–ARCHIVO CONFIDENCIAL– Empresarios, futuros chivos expiatorios

En la 4T se están poniendo los guaraches antes de espinarse por el deterioro económico que han causado.

Por Armando Vásquez A.

YA SALIÓ EL peine por el cual Alfonso Romo se ha estado reuniendo con diferentes empresarios del país. Y es que viene una recesión económica –cuyo alcance aún no se vislumbra–, y el secretario de Hacienda echó la culpa a 33 trimestres anteriores que dijo, fueron mediocres. https://bit.ly/2OtC09f

Además, Arturo Herrera habló en el Foro Forbes y planteó que el Gobierno Federal inició un proceso de recomposición del gasto que sustituya el gasto corriente por la inversión en proyectos productivos para el país, en un entorno en el que el sector público invierte «muy poco» en desarrollo de infraestructura.

Para reforzar la economía del país, el funcionario agregó que un segundo paso es la implementación de programas que impulsen proyectos productivos que generen un efecto contracíclico a la desaceleración de la economía.

Y por supuesto, añadió el aspecto global como parte fundamental de la debacle que se avecina.

Siempre culpando factores externos y nunca a las decisiones erróneas que han tomado en estos 10 meses de gobierno y su 4T.

Se están poniendo los guaraches antes de espinarse y todo indica que serán los empresarios los chivos expiatorios por el deterioro económico causado por la 4T.

Y es que en contraposición, según datos del último Informe de Finanzas Públicas, en los primeros ocho meses del año, la inversión física federal se desaceleró 15.2 por ciento en relación con el año previo a su vez un análisis de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) indica que las empresas del ramo en 18 entidades del país están en números rojos, debido a los subejercicios del presupuesto federal para infraestructura, es decir, recurso que no se ha ejercido al no entregarse en tiempo y forma.

No es extraño pues que la caída de empleos en México vaya en picada, asimismo que el gasto social coloque al país en una situación precaria, de igual forma que se hayan caído inversiones ya plasmadas y futuras y por supuesto, afecta también la inestabilidad que causa el hecho de que no se haya firmado el tratado de libre comercio con EU y Canadá pues el gobierno de la 4T no ha mostrado los indicadores estables que se requieren para lograr esa firma que según esto, en las próxima semanas llegará a buen fin. Esperemos.

La gran pregunta es, ¿qué tan profunda será esta crisis económica que se avecina?

Déjeme decirle una cosa. Los empresarios por muy patriotas que sean, si no ven las condiciones necesarias para invertir no lo van a hacer y menos con la espada de Damocles que significan las amenazas y controles impuestas por el SAT. Y ni se digan las broncas que hay en la generación de energía eléctrica, manejo de las aguas, movilidad, comunicaciones, financiamientos y demás productos que se requieren para instalar empresas.

No estará fácil lo que se avecina y cuyos indicadores veremos brotar como gremlins mojados dentro de poco.

 

HAY UN PUNTO QUE el nuevo jefe de la policía municipal en Hermosillo, general Gilberto Landeros Briceño, (quien tomó posesión el pasado 15 de agosto)  con seguridad ignora porque de seguro, de conocer esta problemática ya la hubiera resuelto.

Resulta que antes de que llegara, allá por mediados de junio hubo algunos cambios en los procesos del área de talleres de tal forma que las diferentes dependencias –Cidue y Seguridad Pública, por ejemplo–, ahora se hacen cargo del mantenimiento de sus respectivos vehículos.

Fue así como se desmembró el área de talleres y hubo mecánicos que pasaron a CIDUE y unos 15 a la policía, concretamente al área ubicada detrás de la Comandancia Norte.

Cada una de estas dependencias a su vez se llevó del almacén diferentes cantidades de productos; CIDUE, por ejemplo, casi dos millones de pesos y el área policiaca unos siete millones de pesos.

El problema se suscitó cuando esos productos fueron trasladados a las respectivas áreas, teniéndose así que se encuentran un reguero de refacciones automotrices en el caso de la comandancia norte y allí es posible verlos echándose a perder desde poco más de cuatro meses.

Pero eso no es todo, también es posible observar a esos 15 trabajadores en los patios de dicha comandancia sentados en el suelo, sin nada qué hacer. Y no tienen la culpa pues ellos cumplen con ir.

El detalle es que no ha habido nadie que se encargue de equiparlos de las herramientas necesarias para que mecánicamente arreglen las patrullas que siguen acumulándose. No tienen ni fosas ni aparatos de mediciones de todo tipo, rampas… vaya, ni un miserable desarmador. Y el Ayuntamiento pues les paga sus quincenas –ocho o diez–, sin que muevan un dedo.

Alegan, pues, que no tienen con qué trabajar.

Y como ahora corresponde a la policía administrar su propio taller de reparaciones de patullas, pues la bronca recae en el nuevo jefe a quien se le está haciendo una bola de nieve ese problema que debe resolver de manera inmediata.

 

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

 

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

 

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304