trae consigo, así como tampoco duda en ser crítico contra sistemas que atenten contra la democracia. Sólo pide a los jóvenes, que desde la trinchera que sea, también aporten y sean un contrapeso contra los excesos y contra las medidas que pongan en riesgo el futuro de la juventud.