–DE PRIMERA MANO– Un año en Palacio Nacional (I)… Las mentiras

A estas alturas, ¿alguien duda de que López Obrador está siguiendo el plan populista-socialista que nos conduciría a una dictadura?

Por Francisco Javier Ruiz Quirrín

CADA vez que se reconoce a Andrés Manuel López Obrador como un virtuoso en el manejo de los medios de comunicación (“es el Presidente que mejor ha manejado la comunicación”, dicen algunos) en realidad se está haciendo una apología de la manipulación. Es como aquel entusiasta que se atreve a aplaudirle al ladrón que no puede ser atrapado.

Hay múltiples ejemplos de las mentiras y contradicciones en las que ha caído el ahora titular del Poder Ejecutivo Federal. A estas alturas, son menos los mexicanos que le creen.

El gran problema para millones de compatriotas, es que cuando se decidan a actuar en contra de quien depositaron toda su confianza en julio del 2018, ya sea demasiado tarde y se cumpla en toda su extensión la desafortunada expresión de Paco Ignacio Taibo II, el español sentado ahora en el Fondo de Cultura Económica y que, ufano, embriagado en la autosuficiencia, se atrevió a decir, “¡se la metimos doblada, compañeros!”.

A unos cuantos días de que se cumpla el primer año de la llegada de AMLO a Palacio Nacional, sólo habrá que reconocerle que la “sacudida a la nación” la está llevando a cabo lo más rápido posible, sabedor de que más pronto que tarde “caerá un veinte” al pueblo de México y se volcará en su contra.

Por lo pronto, ya se ha apoderado de los organismos autónomos (Comisión Nacional de Hidrocarburos, Comisión Reguladora de Energía, TRIFE, CNDH, Coneval, entre otros) y sólo camina apresuradamente para controlar el poderoso Instituto Nacional Electoral y con ello asegurar la eliminación de los comicios electorales, tal y como les conocemos hoy, para dar paso a las consultas públicas –previo un orquestado proceso de revocación de mandato– y mantenerse en el poder.

A estas alturas, ¿alguien duda de que López Obrador está siguiendo el plan populista-socialista que nos conduciría a una dictadura?

Sólo no lo verá quien esté ciego. Pero también éste último, lo podrá percibir cuando sienta violentadas sus garantías de libertad, pensamiento y asociación, en una primera fase.

 

FUERON tres fechas las que dio el Presidente y sus colaboradores ofreciendo concluir con los trabajos de la carretera de cuatro carriles de Estación Don a Nogales en Sonora… Primero habló de abril y mayo, después junio y finalmente agosto… La única realidad es la enorme lista de víctimas de una carretera que no puede estar terminada si no cuenta con la señalización adecuada… Por ello existe un registro de 240 víctimas fatales en los últimos cuatro años… Y aún sabiéndolo, es inconcebible que la autoridad federal no pueda obligar a los contratistas a establecer una buena señalización… En cuanto a la terminación de la obra, déjeme decirle que el tramo de Ímuris a Nogales, que son poco más de 60 kilómetros, sólo se está batallando con las conocidas “curvas de Quijano”, que no las concluirán en meses… Lo peor… El tramo Santa Ana-Magdalena, son 21 kilómetros… Arrancaron con esta parte hace poco más de tres años y no la han podido terminar… Sería una desvergüenza que el Presidente culpara esta irresponsabilidad de nuestros días, al pasado… Está como aquello de que apoyaría a Sonora y en el Presupuesto de Egresos de la Federación, lo único que dio a los sonorenses fue atole con el dedo.

 

INFORMA la Fiscalía Anticorrupción que logró sentencia condenatoria contra una empleada de la Agencia Fiscal de Hermosillo que dispuso de dinero que debió ingresar al erario por ser pago de impuestos de contribuyentes… Aplauso… Se hizo justicia a medias, porque deberá pasar seis meses en prisión y pagar lo sustraído… En otras palabras no pisará la cárcel gracias a una caución y, por otro lado, como no hay apellido de “Adriana N”, tampoco hay difamación en su contra… Independientemente de ello, es un “charalito”… Cómo me gustaría que la Fiscalía lograra un éxito con un pez gordo, de esos que han robado millones y que han logrado una protección especial… O se protegen con doña “Amparo” o con el diablo metido a santo.

 

EL QUE SE hayan adquirido y entregado cien nuevas unidades que utilizará la Fiscalía General de Justicia de Sonora, sólo nos dice dos cosas… La primera, que la titular del área, Claudia Indira Contreras, es una administradora extraordinaria que con ahorros y austeridad logró reunir una cantidad importante para hacerse de esas nuevas patrullas… Lo segundo, es que da gusto saber que no hay una ruina declarada en las arcas del gobierno estatal, como se ha pretendido difundir en las últimas semanas… Por lo demás, ojalá y estas nuevas cien unidades, ayuden a aumentar la eficacia en el combate al crimen.