–DE PRIMERA MANO– Otro dedo para el anillo del Presidente

Nada detendrá al Presidente para tratar de concentrar todo el poder en sus manos y llevar a cabo su sueño ideológico.

Por Francisco Javier Ruiz Quirrín

¿CUÁNTOS intentos lleva el Presidente López Obrador por concentrar más poder en sus manos aprovechando la pandemia del Coronavirus?, ayer, uno más.

Son varios. Apenas tres semanas atrás y sabedor de la crisis económica que se avecina por el colapso en el mundo y, desde luego, en México, AMLO quiso aprovecharse del dominio en la Cámara de los Diputados para reformar La Ley del Presupuesto Federal y ampliar sus facultades para “reorientar” el dinero público.

El propósito esencial era hacer a un lado todo apoyo a los empresarios, gobernadores y otros sectores y destinar ese dinero a entregarlo a quien le garantice la continuidad en el poder.

No lo logró. Un voto le faltó a MORENA en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión (una representación de senadores y diputados) para poder convocar en forma extraordinaria a una sesión de pleno y consumar su plan.

No pudo. Los voceros de MORENA justificaron diciendo que no se convocaría a sesión extraordinaria “por recomendación del doctor Hugo López Gatell ante la pandemia”. Falso. No aceptaron públicamente su derrota.

La más reciente ofensiva para golpear a los ricos de este país (a quienes sin duda, detesta el Presidente) la mostró el actual dirigente de MORENA, Alfonso Ramírez Cuéllar, al dar a conocer la elaboración de una iniciativa para ampliar las facultades del INEGI y que “éste tenga la capacidad de constatar la riqueza de algunos mexicanos, para lo cual se allegaría información ilimitada del Sistema de Administración Tributaria, el SAT”.

Aprobar una Ley así, sería enviar al olvido buena parte de nuestros derechos y garantías fundamentales y exponer a los ciudadanos a los abusos y excesos del Estado.

La privacidad, el secreto bancario, el riesgo ante la inseguridad de una persona exhibida por el gobierno, la posible apertura de una carpeta de investigación por considerar que alguien tiene dinero en base al uso de recursos de procedencia ilícita, son apenas algunas de las garantías que podrían ser violentadas por el Estado.

La confrontación del Presidente López Obrador contra la clase media y quienes tienen dinero –muchos de ellos gracias a años y generaciones de trabajo–, está abierta.

Lo dijo en su “mañanera”:

“Antes los gobiernos se preguntaban qué hacer con los pobres; ahora la pregunta es qué hacer con los ricos”.

Por lo pronto, ha llovido un verdadero alud de manifestaciones en contra de la iniciativa dada a conocer por Ramírez Cuéllar, pero si acaso falla en este intento, vendrá otro y vendrán otros. Nada detendrá al Presidente para tratar de concentrar todo el poder en sus manos y llevar a cabo su sueño ideológico: Acabar con los ricos que no son de él y multiplicar a los pobres.

 

TAMPOCO, es secreto alguno… El reanudar las obras del llamado “Tren Maya” y corroborar las carretadas de millones de pesos que se invertirán en ello, reconfirman la subestimación que el Presidente tiene por la Salud, actual prioridad número uno del pueblo de México ante la pandemia de Covid-19…

 

Y EXPERTOS han reiterado que don Andrés Manuel no tiene un compromiso con el futuro… Su gran compromiso es con el pasado… Trae una recarga mental de enormes agravios, que unidos a la ignorancia le está hace tomar decisiones, para muchos ahora, absurdas… El emitir un decreto para eliminar todo proyecto de inversión de energías renovables en México, no sólo le hace tragarse sus promesas realizadas en foros de campaña, sino que condena a los mexicanos a vivir y respirar veneno producto del manejo del combustóleo y el carbón, fuentes de energía que el mundo ya está desechando… Adiós a las inversiones por más de 40 mil millones de pesos que llevaban a cabo empresas transnacionales en nuestro país… Adiós a la energía eólica, a las fotoceldas solares, entre otras… Los que saben, aseguran que esta decisión la apresuró el hecho de que el costo de la energía generada por la vetusta Comisión Federal de Electricidad, resulta mucho más cara que la ofrecida por las empresas generadoras de energía con fuentes renovables… Y es un golpe que nos pega a Sonora en lo particular… Aquí se había anunciado millonaria inversión en fotoceldas en terrenos junto al mar en Bahía de Kino y la empresa TESLA, ya había anunciado la instalación de una planta de experimentación, que representaba una fuente extraordinaria para el aprendizaje de nuestros jóvenes… Ni hablar… Es la “Cuarta Transformación”.