Otorga reconocimiento industria aceitera nacional a Unison

La institución gremial destacó el trabajo que se realiza en el Laboratorio de Biotecnología de Lípidos del Dictus.

Como resultado de un sólido trabajo de vinculación con la industria aceitera del país, la Asociación Nacional de Industriales de Aceites y Mantecas Comestibles, A.C., otorgó un reconocimiento al Laboratorio de Biotecnología de Lípidos del Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Universidad de Sonora (Dictus), por obtener el primer lugar en la prueba de análisis de aceite comestible puro de soya.

Luis Ángel Medina Juárez, profesor investigador y responsable de laboratorio, destacó que el reconocimiento científico se logró luego de la participación que se tuvo en el Programa de Calidad Aniame edición 2018, donde de nuevo alcanzaron la certificación nacional para los análisis de aceites comestibles.

Para el grupo de Biotecnología de Lípidos, donde también participan Nohemí Gámez Meza, profesora-investigadora, y Claudia Molina Domínguez, técnica académica y responsable del equipo de cromatografía, dijo que la certificación implica un reconocimiento que apoya las actividades de vinculación con la industria mexicana productora de aceites vegetales comestibles.

Indicó que ese programa de certificación de calidad tiene vigencia desde el año 2003 bajo la tutela de la citada asociación.

Medina Juárez dio a conocer que ese programa de estudio colaborativo es único en su tipo en México, en el que participan los mejores laboratorios y especialistas en los análisis de la calidad de aceites y grasas comestibles, trátese de la industria aceitera, universidades e institutos.

Su misión, planteó, es brindar un incentivo a los laboratorios y equipos de químicos para aumentar la eficiencia, mejorar y homologar las técnicas y métodos de análisis de calidad de los productos terminados (aceites comestibles). “Se busca siempre mejorar la eficiencia de las empresas y la calidad en beneficio de los consumidores”, reiteró.

Refirió que el programa de vinculación del grupo de Biotecnología de Lípidos inició el 26 de noviembre de 1991 con la firma de un convenio de colaboración técnica y científica de esta casa de estudios, a través del Departamento y la Asociación Americana de Soya.

Después, añadió, se firmó otro convenio el 31 de enero de 2008, y durante todo ese tiempo brindamos asesoría sobre el monitoreo de la calidad y el procesamiento de aceites vegetales a diversas empresas del país.

Mencionó que entre esas industrias se encuentran, Industrializadora Oleofinos, S.A. de C.V., de Zapopan, Jalisco; Proteínas y Oleicos, S.A. de C.V., plantas Mérida, Yucatán, y Celaya, Guanajuato; Grupo Aceites del Mayo, S.A. de C.V. / Aceite Oleico, y Grupo RAGASA Industrial, S.A. de C.V. / Aceite Nutrioli.

Medina Juárez señaló que ese programa de vinculación con la industria aceitera está  articulado con los de investigación y docencia del Dictus, a partir de la Licenciatura en Biología y la Maestría y Doctorado en Biociencias.

Consideró que, tal y como se señala en la misión de la institución, se debe articular la docencia con la generación y aplicación del conocimiento, la difusión de éstos y la extensión de los servicios, contribuyendo al desarrollo sustentable de la sociedad.

“Además, nuestro objetivo es coincidir con las nuevas estrategias del Conacyt (SNI y PNPC) en relación a que los proyectos de investigación y los trabajos de tesis que emanen de ellos, además de publicaciones científicas, deberán tener un enfoque de aplicación en un contexto social (con la comunidad e industria), a través de acciones de difusión, de gestión de patentes y desarrollos tecnológicos”, concluyó.