–CORREN RUMORES– Los gritos del Grito

Son muchas las anécdotas que giran alrededor de la ceremonia del 15 de septiembre, en el balcón del Gobierno del Estado.

Por Hilario Olea Ruiz

LISTOS PARA LA FIESTA… Reportan todo listo para las fiestas patrias este sábado con la tradicional ceremonia del Grito, en donde han pasado muchas historias que ya son anécdotas de la picaresca política, como diría Jaime Cruz Larios. Desde luego que lo primero que se acuerdan es lo que pasó en los 50’s con aquella famosa noche cuando un grupo de maestros se confrontó con el gobierno y llevó las protestas hasta la ceremonia del Grito encabezada por Álvaro Obregón. De sobra es sabido lo que pasó, que fue cuando estos maestros y alumnos normalistas lanzaron naranjas contra el balcón principal de palacio. Solo que no sucedió lo de la famosa frase: ¡Agáchate, Fernanda!, que supuestamente había gritado el gobernador. Por el contrario, lo que pasó ahí fue otra cosa diferente.

 

NADIE SE MUEVA… A decir de los verdaderos testigos de esa noche, el gobernador Álvaro Obregón nunca dijo eso de ¡Agáchate, Fernanda!, sino que cuando comenzaron a tirar las naranjas una de ellas le pegó a doña Fernanda Luken y cuando quisieron entrar a Palacio, el gobernador lo que dijo realmente fue: ¡Qué nadie se mueva! Esto nos lo confirmó uno de los hijos de don Álvaro y otro fue el Ing. Sergio Otero, agrónomo que en ese momento como joven estudiante era testigo de lo que estaba pasando. Ahí se dio, nos dijo, un enfrentamiento entre maestros y judiciales. Además esta bronca venía luego de que se habían enfrentado maestros con la policía en la escuela Ángel Arriola. Pero alguien hizo circular esa famosa frase que ahí se quedó para la historia no oficial.

 

EL BANDERAZO… Pero así como pasó eso, también se registraron otras anécdotas que no están tan documentadas. Como cuando le tocó a Manlio Fabio Beltrones, quien luego de ondear la bandera desde el balcón principal regresó para entregar el lábaro patrio a la escolta militar. Quien en el saludo al mando presentar  la bandera al gobernador se quebró el asta y le pegó en la cabeza a Beltrones, haciéndole una  pequeña herida que  pocos vieron en ese momento. Otra anécdota festiva fue lo que le pasó a Armando López Nogales, a quien la raza casi lo deja ciego cuando estaba dando el Grito con las luces de rayos laser que en ese momento estaban de moda. Todos le apuntaron a la cara de López Nogales que no sabía cómo quitárselo mientras daba el grito.

 

COSTILLAS QUEBRADAS… Otra de las anécdotas que vale la pena consignar fue lo que le pasó al gobernador Eduardo Bours, quien un día antes se había caído de un caballo y se rompió cinco costillas. Por la seriedad de las lesiones los médicos le recomendaron reposo. A fin de evitar problemas ya había decidido que fuera el Secretario de Gobierno el que lo sustituyera e la ceremonia del grito, pero el protocolo oficial determinaba que a quien le tocaba estar en el balcón de palacio era al alcalde en turno, que no era otro que Ernesto Gándara, justo cuando las relaciones con el gobernador no eran de lo mejor. Por eso, Bours pidió que lo sedaran y le pusieran una faja para asistir el mismo a dar el Grito, porque de ninguna manera iba a permitir que lo hiciera el Borrego y se luciera ante la gente. Así fue como llegó, dolorido y todo, a estar en balcón. Solo los más allegados supieron lo que aguantó esa noche.

 

GRITO FALSO… Pero lo mejor fue uno de los gritos de Guillermo Padrés cuando se corrió el rumor de que habría una “megamentada” por el tema de los Malnacidos. Para evitar que la gente lo abucheara se ideó crear el corralito de ignominia, que era poner a empleados de gobierno que fueron llevados bajo amenaza para que desde las cinco de la tarde estuvieran sentados frente al balcón principal. Y todavía no conforme con eso cambiaron la hora del grito y además por televisión pasaron la ceremonia del año anterior, que era obvio porque todo mundo traía ropa diferente comenzando por la propia esposa del gobernador. Un ridículo gigante que trataron de ocultar apretando a los medios para que no lo exhibieran, pero fue totalmente inútil porque hubo quienes sí lo señalamos en forma puntual.

 

TREMENDO ABUCHEO… Esa vez no pudieron evitar que en algunas partes se escuchara el abucheo contra Guillermo Padrés cuando apareció en el balcón principal. Pero todavía fue peor cuando la cantante jarocha Yuri quiso quedar bien y pidió que se aplaudiera a Guillermo Padrés, pero en lugar de eso la cantante recibió tremendo abucheo de la gente. Con esto ya había un mensaje claro del rechazo que estaba teniendo uno de los peores gobernadores que ha tenido Sonora. Para que vean que también en estas ceremonias no solo hay castigo sino se sabe cuál es el verdadero sentimiento de la población.

 

LOS PRIMEROS 35… Este día también tiene un significado muy especial pues el aniversario en que salió a la luz el primer número de Primera Plana, que inició como periódico diario. En medio de muchos esfuerzos y sufrimientos, la primera edición salió a las 2 de la tarde. Hoy, gracias a la conducción del maestro Francisco Javier Ruiz Quirrín es lectura obligada, por ser uno de los semanarios de más prestigio en Sonora y además lectura obligada para la sociedad. Felicidades.

 

Pero bueno, mejor hay que ir al Grito y decir como lo hacía el Palillo Gómez, viva México, cabrones y sálvense quien pueda. Sale.