–CORREN RUMORES– Pocos coludos, muchos rabones

Hay una promesa presidencial para atender el tema de las tarifas eléctricas en Sonora, pero ya saben que este gobierno padece el síndrome de la Chimoltrufia.

Por Hilario Olea Ruiz

ESTÁN PREPARANDO EL GOLPE… Ya van algunas declaraciones de funcionarios de la Comisión Federal de Electricidad que no mandan señales de que nos van a dejar volando en materia de subsidio de verano si no hay suficiente presión social. Porque solo así es como el gobierno federal responde. A los calladitos solo se les ve más bonitos, pero no los pelan. Miren, recién el director de Finanzas dijo que la paraestatal trae una pérdida de 130 mil millones de pesos, en gran parte por culpa de los subsidios en la tarifas doméstica, comercial y agrícola. Otro funcionario de Operaciones se quejó amargamente de la carga que representa para la CFE los subsidios que se tienen que hacer cada año a los usuarios del país, sobre todo los que vivimos en regiones de calor extremo. Obvio, ninguno de ellos se viene a vivir por estos rumbos sin refrigeración.

 

LOS RABONES GANONES… Dicen que  para que algo sea socialmente justo, debe ser parejo o sea que todos coludos o todos rabones. Pues miren, en este caso las cuentas no dan porque el sindicato de CFE y sus empleados de confianza son coludos y el resto quedamos como viles rabones que ahora corremos el riesgo de ser más rabones todavía si no hay subsidios de verano. Y lo peor, que ahora resulta que nosotros somos los culpables de su desastre administrativo. Claro, no menciona que se le condonó a usuarios de Tabasco la friolera de 47 millones en consumo eléctrico. Menos dice que cada año  se les regala a poco más de 72 mil empleados de base electricidad por valor de más de mil 500 millones de pesos. Sin contar en esto a los 50 mil jubilados y pensionados que reciben también este privilegio laboral.

 

YA ES ABRIL… Por si no se han dado cuenta ya estamos en abril y a pesar de los llamados del gobierno estatal, la Secretaría de Hacienda no quiere firmar el convenio para que todos los sonorenses aspiremos a tener tarifa 1-F este verano. Vamos, en un descuido y hasta los ocho municipios que gozan por decreto de este beneficio pueden quedar fuera, entre ellos estamos los de la capital y nuestros queridos y amados 48 grados centígrados al abrigo. Para poder cumplir con los trámites urge que este mentado convenio se firme ya. Se supone que hay una promesa presidencial de por medio, pero ya saben que este gobierno padece el síndrome de la Chimoltrufia, que como dice una cosa luego dice la otra.

 

GRITOS Y SOMBRERAZOS… El riesgo de que no haya subsidio realmente es grande, porque hasta el momento son pocas las voces que se han levantado para exigir este apoyo de verano. El gobierno del estado ha insistido en la firma del convenio, incluso en las dos visitas del presidente López Obrador a Sonora ha sido el tema sobre el que le insiste la gobernadora Claudia Pavlovich. El presidente dice que sí, pero no cuando. Y lo que es peor, ni cuánto. Otras voces han sido la de la Unión de Usuarios. El PAN con su consulta. Algunos legisladores. Pero hasta ahí.  Y para el colmo, los pronósticos del tiempo nos dicen que para la próxima semana ya estaremos rondando los 40 grados. Más vale comenzar a pegar de gritos estilo CNTE o como tabasqueños para que nos pelen, de lo contrario, nos pasará lo que los usuarios de la frontera, con recibos de luz de más de 40 mil pesos. Y que conste que se los advertimos con tiempo.

 

TAMBORES DE GUERRA… Todo parece indicar que los sindicatos universitarios no darán marcha atrás y agarrados de la mano se van este día a huelga en la Universidad de Sonora. Las ofertas que hace Rectoría son bajas según ellos, y la mayoría de los empleados y maestros prefieren irse a la huelga, aunque tengan que pasar las vacaciones de Semana Santa y Pascua haciendo guardia. El punto es que la única manera que la libre la Unison es   con recursos federales y pues no parece que quieran tirarle un salvavidas financiero. Aquí el que tiene la voz cantante es Jorge Taddei con el doble compromiso de ser  parte del cuerpo académico y en segundo, como responsable del gobierno federal en Sonora. Lo malo, que fiel a su costumbre, no se ha dejado ver en este problema. Pero eso no significa que no sea de su responsabilidad. Por lo mismo, parece que la huelga es inminente aunque las posturas de los sindicatos sean buscar acuerdos y no como antes que era totalmente beligerante. Pero money es money.

 

OTRO ENREDO… La que también anda muy enredada es la elección para la presidencia de la Unión Ganadera Regional de Sonora. Al parecer Daniel Baranzini se dejó mal aconsejar por personajes de no buena ralea, dirían por ahí. Oyendo estas voces está llenando de lodo el proceso, pero sobre todo llevándolo a niveles de conflicto que puede provocar la división del gremio, que no está para estos trotes en este momento. No olvidar que entre estas voces están los Sierra, quienes lograron controlar la UGRS a punta de pistola de la policía. No olvidar cuando las asambleas locales las hacían con custodia policiaca para que no entrara la gente de Gustavo Camou. Y recordar el desastre que dejaron en esta agrupación ganadera. Hoy parece que intentan otro asalto y no creo que sea para nada bueno. Pero Baranzini todavía tiene tiempo para recapacitar y zafarse algunas malas amistades.

 

Sea como fuere, lo cierto que hay que recordar al Viejo Lucio, quien decía que los cabrestos se hacen torcidos, pero los negocios no. Sale.