–CORREN RUMORES– El club de la Moringa

Los secretos de políticos morenistas están saliendo a la luz pública por las denuncias de sus compañeros de partido.

Por Hilario Olea Ruiz

AHORA SON DE MORENA… Nos tenían acostumbrados a que a los priístas les decían los nopalitos, y no por babosos, sino porque cada vez les salían más propiedades. Luego esto pasó a los panistas, sobre todo a los padrecistas en Sonora. Pero, caray, parece que los de Morena a unos meses de tener el poder ya están mostrando que también llegaron con algunas malas mañanas. Ahora les dicen que son del Club de la Moringa, porque también, cada semana les salen más propiedades. Los últimos exhibidos y lo peor del caso que es por sus mismos compañeros, son el candidato a gobernador por Puebla, Miguel Barbosa, quien resultó con una residencia millonaria que compró al expresidente Miguel de la Madrid y que tenía muy escondidita. Y ahora, la bomba el truena al candidato a gobernador por Baja California, Jaime Bonilla, quien había ocultado que tiene una lujosa residencia en San Diego, California, que está valuada en la friolera de 24 millones de pesos. De dónde mulas, don Pedro.

 

MUTIS TOTAL… Lo peor de todo es que los siguen exhibiendo y lo único que responden es con insultos de parte de sus chayochairos. Insisto, que la cuña aprieta porque es del mismo palo, pues estos reportes los están haciendo militantes de Morena en lo que es un verdadero canibalismo interno. Otros casos de fieles aliados y exonerados por la cuarta transformación son Elba Esther Gordillo, a quien se le perdonó que haya presumido una herencia de 120 millones en efectivo que le dejó su madrecita, una modesta maestra rural, que debió ser muy ahorrativa. Y si le siguen buscando, se van a topar con que hay mucho que esconder y poco que presumir, sobre todo en los candidatos de este partido.

 

OTRO REGAÑO… A propósito, siguen las quemadas públicas a funcionarios del gabinete federal. Además del pobre del Subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, que le ha tocado dos veces, ahora el que se llevó el regaño mañanero fue el secretario de la SCT, Javier Jiménez Espriú, porque se le ocurrió afirmar que no hubo corrupción en la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. Esto obvio, de entrada estaba en contradicción por todo lo esgrimido por el actual presidente y en segundo, que el bato quiso saber más que el jefe. Por eso ayer mismo en la mañanera lo desmintieron y feo, asegurando López Obrador que sí hubo corrupción. Chale, qué mala onda.

 

MÁS BONITOS… Seguramente que Alfonso Romo, jefe de la oficina del Ejecutivo, se tendrá que emplear a fondo para poner en sintonía a todos los funcionarios del gabinete para que de ahora en adelante consulten lo que van a decir. Es más, lo que van a pensar. Porque de lo contrario los van a seguir desmintiendo en público y exhibiéndolos como mentirosos, porque ni modo que salgan con que el jefe está equivocado. De seguir corren el riesgo que le colmen la paciencia al presidente y en un arranque de coraje, como el que le hicieron pasar ayer la familia de Emiliano Zapata, ponga a estos funcionarios de patitas en la calle y para rematar los declare fifís y neoconservadores. Que conste que están más que advertidos.

 

REUNIÓN MAGNA… Para mañana viernes se está programando una reunión cumbre de Seguridad Pública en Hermosillo, la cual será presidida por  Alfonso Durazo en su calidad de secretario del ramo. Se habla que cuando menos estarán diez secretarios de Seguridad Pública de otros tantos estados.  Será más que interesante, porque además hay un mensaje claro que el sonorense ya comienza a preocuparse por cuidar su parcela, sobre todo ahora que algunos han levantado la mano y no son cartas menores, como es el caso de Ricardo Bours, Ernesto Gándara, Ana Gabriela Guevara y Toño Astiazarán. Seguramente que hoy se conocerá el programa de esta reunión, en donde deberá estar de invitada especial la gobernadora y a lo mejor también otros gobernadores.

 

YA ES ONCE… No es por estar fregando, o mejor dicho sí, pero quiero recordarles que ya estamos a once de abril y es fecha de que todavía la Secretaría de Hacienda y la Comisión Federal de Electricidad no da muestras de querer firmas el convenio con el gobierno del estado para garantizar el subsidio a la tarifa eléctrica de verano. Esta debe quedar lista para que entre en vigor a partir del uno de mayo. Lo malo, que la próxima semana es inhábil  y con ello se lleva el resto del mes. Hay que advertir que ya se siente molestia entre la población por el riesgo de tener que pagar despiadados recibos de luz en este verano. Ah, y no habrá chance que le echen la culpa a los fifís.

 

OTRA INTENTONA… Se supone que hoy habrá reunión del consejo de huelga del STEUS y el STAUS para revisar la última propuesta de las autoridades universitarias. Aquí sabremos si realmente tienen interés en solucionar la huelga, porque ya hay cosas extrañas, como el hecho que traigan el mismo rollo que los sindicatos de otras universidades en huelga. Es lo mismo, solo le han cambiado nombres. Pero bueno, a nadie les conviene quedarse de guardia en Semana Santa y Pascua. A lo mejor eso presiona. Ya veremos.

 

En tanto, mejor recordar lo que decía el Memo del  Cerro, en boca cerrada no entran moscas, ni regañadas del jefe. Sale.