Charity, volunteering and donating concept. Raised up human hands with red hearts. Children's hands are holding heart symbols. Vector

El milagro de la vida

Hay miles de corazones que pueden seguir latiendo en otro cuerpo, pulmones que pueden continuar dando aliento y córneas que permitan seguir apreciando la vida con todos sus colores y matices.

Por Carolina McPherson

Hace dos años su corazón se apagó, pero sus ojos siguieron brillando en los de alguien más, de quien no sé su nombre, su edad, ni su género, pero donde quiera que estés quiero que sepas que mi familia y yo te agradecemos la oportunidad de que tu mirada se ilumine cada día al despertar con las córneas de mi madre. En esta ocasión quiero dedicar estas letras a ella y a un tema sensible pero del que es apremiante hablar: la donación de órganos.

Este 26 de septiembre se conmemoró el Día Nacional de la Donación de Órganos y Tejidos en México, fecha que sirve como recordatorio de que podemos dar vida en vida o después de la muerte, así como también para celebrar a los donantes y sus familiares quienes dieron un sí sin reservas. Sin embargo, este día también es la oportunidad de reflexionar sobre esta causa, ya que nunca sabremos si en algún momento podríamos necesitar de un pedacito de alguien más para recuperar nuestra salud.

 

Es importante conocer que la donación se clasifica en dos categorías: la primera es la donación cadavérica, la cual consiste en la donación de órganos tras haber fallecido. En estos casos, si la persona no expresó mediante documento oficial su deseo, se puede comentar a un especialista el deseo de que su familiar se convierta en donante o que la instancia encargada de promover la donación haga la pregunta. De ahí la importancia de platicar con nuestros cercanos y expresar que se tiene tal determinación.

 

En caso de que la muerte se deba a un paro cardio-respiratorio, solo se pueden donar tejidos como córneas, pues la circulación y oxigenación al resto del cuerpo se detienen; si es por muerte encefálica, se abre la oportunidad de donar órganos como el corazón, hígado, pulmones, páncreas y tejidos. El segundo tipo de donación es la que ocurre en vida, donde en casos muy específicos se dona algún órgano o porción del mismo sin que afecte la salud del donante.

 

Es importante reflexionar y tomar una decisión. Existe la tarjeta de Donador Voluntario que es un Documento Oficial donde se expresa el consentimiento de donar órganos o tejidos, pero también la ley reconoce el derecho de un ciudadano a no donar sus órganos, por lo que se puede tomar cualquiera de estas dos alternativas. Si pensamos en las más de 22 mil personas que hoy en día se encuentran en una lista de espera por un órgano o un tejido, nos daremos cuenta que dependen totalmente de la generosidad de otros para que llegue el día de su anhelado trasplante. Desafortunadamente muchos de ellos morirán en la espera.

 

Un hallazgo importante es el que sucedió hace algunos años en México, cuando se hizo una encuesta entre familiares de donantes fallecidos; en ninguno de los casos se encontró algún signo de arrepentimiento por la decisión, por el contrario, muchos de ellos se convencieron de seguir su ejemplo e incluso este gesto sirvió para que el duelo por la pérdida transcurriera de mejor manera.

 

Yo creo que en el proceso de perder a un ser querido si bien hay dolor, también se puede encontrar consuelo en el amor, en el desprendimiento y en la generosidad. Hay miles de corazones que pueden seguir latiendo en otro cuerpo, pulmones que pueden continuar dando aliento y córneas que permitan seguir apreciando la vida con todos sus colores y matices.

 

Por ello, gracias a ti, mamá, y a todos los ángeles que sabían que para volar más alto sólo necesitaban llevarse un par de alas y una carga más ligera. Hoy y siempre gracias por ser ejemplo de amor incondicional aún después de partir.

 

@caromcpherson

https://blogdeletras.home.blog/