El distanciamiento sigue siendo la mejor opción para mitigar el contagio: Dra. Diana Hernández

La vacuna contra el COVID-19 podría tardarse más de un año en ser lanzada al mercado.

“Esto es un maratón, no una carrera de 100 metros”, afirma la especialista.

 Por Hilario Olea Fontes

En estos momentos, cuando el panorama en las áreas de salud y de economía a nivel mundial sucumbe ante la pandemia del COVID-19, lo único que tenemos al alcance para evitar su propagación es el distanciamiento y la medida radical de quedarse en casa.

La Doctora en microbiología Diana Raquel Hernández Galindo es especialista en en contagios en un importante laboratorio de Estados Unidos.

La doctora en microbiología Diana Raquel Hernández Galindo, sonorense radicada en Estados Unidos y especialista en contagios en un importante laboratorio del vecino país del norte, señala que las investigaciones para encontrar la vacuna contra este virus están en proceso, pero no estarán disponibles sino hasta después de meses de estudios.

Por ahora, dice, los gobiernos deben de brindar todo el apoyo y recursos a las instituciones de salud, para evitar que se vean rebasadas por los pacientes en estado crítico.

En lo que a la comunidad respecta, se debe hacer énfasis en los cuidados personales, el distanciamiento, y no hacer caso a los remedios que se propagan –como el propio virus– a través de las redes sociales.

“El único té que previene el coronavirus es el ‘QuédaTE en tu casa’”, apunta la doctora Hernández Galindo.

 

Tomando en cuenta las evidencias actuales, ¿cuánto tiempo se puede estimar en que la dinámica regular humana pueda regresar a como estábamos hace unos meses?

Esto es un maratón, no una carrera de 100 metros. Aun se siguen viendo casos nuevos, incluso en países que tienen completo toque de queda, como Italia y España.

China logró controlarlo después de cinco meses de queda y ahora están preocupados que pueda haber otro brote.

Aun cuando las economías se están viendo afectadas, la realidad es que el distanciamiento es la mejor opción de mitigación y si no se mantiene por varias semanas no va a servir de nada.

 

¿Será la vacuna contra el COVID-19 la única medida que nos permita realizar las actividades cotidianas con seguridad, o existe alguna expectativa de que el virus deje de avanzar en algún punto?

La vacuna es, definitivamente, nuestra mejor opción a nivel global. Ya se está trabajando a marchas forzadas en Estados Unidos, Alemania y China, pero va a tomar un año y medio tenerla lista. Se deben hacer pruebas de seguridad primero para después ser aplicadas en humanos.

Hay que ver si las medidas preventivas de distanciamiento funcionan con el apoyo de la comunidad. Las altas temperaturas y la humedad del verano (si existiese) ayudarán un poco.

 

Existen versiones de que, con o sin vacuna, llegará un momento en el que el virus no sea tan agresivo en contagios como hasta ahorita. Hablando en términos científicos, ¿esto es posible?

Es posible. Sin embargo, lo más probable es que creemos inmunidad de grupo cuando la mayoría de nosotros nos hayamos contagiado y aliviado.

 

¿Cuál es la referencia más cercana a la pandemia que vivimos actualmente, y cómo fue que se logró controlar y permitir a las personas volver a sus vidas normales?

La mejor referencia es la pandemia de Influenza H1N1 en el 2009. Los primeros casos se reportaron en abril de ese año, un mes después ya había una prueba validada para su detección. Siendo influenza también había tratamiento efectivo, siempre y cuando la detección fue temprana. Para el mes de octubre ya teníamos una vacuna y se lanzó una gran campaña de vacunación.

El virus H1N1 sigue en circulación cada temporada de invierno, pero gracias a la vacuna ya no crea epidemias.

 

¿Cuáles son las recomendaciones en medidas que deben tomar los gobiernos municipales, estatales y federales para evitar mayores contagios entre la población?

Incrementar el número de pruebas, hacer el trazo de personas con contacto con personas contagiadas, cerrar escuelas hasta el próximo ciclo escolar, cerrar negocios no esenciales (incluyendo entretenimiento) y forzar a oficinas a trabajar en línea.

Está comprobado que estas medidas de distanciamiento son las más efectivas cuando nos enfrentamos a un virus nuevo.

 

En Sonora estamos por recibir a la temporada de calor y a sabiendas de que las altas temperaturas inhiben la capacidad de transmisión, ¿cómo pueden las autoridades y sociedad sacar provecho a esto?

Continuar con las medidas de distanciamiento y la educación de la población en medidas sanitarias.

 

¿Nos puede ayudar a enumerar las acciones que debemos de poner en práctica en nuestra vida diaria para hacer frente a esta pandemia?

Lo primero que hay que hacer es educarse y no creer todo lo que les mandan por redes sociales.

El único té que previene el coronavirus es el “QuédaTE en tu casa”.

Seguir lavándose las manos muy seguido, sobre todo al regresar del trabajo o del mandado. Usar desinfectante cuando se ande en la calle.

Tratar de no ir al mandado todos los días como acostumbran nuestras santas madres. Planear para una semana o más.

Mantener medicamentos y desinfectantes necesarios en caso de enfermarse (jarabe para la tos, cloro para limpiar).

No salir por dos semanas si se enferman. No usar transporte público si están enfermos.

En casos extremos que tengan que salir, usar cubre bocas y mantenerse lejos de la gente lo más posible.

 

¿Y las medidas para el sector salud?

Facilitar a hospitales las pruebas para confirmar el virus y para tratarlo. Garantizar que los hospitales tengan protección personal suficiente (mascarillas, guantes, batas, escudos faciales, etc.). Incrementar la capacidad de hospitales para tratar pacientes serios. Posponer todos los tratamientos/cirugías electivas hasta que la emergencia pase.

 

¿Todos nos vamos a contagiar eventualmente del COVID, o sea hay que aprender a vivir con el virus?

No necesariamente. Puede que algunas personas sean inmunes naturalmente o que se contagien pero no demuestren síntomas. No se ha comprobado exactamente si esto pasa o que tan frecuente es.

 

RECOMENDACIONES PARA PACIENTES EN CASA

  • Si se puede poner al enfermo en un cuarto y que no salga, es lo mejor.

  • El menor contacto posible con quien lo cuide, no tocarlos y lavarse las manos inmediatamente después de cualquier contacto.

  • Tener un juego de platos y cubiertos exclusivos para el paciente, y lavarlos con cloro.

  • Manejar los síntomas del paciente, tomarle la temperatura seguido y darles paracetamol cuando esta suba (cuidado de no dar más dosis de las recomendadas para evitar intoxicación).

  • Evitar visitas, incluso de los niños, ya que estos son menos cuidadosos en no tocar superficies u otras personas.