¡Ni uno más!: Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores A.C.

Texto íntegro leído por el periodista Rafael Cano Franco en la manifestación que se realizó por fuera de las instalaciones de la delegación de la Fiscalía General de la República en Sonora.

Posicionamiento Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores A.C.

Una vez más, los periodistas estamos de luto.

Se ha vuelto a demostrar que en esta sociedad somos el eslabón más débil

Otro buen periodista, Santiago Barroso Alfaro, fue arteramente asesinado y su muerte nos convoca aquí y en cualquier otro lugar donde sea menester exigir justicia.

Luego de la pérdida de ocho compañeros en apenas cuatro meses, es el momento de volver a exigir justicia y decirlo con voz fuerte; pero también es el momento de decirle al estado, en cualquiera de sus tres niveles de gobierno, que ¡¡Ya basta!!

Estamos cansados de aportar una cuantiosa cuota de sangre; estamos indignados de la indolencia para actuar con firmeza y con toda la fuerza para que se nos den garantías de seguridad y poder ejercer nuestro trabajo sin miedo, sin presiones y particularmente sin amenazas a nuestra integridad física o de perder la vida.

Es momento de que las autoridades federales y estatales, establezcan un trabajo coordinado para garantizar justicia a la familia de Santiago y al propio gremio periodístico; no se trata de gritar y vociferar contra todos, se trata de ser claros y señalar que mientras la impunidad sea la constante, los periodistas seguiremos siendo blanco fácil para cualquier atentado.

Hoy exigimos a las autoridades que más allá de investigar los lamentables hechos consumados, atiendan la demanda de a construir juntos los mecanismos que garanticen una auténtica seguridad para los periodistas.

Está claro que la Fiscalía para Atender Atentados contra la Libertad de Expresión, de la FGR, no solamente es un amasijo burocrático inoperante, anquilosado y lento en su actuar; también es costoso e ineficiente por los pobres resultados que ofrece.

Por eso es que debe cambiarse el esquema, se deben construir mecanismos ágiles y coordinados entre los gobiernos estatales y el Federal; establecer líneas de protección y de investigación que, en primera instancia salvaguarden la integridad de los periodistas y comunicadores, pero también combatan la impunidad y actúen para resolver los crímenes que se han cometido.

Por desgracia nada de lo que hagamos devolverá la vida a Santiago Barroso y a todos los otros colegas que han sido asesinados; pero en su memoria es que debemos exigir a las autoridades den prioridad a estos crímenes, realicen un trabajo coordinado con eficiencia, que dejen de lado sus diferencias y garanticen seguridad.

Que ningún otro periodista muera por ejercer su trabajo.

¡¡Ni uno más!!