–EL COBANARO– Banca y Transición

La idea es construir 2 mil 700 sucursales del Banco del Bienestar en las comunidades más pobres y apartadas del país.

Por Octavio Almada Palafox

Definitivamente no se puede entender los pasos del Presidente respecto a la creación de socialmente ambicioso proyecto del Banco del Bienestar, si no le damos una peinadita de análisis escarmenador a la naturaleza salvaje de lo que ha sido el sistema bancario en nuestro país. Ya vimos por ahí varios reclamos de empresarios contra el Gobierno de México. Ellos acusan que se busca competir de manera desleal con la banca privada, al planear la instalación de 13 mil sucursales del Banco del Bienestar. El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, Gustavo de Hoyos, en redes sociales, publicó un mensaje señalando que en la economía de mercado, como la que aplica en México, los gobiernos pueden regular, pero no deberían competir con la iniciativa privada. Esas tenemos.

 

Pues bien. Pocos países han vivido las agresiones de su sistema bancario. Empecemos por el famoso rescate bancario, el Fobaproa, que fue una decisión de los partidos ahora de oposición, para rescatar a los pobres banqueros y otorgarles sangre presupuestal, es decir, los impuestos que Usted paga, por muchos, muchos años. Tan es así que el Fobaproa se la llamado el robo del siglo. Es cierto, con ayuda de PRI y PAN, que juntos generaron el desastre mexicano zedillista conocido como el “error de diciembre”, se aseguró hace años dar anualmente miles de millones a los banqueros que se vieron en problemas. Después de cinco lustros, se ha pagado a los bancos intereses por 800 mil millones de pesos, todavía se les adeudan 901,700 millones de pesos. Léase bien, sólo intereses. Además se ha recurrido a la contratación de créditos de forma que ese organismo tiene pasivos, es decir, deuda de diferentes tipos, por un billón (millón de millones) 32,288 millones. Y la energía mediática se ha olvidado de ello. Por favor Usted no lo olvide porque lo paga año con año. Los riquísimos banqueros, felices de que el pueblo pague.

 

Pues bien, esa banca no sólo chupa sangre del pueblo sino también no se ha comportado como empresa socialmente responsable porque es rapaz, no considera a millones de potenciales usuarios y se concentra en las ciudades. Qué le puedo decir a usted que seguramente ha vivido las feroces e indolentes conductas bancarias.

 

Pues bien, el objetivo del Presidente López Obrador es que las comunidades tengan una sucursal bancaria cercana. Recuerde que la mayoría de los migrantes mexicanos que trabajan en EU mandan sus remesas a sus familias, estas remesas son importantísimas para la economía mexicana. Los expulsados por la pobreza y corrupción del neoliberalismo inyectan oxígeno a nuestro país, semana a semana y los receptores tienen que ir a bancos lejanos a sus viviendas. Esto ya no pasará.

 

Pues bien vea usted, la idea es construir 2 mil 700 sucursales del Banco del Bienestar en las comunidades más pobres y apartadas del país. Un objetivo es lograr la distribución de los recursos de los programas sociales. Una primera etapa es contar con el apoyo de energía ya instalada, es decir con infraestructura de del Instituto Mexicano del Seguro Social, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, Diconsa, Liconsa, Telecom, Oxxo y con cadenas de farmacias. Ahí de principio se podrá realizar las operaciones bancarias básicas.

 

Recordemos que Diconsa, cuenta con 27 mil tiendas, y Liconsa, tiene 10 mil, para aprovechar la infraestructura de 37 mil puntos que se encuentran asentados en los lugares más inaccesibles del país.

 

Mire, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público dotó al Banco del Bienestar con 5 mil millones de pesos para la construcción de las nuevas sucursales. Durante este año se pretende terminar mil 350 y una cifra similar durante 2021.

 

Desde esas sucursales se podrá disponer de los apoyos de los programas gubernamentales: Beca de Educación Básica, Beca de Educación Media Superior, Beca de Educación Superior (Jóvenes Construyendo el Futuro), Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores, Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad, Sembrando Vida, Reconstrucción para la Vivienda, Programa Nacional de Reconstrucción y Programa de Mejoramiento Urbano. Además de las remesas. Recuerde que se cobra por el envío y se supone que el cobro será mínimo en este caso para la propia operatividad del sistema.

 

Y para un enchocolatado de la banca vampira, tenemos que para una operación pronta de este sistema se ha firmado convenios con organismos internacionales: con Mastercard para la emisión de más de 10 millones de tarjetas bancarias, con chip sin costo para el banco, y con la Fundación Alemana de Cajas de Ahorro para la Cooperación Internacional para impulsar la inclusión financiera en México.

 

Este es todo un tema e transición. Será atacado con furia, sí. Pero constituye un programa de dignidad, de alcance, de cercanía con la gente de todas las comunidades. Una Banca Social. Impensable para el neoliberalismo. Posible para este Gobierno.

 

«Cuando la mano del gobierno el pueblo la siente, el pueblo es recíproco» – Octavio Almada

 

@octavioalmada1

@ElCobanaro