–CORREN RUMORES– Algo se pudrió en BC

Fue fácil, demasiado fácil, convencer a los 12 diputados panistas que puso Kiko Vega y maneja a su antojo, para que salieran a votar con singular alegría.

Por Hilario Olea Ruiz

LAS CARTAS DE CANJE… Hay que reconocer que los gobernantes emanados de Morena aprenden pronto las malas mañanas. Y prueba de ello lo tenemos aquí cerca, en Baja California, en donde lograron convencer a diputados del PAN, PRI y la chiquillada de que votaran en una sesión extraordinaria que incluso fue en la madrugada, para ampliar el período de gobierno de Jaime Bonilla, de dos años que se había aprobado en el 2014, a cinco años, para que salga en el 2024 y le alcance para tener cuando menos año de Hidalgo.  Increíble que con solo tres diputados, Morena pudo lograr una votación final de 21 votos a favor y una abstención para modificar la Constitución local. Los que dieron la victoria al gobernador electo Bonilla fueron 12 diputados panistas, cinco priistas, y uno del PT, otro de MC y de Transformemos. O sea, que con solo tres legisladores, Morena se salió con la suya. Obvio, atrás de esto, como diría el presidente Andrés Manuel López Obrador se nota que sí hay mano negra, muy negra.

 

CRÍTICAS Y ENCABRONAMIENTOS… Para qué decir que esta postura de los legisladores del PRI y del PAN han provocado una ola de críticas y sobre todo encabronamientos en su partido. De entrada, Marko Cortés, dirigente nacional del PAN, está exigiendo la expulsión del partido de sus diputados.  En el PRI la cosa está peor, porque uno de ellos, el diputado Benjamín Gómez, presidente del Congreso local, había denunciado que el administrador de la aduana de Mexicali, Alejandro Viramontes, les estaba ofreciendo un millón de dólares a cada legislador de oposición para que convocarán a una sesión extraordinaria para reformar la Constitución y ampliar el período del gobernador. Ah, por cierto, a lo mejor a Gómez le fue bien, porque votó finalmente a favor.

 

OPERACIÓN COMPLETA… Esto se ve que fue bien planeada y mejor operada, porque no solo lograron una mayoría aplastante en el Congreso para modificar el período de gobierno, sino que lograron la aprobación de tres de los cinco ayuntamientos para que tuviera validez. Esto quiere decir que fue un baile en donde muchos fueron invitados y de acuerdo a las denuncias debió haber corrido mucho dinero. O bien, como dicen otros, lo que hubo fue un compromiso de impunidad a favor de las autoridades que se van. Como ahora Morena tiene mayoría en el Congreso del Estado, puede llamar a cuentas al gobernador saliente Kiko Vega y ya se imaginarán, porque este amigo trae una cola tipo padrecista y es fácil agarrarlo de aquellitos, y obligarlo a que tenga que operar lo que sea necesario para no terminar como su amigo y excolega en el frescobote.

 

¿QUIÉN OPERÓ? Precisamente, por la posición en que está Kiko Vega de que con la mano en la cintura el nuevo gobierno puede llamarlo a cuentas y fincarle responsabilidades, es que se piensa que fue él que realmente operó para lograr la votación a favor en el Congreso. Porque curiosamente fue fácil, demasiado fácil, convencer a los 12 diputados panistas que él puso y maneja  a su antojo los que salieron a votar con singular alegría. En cuanto a los priístas, ya los conocen, a estos les gusta mucho respetar la “Ley del Perro” que tiene tres artículos: Primero, Con dinero baila el perro. Segundo, Yo soy el perro. Tercero, traigo ganas de bailar. Por esa razón muchos consideran que Bonilla le pidió al Kiko que le echara la mano a cambio de no tocarlo y obvio, el otro lo hizo encantado de la vida.

 

IGUAL DE TROMPUDOS… Los diputados de Morena en Sonora recodarán que hicieron tremendo pancho porque los mayoritearon para reformar la ley orgánica del Congreso. Hicieron plantones, protestas y acusaron a los priístas de corruptos y todo lo que se les vino en gana. Ahora, la bronca es preguntarles, cómo califican a sus colegas de Baja California, que prácticamente hicieron lo mismo o peor. Porque para nadie es un secreto que rolaron muchos millones de pesos para lograr esta votación absurda que va en contra de la Ley Electoral y además de una resolución de los tribunales.  Claro, no falta quien diga que son las mismas liebres solo que con lomo nuevo. Ahora que se vuelvan a quejar por estos rumbos, les van a recordar cómo se les pasó de trompudos en la Baja y asunto arreglado.

AHÍ SE VEN… Neto Munro va a tener que ponerse las pilas y poner las trancas para evitar que sigan las desbandadas en su partido. Los últimos que dijeron ahí se ven fueron varios connotados militantes de Cajeme, entre ellos el Chuy Félix Holguín, Sóstenes Valenzuela, Eloísa Flores y Manuel Borbón. Al parecer esto se debió a diferencias con el que será el próximo dirigente municipal del PAN, Carlos Castro. Dicen que esto se vio mal porque la renuncia es cuando el partido está a la baja y se antoja más como un movimiento tránsfuga que como una postura de protesta. Pero ya saben que de ver dan ganas, y por lo mismo, más vale que alguien se ponga a cerrar las puertas porque todos están pensando que en Morena están en barata regalando huesos y candidaturas. Claro, no saben que se van a dar tremenda estrellada, pero allá ellos.

 

NI A MENTADAS… De acuerdo con constructores amigos, ni a mentada de madre van a poder terminar las obras de la cuatro carriles para el 31 de agosto. Nos dicen que a lo mejor le hacen al loco con parches o dejando tramos muy maquillados. Pero concluir lo que falta en el norte y parte del sur, es punto menos que imposible. Además, se les hace extraño que hayan dicho que solamente faltan 26 kilómetros de carpeta, cuando todo mundo sabe que de Hermosillo a Santa Ana no hay un solo metro de carretera encementada. Por eso el pobre delegado de la SCT se la lleva encerrado. Ufffa.

 

En fin, por eso no olviden lo que decía el Pecoso Ramírez, es pecado mentir, pero peor que te cachen en la mentira.