–DE PRIMERA MANO– …Evitaron un ridículo presidencial

También para la historia, pasarán las tres fechas anunciadas por el Presidente López Obrador en este 2019, en las que supuestamente se concluiría con los trabajos de la reconstrucción.

Por Francisco Javier Ruiz Quirrín

LA OFICINA del “único” delegado federal que hay en Sonora, la de Jorge Taddei Bringas, informó ayer que el Presidente López Obrador no inaugurará la carretera de cuatro carriles de Estación Don a Nogales, durante la visita que tiene programada a Hermosillo el próximo 2 de septiembre.

Cuando menos se debe admitir la ecuanimidad del actual titular del Poder Ejecutivo Federal, quien mostró que “sus datos” coinciden con nuestra visión: Simplemente no va a inaugurar algo que no ha sido terminado.

Fue el tercer ofrecimiento frustrado en cuanto a las fechas de conclusión de esta magna obra a la que se han invertido ya más de 20 mil millones de pesos y cuyos inicios arrancan desde hace unos ocho años.

En el año 2014, el entonces Presidente Peña Nieto anunció durante una gira en la capital de Sonora, el ofrecimiento de reconstruir toda esta rúa, pero de concreto hidráulico. Cuando dejó Los Pinos, en noviembre de 2018, visitó Ciudad Obregón para inaugurar sólo un libramiento. Desde luego, no se había terminado toda la obra.

Meses antes, quien fuera jefe del Centro de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en Sonora, Javier Hernández Armenta, precisó que efectivamente, la carretera sería de cemento “excepto los 164 kilómetros que hay de Hermosillo a Santa Ana, la que continuaría de asfalto porque los contratos a las compañías constructores ya se habían otorgado con esas características”.

Lo anterior fue material de promoción para la diputada María Dolores del Río, quien detectó que en el informe final del sexenio de EPN, en el llamado “Libro Blanco”, se informó que la carretera se había reconstruido TODA, con cemento hidráulico y al saber que no era cierto, fue suficiente para presentar una demanda por fraude ante la secretaría de la Función Pública.

También para la historia, pasarán las tres fechas anunciadas por el Presidente López Obrador en este 2019, en las que supuestamente se concluiría con los trabajos de la reconstrucción.

Primero dijo que “para abril o para mayo”, después le creyó al titular de Comunicaciones y Transportes –Javier Jiménez Spriú– quien le aseguró que para Junio y, finalmente, AMLO anunció que estaría en Sonora el 2 de septiembre para, entre otras cosas, inaugurar la ahora célebre carretera.

Hará cosa de un mes, sostuve una conversación telefónica con Iván Escalante, subsecretario de obras públicas, quien recorría la región para constatar los trabajos y precisar la fecha de término.

“No puedo asegurar nada ahora. Hablaré con usted de nuevo dentro de 20 días y entonces estableceremos compromisos”, me dijo Escalante. Ha pasado un mes y no se le volvió a ver.

Afortunadamente el Presidente de la República recibió informes más certeros que en otros casos donde su obstinación es tal, que se sale de la realidad. Le informaron que la carretera no sería terminada a fines de agosto. Se convenció y desapareció el tema de la agenda de su próxima visita a Sonora.

Efectivamente, evitó un ridículo.

 

LUEGO DE 48 días de haber sido designada como presidenta municipal sustituta en el municipio de Bácum, ayer por vez primera, la maestra indígena Benita Aldama pudo ingresar a palacio municipal y despachar desde su oficina, al ser retirados por la Policía Estatal los manifestantes que mantenían tomado ese inmueble… Se espera que en adelante las actividades tomen su curso normal… Para comenzar, que se paguen las quincenas pendientes a los empleados, quienes han sufrido en carne propia las consecuencias del desorden y la falta de autoridad en el lugar… Como sea, es una derrota para MORENA y sus “morenos”, si se toma en cuenta que el alcalde electo en el 2018, Rogelio Aboyte, está tras las rejas en una cárcel de los Estados Unidos, acusado, entre otras cosas, por falsificación de documentos.

 

LOS LÍDERES de MORENA no podían ser la excepción… Liberales y conservadores, priístas y panistas, ahora perredistas y “lópezobradoristas”, todos, al llegar al poder les surge el emperador que llevan dentro y desean perpetuarse en el poder… Por eso Andrés Manuel buscará eliminar al INE y las elecciones y tratar de seguir en Palacio Nacional con consultas públicas “a mano alzada”… Lo mismo está sucediendo con Martí Batres, el senador presidente de la mesa directiva de la Cámara de Senadores, que pensó en reelegirse un año más en ese cargo, pero lo evitó al cuarto para las doce, -en una votación donde sedujo a tres senadoras del Partido Encuentro Social- Ricardo Monreal, líder de la bancada morenista en el Senado… Las consecuencias están a la vista… La primera gran división entre líderes pro-amlo es inocultable… Desde luego, los augurios son de debilitamiento, no de fortaleza.