–DE PRIMERA MANO– Presupuesto federal 2020, ¿otro recorte a Sonora?

Nada ni nadie va a hacer que el Presidente de la República desista en su objetivo de reducir apoyos y desaparecer programas.

Por Francisco Javier Ruiz Quirrín

LAS Y LOS señores legisladores federales de MORENA que representan a Sonora, ya cumplieron su primer año en San Lázaro y lamentablemente, no nos han dado un solo motivo para deberles un reconocimiento o cuando menos agradecerles sus buenas intenciones.

No se han atrevido a levantar un dedo en favor de su gente para obtener recursos que permitan construir las obras públicas exigidas por la gente.

Este es el momento en que pudieran “sacarse la espina” y hacer suyos algunos de los proyectos pendientes por realizar y puestos en la mesa por el Gobierno del Estado y varios presidentes municipales, muchos de ellos de MORENA.

Nuevamente, el paquete de la obra pública para el 2020 llegará a la Cámara de los Diputados y el augurio es que será no igual, sino peor de miserable que en este 2019.

El año anterior, la Gobernadora del Estado encabezó reuniones allá en la ciudad de México con los coordinadores de las bancadas de todos los partidos políticos para exponerles dichos proyectos de obra. Una semana después de dicho encuentro se le dio seguimiento en Hermosillo.

¿Resultados?

Recorte de mil 680 millones de pesos en el presupuesto federal para este año, mandar al olvido el proyecto de Homeport en Puerto Peñasco que activaría la economía regional, suspender las licitaciones de energía que abriría la puerta a nuevas inversiones para generar electricidad en el Estado, suspensión del proyecto para unir a Baja California con el resto del país a través de Sonora en el servicio de energía eléctrica, suspensión del Fondo Minero, recorte del presupuesto para educación media superior.

En fin…

Y como por la víspera se saca el día, nada ni nadie va a hacer que el Presidente de la República desista en su objetivo de reducir apoyos y desaparecer programas, en su afán de engordar el cochinito para regalarlo a los pobres y de esa manera no sólo hacerlos felices, sino garantizar su voto en los próximos comicios.

En cuando a las y los diputados sonorenses de MORENA, no se puede esperar mucho. En el pasado reciente, en los años de la corrupción, la Ley permitía que un diputado federal reorientara el presupuesto federal abrazando proyectos regionales.

Hoy, en la “Cuarta Transformación”, cuando el Presidente asegura que “la corrupción ha desaparecido”, sólo Andrés Manuel López Obrador puede disponer de los dineros públicos signados en el presupuesto de egresos del gobierno federal.

Por eso piensa meterle una millonada a su tierra, Tabasco. Por ello piensa enviar otros milloncitos de dólares a Venezuela y pagarle al gobierno de Cuba por cientos de médicos que nos enviarán “para cubrir las bases” en los hospitales públicos del país y desplazar a profesionales de México.

En el caso de Sonora, esperemos que la confianza que la Gobernadora tiene en el Presidente, se traduzca en beneficios. Porque ella dice que el Presidente “sí le ha cumplido”. Luego entonces, pensaremos en que el equipamiento del nuevo hospital general en Hermosillo será una realidad.

Cuando menos.

 

LA FISCALÍA General de Justicia del Estado logró rescatar a dos pequeñitos de uno y tres años de edad, que estuvieron en contacto con la droga conocida como Cristal, misma que sus propios padres distribuían entre consumidores de colonias de Hermosillo, entre ellas La Matanza… Los niños resultaron intoxicados y debieron ser llevados al hospital para su atención médica… Claudia Indira Contreras, la titular de la FGJ, dijo que su dependencia estaba atenta al desenvolvimiento de la salud de los infantes, en tanto sus progenitores fueron detenidos y vinculados a proceso… Este caso es toda una tragedia que no sucede en China, África o Estados Unidos, sino aquí, en Sonora, aquí en la capital del Estado… ¿Cuántos casos más habrá similares a este, que no trascienden?

 

COMO SUELE ocurrir cada verano, la lluvia desempolva la corrupción con la cual se llevan a cabo las obras de repavimentación y recarpeteo… El deterioro de nuestras calles resulta mucho mayor cuando podemos constatar la mala calidad de los trabajos y el grosor de la carpeta asfalta, similar a hojas de cartón… Lamentablemente, pero las “mochadas institucionales” no han desaparecido y las consecuencias de las malas obras las padecemos todos, incluidos los corruptos.