–DE PRIMERA MANO– Récord Guinnes; López Obrador hace historia

El principal inquilino de Palacio Nacional está logrando un liderazgo extraordinario: Unir al pueblo en su contra.

Por Francisco Javier Ruiz Quirrín

NO SE REQUIEREN dos dedos de frente para advertir que el Presidente López Obrador calificará de “adversarios, fifís y conservadores hipócritas” a los organizadores y participantes de las manifestaciones de este domingo 5 de Mayo, en las que miles de personas exigieron su renuncia bajo el argumento de que el primer obligado a cumplir y hacer cumplir la Constitución, la está ignorando y violentando.

Vaya que don Andrés Manuel está haciendo historia. Porque bien podría proponerse como récord Guinnes la voluntad de muchos mexicanos para salir a la calle y exigir que el Presidente cumpla con la Ley, pero ¡a los 5 meses de haber asumido el cargo! Se antoja pensar que en el tiempo más corto comparado con otros mandatarios ha logrado unir mucha gente en su contra.

Así como ha demostrado que no quiere caminar sino correr para cristalizar su llamada “Cuarta Transformación”, con esa misma rapidez, el principal inquilino de Palacio Nacional está logrando un liderazgo extraordinario: Unir al pueblo en su contra.

Porque independientemente de las especulaciones, señalamientos y acusaciones respecto a los organizadores de esta marcha del 5 de Mayo, la realidad indica que miles dejaron sus casas y salieron a la calle a hacer sentir su temor ante la amenaza de la implantación de una dictadura.

López Obrador dirá que “la mafia del poder” continúa operando; que cuenta con los suficientes recursos para organizar marchas en su contra, pero este movimiento dominical ofreció el posible escenario ante la intolerancia y totalitarismo que pudiera seguir mostrándose desde la Presidencia de la República.

La respuesta no es novedosa. Los asesores políticos y “gurús” modernos, aconsejan a quienes les contratan que una manera de detener una crisis es creando un enemigo aunque seas imaginario e inexistente.

Por ejemplo, Epigmenio Ibarra, productor de cine y uno de los cerebros en los que descansa esta “4-T” de López Obrador, escribió ayer en su cuenta personal de Twitter que “en estos momentos existe un movimiento desestabilizador en contra del Presidente de la República”.

La única realidad es que todo el patrimonio de credibilidad se está colapsando y a pasos agigantados.

Negarlo es negarse a sí mismo.

 

PUES YA Se enteró usted que el gobierno federal a través de una “carta de intención”, manifestó su interés en adquirir los estadios de béisbol “Tomás Oroz Gaytán”, de Ciudad Obregón y “Héctor Espino”, de Hermosillo… Según lo dio a conocer la Gobernadora Claudia Pavlovich, esta idea surgió luego de una conversación “sobre el Jetta” del Presidente López Obrador… La idea no es mala, pero las cochinas dudas aparecen con su rostro más sonriente… Primero, ¿quién nos garantiza que el gobierno federal no va a abandonar esos antiguos inmuebles?… Preferible, establecer sobre las superficies privilegiadas de esos estadios, empresas que generen cientos de empleos, que reactiven la economía regional y -júrelo usted- después de ello la promoción deportiva se dará por añadidura… Si el gobierno de Sonora logra un ingreso para sus arcas destinadas a pagar ineficiencia y corrupción del pasado reciente, el patrimonio de los sonorenses será echado al cesto de la basura… Al final de cuentas, también con nuestros impuestos se construyeron los dos nuevos y modernos estadios en esas mismas plazas… No se trata de desaparecer espacios deportivos, pues.

 

ESTE SÁBADO tuvimos el gusto de saludar en Ciudad Obregón, acompañado de su esposa Lourdes Laborín, al exgobernador Eduardo Bours… Salían de misa en la catedral… Recordé entonces el anuncio de que Eduardo impulsará las aspiraciones del gobernador de Campeche, Alejandro “Alito” Moreno, para convertirse en el nuevo presidente del comité ejecutivo nacional del PRI… Por sus declaraciones tan contradictorias, a este joven mandatario del sureste mexicano lo veo muy incongruente y falto de firmeza en su actuación y en su pensamiento… Por ejemplo, a López Obrador antes de ser Presidente, lo calificó de ladrón y de enfermo de la cabeza… Sin embargo, al llegar a Palacio Nacional, Andrés Manuel se convirtió para “Alito” en el “hombre que México necesitaba”… No sólo eso… Por sus actuaciones se advirtieron sus esfuerzos por hacerse aliado de AMLO… Quizá y Eduardo, quien siempre ha sido un hombre congruente y reconocido por honrar a su palabra, en algo ayude a Alejandro a madurar y pensar que el pueblo de México rechazó al PRI por contar con políticos con una personalidad muy parecida a la de “Alito”.