RUIZ QUIRRÍN… LA COLUMNA…

*No se advierte voluntad para reformar Ley de UniSon

*AMLO no tiene al país en un puño; ese sería su error

*Los sonorenses están atentos a resultados de MORENA

 Por Francisco Javier Ruiz Quirrín

SÍ, EXISTE HOY un escenario en que vendría bien una reforma a la Ley Orgánica de la Universidad de Sonora.

La que está vigente, fue promovida por el Gobernador Manlio Fabio Beltrones en 1992, es decir, hace 27 años.

Deseaba el mandatario entonces que la máxima casa de estudios fortaleciera su autonomía y se le otorgaran mayores facultades para obtener recursos que le permitieran fomentar la investigación y difundir la cultura.

Su máximo órgano de gobierno, pasó de un Consejo Universitario a una Junta Universitaria integrada por científicos y personalidades distinguidos, no necesariamente nativos de Sonora, pero cuya aportación asegurara una visión más global de la Alma Mater.

En el “aterrizaje” de la nueva legislación, el primer beneficiario fue el designado Rector, Jorge Luis Ibarra Mendívil y con él la conformación de un grupo sólido originado en el área de las ciencias químicas, que al paso de los años se apoderó prácticamente del mandato universitario.

Así, Jorge Luis heredó a Pedro Ortega, éste a Heriberto Grijalva y finalmente, Enrique Velásquez (el actual Rector), recibió el impulso de esa “solidez” para sentarse en la silla más importante del edificio principal. Todos, fueron reelectos. Ibarra, Ortega y Grijalva, permanecieron por ocho años en el cargo.

Entre las ventajas de la reforma impulsada por el Gobernador Beltrones, es que se dio cuenta que dicha promoción no resultó lo conflictiva que hubiera esperado y el nuevo texto ratificó la estructura legal para impulsar una época de paz y tranquilidad en el campus universitario, luego de los aciagos días vividos en la década de los setentas y principios de los ochenta, cuando la violencia mostró su rostro estudiantil.

Al paso de los años, la UniSon alcanzó grados importantes tanto a nivel nacional como internacional y sus generaciones han vivido momentos que les han permitido estudiar y terminar sus carreras sin mayores problemas.

La infraestructura y oferta educativa aumentó considerablemente y la población estudiantil casi alcanza los 40 mil alumnos en este 2019 en todos los campus a lo largo y ancho del Estado.

Sin embargo, el tiempo también se ha encargado de observar el crecimiento de una burocracia y el reparto de privilegios económicos entre directivos, funcionarios, así como en los criterios para el trato laboral del personal académico.

El concepto de “Autonomía” ha sido tomado por directivos de ese grupo compacto de las últimas tres generaciones, como una especie de libertinaje para asignarse bonificaciones extraordinarias en sus ingresos, convencidos de que nada ni nadie les exigirá cuentas, ni están obligados a rendirlas.

Nada más, nada menos, hoy mismo, el exRector Grijalva renunció a sus clases en Ciencias Químicas para conservar su “estatus” salarial de “Rector” y lograr una jubilación el año venidero mucho más jugosa. Pero no está fuera de la nómina. El señor gana como “asesor” casi 40 mil pesos mensuales.

Para ese grupo dentro de la UniSon, el discurso sobre la austeridad es mera demagogia.

A la par, los sindicatos de maestros (STAUS) y de trabajadores (STEUS) tomaron mayor fuerza y en este momento son “intocables” en sus exigencias y pretensiones, de tal manera que sus emplazamientos a huelga, cada año y en el mes de marzo, se reiteran con la seguridad del paro laboral o la huelga que envuelve a todos en una crisis atemorizante y donde al final del día, se ha podido comprobar históricamente que no sólo nadie gana, sino que todos perdemos, sociedad, estudiantes, padres de familia, gobiernos, rectoría, profesores, empleados.

¿Qué no habrá alguna mente brillante donde quepa la elaboración de una iniciativa para respetar los derechos laborales de los sindicatos, pero sin perturbar a los estudiantes?

… Y, ¿por qué?

Por la sencilla razón de que la Universidad no es una fábrica de zapatos, ni una maquiladora, ni una agencia automotriz. Debe ser una institución donde se preparen a las nuevas generaciones de sonorenses para que tomen las mejores decisiones a favor de esta tierra.

Pero además, porque la máxima casa de estudios de Sonora se sostiene y se mantiene con los impuestos de todos.

Sí. La idea de una reforma a la Ley que rige a la UniSon es un tema que comienza a manejarse.

Sin embargo, no se observa voluntad alguna para alcanzar ese objetivo.

En 1991, cuando Beltrones era candidato a la gubernatura, ideó y llevó a la práctica un plan para, una vez en palacio de gobierno, promover la reforma a la ley universitaria.

La estrategia incluyó manejo mediático y el conocimiento público de deudas de rectoría exigidas por los bancos.

En los tiempos que vivimos, hace dos años, se llevó a cabo el proceso de elección de nuevo Rector. La gobernadora Claudia Pavlovich, abogada egresada de la Universidad de Sonora, resolvió no meter las manos y así respetar a la institución. La designación del doctor Enrique Velásquez, sin embargo, dejó la percepción en la opinión pública que hubo un cambio en rectoría, para que todo siguiera igual. O peor.

La Alma Mater nuevamente se cubrió de banderas rojinegras en este 2019. La historia de las lamentaciones ante estos hechos, salieron a relucir.

Qué curioso, todo mundo lamenta la huelga, pero nadie puede preverlo.

Pero no se requieren más de dos dedos de frente, para concluir que para adecuar a los tiempos que vivimos nuestra máxima casa de estudios, evitar el burocratismo, los privilegios, las injusticias laborales, pero sobre todo, el perjuicio a los estudiantes, se necesita una reforma a su Ley interna.

Y para lograrlo se requiere voluntad, acompañada de talento político.

Por lo pronto, los ojos de los sonorenses contemplan la “isla del privilegio” en la Universidad de Sonora, donde bailan juntos las autoridades y los líderes sindicales.

Los estudiantes pueden esperar.

 

El más grande error del Presidente López Obrador

CADA DÍA aparecen más voces que ya no se preocupan por publicar sus críticas y desacuerdos con las declaraciones y medidas que está llevando a cabo el Presidente de la República… Y éste último se da el lujo de tratar de engañarnos con la verdad… Esta semana se vio en la necesidad de recular una vez más, porque su talento le da para entender que se le vendría el mundo encima en caso de insistir en aplicar acciones no sólo incongruentes e impopulares, sino absurdas… Y es que constantemente ha insistido en decirnos que no habrá aumentos en los impuestos, ni se crearán nuevos… En el caso de las gasolinas, ya señaló a los gasolineros, a quienes consideró culpables de la dificultad de mantener los precios “por sus altas utilidades”… Arturo Herrera es un subsecretario de Hacienda y Crédito Público, muy serio…Es un técnico fiscalista muy reconocido… Herrera se lanzó a hacer una declaración que se convirtió en la nota de ocho columnas natural en todos los diarios y con grandes titulares en las redes sociales: “Estamos estudiando la posibilidad de volver a cobrar la tenencia vehicular”, dijo… Y se añadió que al hacerlo, el gobierno federal captaría entre 150 y 200 mil millones de pesos, necesarios para apoyar las causas sociales en este sexenio… La tenencia vehicular fue un impuesto establecido durante el régimen del Presidente Gustavo Díaz Ordaz, como una forma de captar recursos para la organización de las olimpiadas de 1968… Se advirtió que dicho gravamen sería temporal una vez cumplida su función… Sin embargo, debieron transcurrir 44 años para derogarlo… Lo hizo el Presidente Felipe Calderón, pero, inteligentemente, lo desapareció al concluir su sexenio… Sólo unas horas después del anuncio del subsecretario Herrera, el Presidente López Obrador expresó en su “mañanera” que “no habría aumento de ningún impuesto, ni se crearían nuevos”… Y como para refrendar aquella “gallardía”, señaló: “No aumentaremos impuestos; eso quisieran nuestros adversarios”… Evidentemente Herrera es un funcionario que no se manda solo… Si su declaración hubiera sido a título personal, a estas horas habría puesto su renuncia… La realidad es que el Presidente es un manipulador… Utiliza la tribuna en palacio, las redes sociales y sus actos públicos en las plazas, para tratar de legitimar sus acciones; así también, a sus funcionarios para que, a través de ellos, pueda medir las consecuencias de algunos de sus absurdos… Pero a cinco meses de mandato es innegable el desgaste que está sufriendo… Por lo pronto, el mundo presente en los espacios periodísticos se está uniendo abrumadoramente en su contra y de ahí a que descienda a Juan Pueblo, será cuestión de un tiempo más corto que el esperado… En nuestra humilde opinión, el Presidente Andrés Manuel López Obrador está cometiendo un grave error: Está acelerando el tiempo y llevando a cabo acciones y decisiones trascendentales sin tener el control del país en sus manos… Porque una cosa es el dominio sobre el Congreso y la Suprema Corte y, otra muy distinta, el dominio sobre los diversos grupos y factores reales de poder en este país… A estos últimos no los ha controlado, pero aún así continúa con sus anuncios espectaculares poniendo en práctica un populismo que también intentó Lázaro Cárdenas y que también intentó Luis Echeverría, pero ambos, lo hicieron cuando ejercieron un gran control… ¡Y no pudieron dejar un sucesor a modo!… AMLO se motiva porque sabe que tiene el apoyo de la mayoría, pero esto es muy volátil… Puede cambiar –literalmente- de un día para otro.

 

Las consecuencias del incumplimiento

EN MATERIA política la moneda está en el aire… En Sonora nadie puede asegurar que MORENA repetirá el “tsunami” del 2018… Hasta este momento, los resultados del trabajo de los gobernantes están en duda… Algunos han decepcionado, de plano… En el Congreso del Estado, la mayoría de los legisladores locales de aquella alianza conocida como “Juntos haremos historia”, han mostrado una ignorancia que les ha permitido ser de todo, menos oposición al Gobierno del Estado…El presidente municipal de Bácum, Rogelio Aboyte, estará recluído por 15 meses en una cárcel de los Estados Unidos por falsificar su pasaporte; la alcaldesa de Navojoa, Rosario Quintero, haciendo antesala a un juicio político por actos de corrupción; Sergio Pablo Mariscal, el “presimuni” de Cajeme, sigue sin mostrar capacidad para ocupar un cargo de esa naturaleza; Sara Valle, de Guaymas, nos ha brindado un gran espectáculo de nepotismo al igual que el alcalde de Empalme… En Nogales, Jesús Pujol Irastorza ha resultado toda una decepción… Se esperaba más de él pero ha mostrado una mentalidad infantil… En fin… Salvo Célida López Cárdenas que en Hermosillo está siendo bien calificada y deja constancia diaria de su trabajo, el resto de “MORENOs” deja mucho qué desear… Pero el ejemplo más preclaro lo tienen en el propio Presidente de la República… La Gobernadora Pavlovich ya ha dejado constancia de sus solicitudes para reiterar el convenio para el subsidio de las tarifas eléctricas y es hora de que no se “aterriza” ese compromiso público… Ni qué decir de los reducidos presupuestos para la educación media superior con duros golpes a alumnos, maestros y trabajadores de Cecytes, Cebatis y colegios de bachilleres, la suspensión del fondo minero y el “tortuguismo” en los recursos para programas sociales… Le digo… El desencanto popular podría acelerarse y matar una esperanza en millones de personas que creyeron en verdad en un cambio verdadero…

 

Ricardo Bours, adversario serio

EL EMPRESARIO y exalcalde de Cajeme, Ricardo Bours Castelo, dejó constancia en su charla con los integrantes del Grupo Compacto de Columnistas Políticos de lo siguiente: “Está decidido a buscar la candidatura y convertirse en Gobernador de Sonora en el 2021 por la vía independiente; está convencido de que el modelo político puesto en práctica por Manlio Beltrones y la Gobernadora Pavlovich, está agotado; ya está recorriendo el Estado; pasará la “charola” para captar recursos; El nuevo periódico “Con Valor”, en Hermosillo, tiene la pretensión de ser negocio; Ernesto Gándara debiera ser el candidato del PRI a la gubernatura; su propósito será el recuperar la identidad y sentido de pertenencia de los sonorenses”… Sin duda, este integrante de la familia Bours ahí estará en la pelea y dispuesto a todo… Y yo creo que los pesos y los centavos, no serán problema.