Donald Trump, después de las intermedias

En Estados Unidos muchos avalan su gestión y la prueba de ello fue que no le fue tan mal en las urnas como se pensaba.

Por Hilario Olea Fontes

A pesar de todas las noticias que nos llegan a México, Donald Trump se ha consolidado como un presidente fuerte y como el jefe indiscutible del partido Republicano en Estados Unidos.

Prueba de ello es que logró un triunfo importante en el Senado, hizo ganar a su partido en estados emblemáticos y logró derrotar, junto a Ted Cruz, al demócrata Beto O’Rourke quien no logró afianzar la victoria aún con los 69 millones de dólares invertidos a su campaña.

Y aunque no se llevó el carro completo, pues en la Cámara superaron los demócratas, las estimaciones iniciales indicaban más diputados para la Ola Azul.

Con estos resultados, el polémico Trump se encamina para una posible reelección.

 

Ganando en la derrota

Jair Mota de Lima.

Para el especialista en Macroeconomía y asesor internacional Jair Mota de Lima, a pesar de todo lo que el mundo escucha de Donald Trump a través de los medios de comunicación, la realidad imperante en Estados Unidos es diferente.

Considera que basta echarle un vistazo a los números finales de esta reciente elección norteamericana para entender que en realidad se ha fortalecido políticamente. Pone como ejemplo que los cambios más importantes corren a cargo del Senado, donde arrasó, como los nombramientos de los Jueces de la Corte.

 

¿Cuáles serían los aspectos principales para afirmar que Trump tuvo un triunfo en las elecciones intermedias?
Los números, el resultado y la forma cómo Trump entró en la disputa en el último mes para evitar lo que la prensa preveía y llamaba “Blue Wave”.

Históricamente, las elecciones intermedias registran un cambio en las dos Casas, y en la Cámara siempre se estila un bloque parlamentario de más de 35 diputados de oposición al partido del Ejecutivo. Y por otro lado, la abrumadora victoria de Trump en el senado, principalmente con los resultados de la Florida y Texas, en donde los demócratas concentraron todos sus recursos para derrotar a Trump.

¿Cuáles son las causas por las que el presidente sigue manteniendo popularidad, a pesar de que la información que llega a todo el mundo afirma lo contrario?
Recortes de impuestos, inmigración, defensa de los valores de familia. Y la máxima: resultados económicos inigualables en la historia de Estados Unidos, rompiendo récords de empleo, aumento de renta e impulsando una política externa agresiva y fuerte.

¿Con estos resultados se podría adelantar una posible reelección?
Sí. Quedó mucho más fácil el camino para Trump. Y este resultado prácticamente aniquila las oportunidades de los demócratas, y para mantenerse en la lucha tendrán que hacer cambios en los discursos y sus narrativas.

¿Es conveniente para México (una vez que llegue al poder López Obrador a partir del 1 de diciembre) la política exterior de Trump para evitar que la economía mexicana se torne populista en extremo?
Sí. La política de Trump es muy benéfica a México, a pesar de que los mexicanos que no lo ven o no lo perciben.

Desde la óptica de la política norteamericana, ¿cuál es la razón por la que se ha criticado tanto a Trump y calificado como una persona autoritaria, racista y populista?
La crítica hacia Trump es una crítica mundial, una crítica de un poder globalista instalado en la ONU, en la comunidad europea y otros organismos mundiales. Como no pueden criticar su postura en economía, en política exterior con los resultados obtenidos con Corea del Norte, la OTAN, ISIS y Rusia solo resta usar la máxima de Maquiavelo: dividir la sociedad por hombres y mujeres, negros y blancos, racistas, gays y heteros, mexicanos, latinos, etc. No hay otra manera de criticar al líder de una nación número uno del mundo, así que se utiliza la táctica maquiavélica leninista.