–DE PRIMERA MANO– Germán Martínez: ¿Renuncia o despido?

López Obrador se puede quedar solo si insiste en su obsesión de concentrar hasta las conciencias de sus más cercanos colaboradores.

Por Francisco Javier Ruiz Quirrín

LA RENUNCIA de Germán Martínez a la dirección general del Instituto Mexicano del Seguro Social deja un precedente para el futuro gabinete del Presidente López Obrador.

Y es que por una parte, este alto funcionario quiso ser franco al revelar hace unos cuantos días que el desempleo estaba presente en la economía nacional al registrarse de manera extraordinaria, bajas de derechohabientes que evidentemente, habían perdido su trabajo.

Desde luego, esta revelación no gustó para nada en Palacio Nacional y es probable que vivamos ahora las consecuencias al “darse de baja” en el gabinete, al titular del IMSS.

Asimismo, Martínez se justificó en su carta renuncia con una acusación de “intromisión perniciosa” en contra del secretario de hacienda, Carlos Urzúa.

Ahora, si bien es cierto que el “malo” de la película siempre ha sido y es el titular de hacienda y crédito público, la realidad es que don Germán envió el mensaje hacia “más arriba”.

Porque ninguno de los secretarios se manda solo y porque en su momento, el propio AMLO ha “corregido” a altos funcionarios, pero no ha pasado de ese ridículo, permaneciendo en el gabinete, lo que nos invita a pensar que todo era parte de un plan mediático.

Sin embargo, en el caso de Germán Martínez, exdirigente nacional del PAN y gente en su momento muy cercana al Presidente Felipe Calderón, su salida del IMSS reúne todas las características de un cese fulminante.

Como sea, el mensaje está sobre la mesa: Nadie más que el Presidente de México es dueño de las verdades en el gabinete federal, es el “humo que sale de Palacio Nacional”.

El otro mensaje, el extraoficial, es el temerario: López Obrador se puede quedar solo si insiste en su obsesión de concentrar hasta las conciencias de sus más cercanos colaboradores.

 

GUILLERMO Noriega Esparza, representante del IMSS en Sonora, está consciente de que la demanda de la derecho-habiencia de este organismo supera y con mucho a la oferta… Es decir, ni hay suficientes camas ni suficientes médicos especialistas para atender de manera más eficiente y eficaz a miles de trabajadores y sus familias, en situación vulnerable… Consideró al conversar con integrantes del Grupo Compacto de Columnistas Políticos, que su dependencia opera con números deficitarios, porque de los 12 mil millones de pesos de presupuesto anual, cuatro mil tienen qué ser enviados desde el gobierno federal… desde luego se comentó la renuncia del director Germán Martínez y Noriega expresó estar consciente de que “nadie es indispensable” en un cargo público y que es optimista al pensar que al tiempo todo evolucionará para bien, pero –aclaró- también todo un límite… Nos sorprendió, por cierto, al revelarnos que luego de cuatro meses de haber llegado a la titularidad del IMSS en Sonora, no ha cobrado sueldo, simplemente por cuestiones de la gran burocracia nacional.

 

POR CIERTO, si el ahora exdirector del IMSS decide regresar al Senado de la República, automáticamente le quitará su escaño a Pedro Haces, flamante dirigente nacional de CATEM, la nueva organización de obreros en el país, fortalecida en esta “Cuarta Transformación”… ¿Será?… Y es que Haces era el suplente en la fórmula junto a Martínez.

 

SI EL GOBIERNO Federal está reflexionando acerca de aprovechar los estacionamientos de los estadios de béisbol “Héctor Espino” y “Tomás Oroz Gaytán” de Hermosillo y Ciudad Obregón, respectivamente, (al adquirirlos del Gobierno del Estado), quiere decir que apareció por ahí alguna “mente brillante” que pensó en aprovechar esos espacios para detonar la economía regional, ofreciéndolos a empresarios… Lo extraño es que no hayan aparecido hasta ahora, voces que protesten por ello, porque un estadio-escuela-clínica deportiva, requiere de estacionamiento… ¿Qué no?