–EL COBANARO– La visibilización de la política

No ha sido nada fácil dar este histórico paso de echar luz en tinieblas cuando todo se hacía en lo oscurito del negocio de “me das y te doy”.

Por Octavio Almada Palafox 

En país de ciegos el tuerto es Rey. Así reza un dicho que acentúa con puntualidad el don de ver, de observar, de visibilizar esta realidad. Recuerdo los corajes que pasaba cuando, en el régimen anterior, se tejían y se decidían los destinos de millones de mexicanos, las legalizaciones de los robos en las cámaras, en los decretos, en las opacidades en la toma de decisiones gubernamentales y nada saltaba a la opinión pública. Los analistas no se atrevían a analizar y sólo se dedicaban a hermosear las decisiones de los presidentes municipales, de los gobernadores estatales y de la presidencia en turno.

Esto eminentemente pudrió el sistema de partidos, el sistema electoral, el sistema del aparato de gobierno y por ende enriqueció a varios de la clase política y a empresarios mexicanos y fuereños. El mundo estuvo en manos criminales y por ello la civilización está amenazada por falta de gobiernos de raíz social. México fue especialmente dañado por esta clase de delincuentes encumbrados en las esferas de la política, tan es así que el pueblo vio y ve aún con malos ojos a la política, como si esta fuera la causante de daños y no quienes desplazaron a los políticos para colocar a los cabilderos de los empresarios en puestos de decisiones de gobierno.

Y vea usted, los empresarios fueron quienes fueron mayormente los beneficiarios de ello. Ellos ocultaron perfectamente sus delitos a tal grado que si digo político y empresario, en su imagen mental asociará a la política con algo negativo y descuidará ese atributo para el empresario. Así es un control de daños y así es la falta de escrúpulos para que los empresarios negativos reconozcan el daño que han generado al país con su decisión de manipular por todos los medios a casi todos los políticos del régimen anterior. Muchos empresarios de esa calaña todavía están presentes en la clase empresarial actual, muchos han sido dañados por las decisiones de transparencia, de exigencia de rectitud en cuanto a las responsabilidades fiscales, muchos han sido lastimados por la política anti corrupción. Y muchos de ellos tratan de ocultarse de las luces de razón que se van dando con la Cuarta Transformación.

Y es que uno de los ingredientes de este paso ha sido la visibilización de lo que es hacer verdaderamente política y ponerla en un estante de exhibición permanente. No ha sido nada fácil dar este histórico paso de echar luz en tinieblas cuando todo se hacía en lo oscurito del negocio de “me das y te doy”.

Creo que no se ha reconocido plenamente esta cara de la democratización. De hecho se trata de frenar este estilo personal de gobernar. Se ataca la conferencia mañanera, se atacan las disposiciones de administrar abiertamente la información de gobierno. Esto lo sabía el Presidente Andrés Manuel de entrada, sabía que se le vendría todo encima desde el entorno de la comunicación social, acostumbrados a la consentidera pecuniaria y a la miel fácil. Y ese es el fondo y el misterio de todo esto, la miel fácil la miel sin trabajo, la miel robada. ¿Por qué se tenderá a esto? Es un rasgo cultural y patológico como bien ha hecho sarcasmo el Presidente que por cierto fue él, el que visibilizó uno de los atracos mayores al pueblo de México como es aún el Fobaproa.

Y es que la mañanera es el núcleo principal de la visibilización de la política porque ahí se explica día a día una toma de decisiones. Decisión tras decisión es explicada, es liberada de la opacidad. Fíjese usted cómo asuntos de trascendencia muchas veces no causan reacción en las preguntas de algunos medios que buscan provocar nota fácil o nota de recomendación de algunas empresas de comunicación para tratar de poner velo a decisiones de alto calibre.

Y por ello la costosísisma estrategia (¿de dónde el dinerito? Quién sabe…) de los adversarios es tapar cada minuto, cada tuit, cada nota los avances sustantivos. Nunca antes se había visto tanto dinero y esfuerzos de una adversidad blanda concentrados en seguir los mínimos movimientos presidenciales para atacar con millones de bots, estos mercenarios de las redes sociales, las palabras de la Presidencia.

Gracias a esta visibilización de la política que ha desnudado y desnudará los acuerdos oscuritos de la clase política añeja, ahora la ciudadanía está siendo adiestrada en habilidades de análisis como nunca. Esto está convirtiéndose en una pedagogía política cuyo principal logro es participar en política desde abajo, en denunciar, en avisar, en señalar lo que aún se sigue cometiendo en los estados, en los municipios. Y en esto tiene una destacada presencia la Secretaría de la Función Pública que será, y ya es, una especie de aparato de limpieza, la famosa escoba, el famoso barrido de escaleras que plantea AMLO para sanear el desempeño anterior y actual de la administración pública. No cabe duda que estamos viviendo tiempos de luz y de grandes batallas en las oficinas, en las empresas, en la opinó pública, gracias a los desempeños de una persona decidida a cambiar el país desde la esfera presidencial. Ahora entendemos mucho de su empuje, de sus reiteraciones, de su voluntad por ese lugar. Si no era desde ahí no se podrían cimbrar las cosas como ahora se está cimbrando a pesar de muchísimas resistencias.

 

«La voluntad el gran motor y la nación mi mayor inspiración» – Octavio Almada

 

@octavioalmada1

@ElCobanaro