–DE PRIMERA MANO– Ana Guevara y su “don de la ubicuidad”

Por Ley no puede ocupar tres cargos públicos; deberá decidir por la dirigencia partidista, la diputación federal o la titularidad de CONADE.

 Por Francisco Javier Ruiz Quirrín

¿ENTRE TODAS las cosas, Enrique Peña Nieto ofrece buenos resultados a los mexicanos, luego de su polémico sexenio donde la inseguridad es la marca de la casa?

Sin duda alguna, hay buenas cuentas. De entre lo negativo, algo positivo se podría rescatar, pero fue y es por demás. La comunicación política fue una de las principales fallas de este gobierno encabezado por el mexiquense.

Porque hay menos pobreza que hace seis años, porque México mantiene finanzas públicas saludables, porque somos el mejor destino turístico en América Latina y el sexto en el mundo y porque la democracia se ha consolidado en un país donde su Presidente resiste cual piñata dominguera.

No sólo eso. Una evidencia de que no es una Nación miserable, es que van a terminar generándose entre los años 2012 al 2018, casi cuatro millones de empleos. Esto no ocurre en una región donde impera la desconfianza.

La Libertad de Expresión es una de las libertades más apreciadas en nuestro país, con todo y los enormes excesos cometidos a través de las redes sociales.

Total, hay buenas cuentas, pero Peña ha sido un imán para las noticias negativas y además, se ha dado el lujo de echarse en sus espaldas desgracias que no se originaron por sus decisiones, como la tragedia de los 43 estudiantes asesinados en Guerrero.

Ayer, EPN emitió un mensaje al país con motivo de su sexto informe de gobierno. Hay buenas cuentas, pero la percepción popular sobre su labor es la peor de toda la historia de los presidentes mexicanos.

Quizá y el origen de este fenómeno está en el gran sentimiento por cambiar el régimen. Los mexicanos tendremos la oportunidad de vivirlo pronto, luego de entregarle todo el poder a un solo hombre.

López Obrador estará entre regresar al pasado y pensar en el México de los próximos cincuenta años, pero con él al frente.

¿Qué viviremos?

 

ANA GABRIELA Guevara asumió la diputación federal y hasta forma parte de la primera mesa directiva con el morenista (ahora) Porfirio Muñoz Ledo al frente… Ayer anunció de manera formal que es la principal firma del Partido del Trabajo en Sonora, desbancando a Jaime Moreno Berry que durante 24 años había explotado esa franquicia política… Algo sucedió que de manera franca descabezaron a este hombre… Pero además, Ana confiesa que este 1 de diciembre, asumirá la dirección general de la Comisión Nacional del Deporte… Como ella no tiene el don de la ubicuidad y por Ley no puede ocupar tres cargos públicos, deberá decidir por uno de ellos… Quizá y si escogiera continuar como diputada, pudiera ser compatible con su dirigencia del PT en Sonora, pero no puede ser dirigente partidista y ocupar un cargo en el gabinete de AMLO… Quizá ella habla con optimismo y por su desconocimiento de la Ley, cree que puede ocupar todos los cargos que le ofrezcan… Y todavía habría que añadir su decisión de buscar la candidatura al Gobierno de Sonora en el 2021… Pues vaya que tendrá movilidad.

 

LA GOBERNADORA Claudia Pavlovich aprovechó su cuenta personal en Twitter para reconocer y felicitar al Presidente Peña Nieto, pero no pudo asistir a palacio nacional este lunes por estar al lado de su hija Ana, quien fue intervenida quirúrgicamente el domingo y a estas alturas –nos informan- se recupera satisfactoriamente… Desde luego, ante un dilema la titular del Poder Ejecutivo en la entidad, determinó atender a su hija, antes que cumplir con una forma en evento oficial del Presidente… Ya lo había anticipado… En tratándose de sus hijas, ellas están antes que todo.

 

CUALQUIERA diría que es muy pronto, pero para los suspirantes al Gobierno de Sonora el 2021 está muy cerca… Ya se abrieron de capa, Ricardo Bours Castelo, Ana Guevara y Ernesto Gándara Camou… Falta que lo hagan Alfonso Durazo, Antonio Astiazarán y lo que se le sume de aquí al 2019… desde ya pueden añadir a Célida López Cárdenas.