General de División retirado, enumera los agravios de la Cuarta Transformación al Ejército Mexicano  

‘Los militares trascendemos sexenios; nuestra lealtad es a las instituciones legales de la República, no a las personas’, asegura Juan Alfredo Oropeza Garnica.

Por Gustavo Valenzuela 

El General de División D.E.M. en retiro, Juan Alfredo Oropeza Garnica, uno de los militares con notable trayectoria, reconocido por ser el impulsor en la década pasada, del proyecto para fabricar el fusil de asalto FX-05, para el uso de las fuerzas armadas, diseñado por ingenieros militares mexicanos y fabricado hasta la fecha por la Dirección de la Industria Militar, enumera las razones por las que existe mal humor al interior del Ejército Mexicano.

El General Oropeza, académico de la Universidad Anahuac en la maestría en Seguridad Nacional que cuenta con un doctorado en Administración Pública, asegura que desde qué irrumpió la Cuarta Transformación adueñándose del escenario político, las fuerzas armadas y en particular el Ejército Mexicano, institución fundamental del país, ha recibido fuertes agravios.

“Comenzaron imponiendo como Presidente y Secretario Técnico de la Comisión de Defensa Nacional del Senado de la Republica, instancia que califica los ascensos superiores de los militares de Coronel a General de División, a los señores Félix Salgado Macedonio y Saúl López Sollano”.

“El primero con una trayectoria política y conductas sumamente cuestionadas, nadie lo quiere ni para compadre. El señor López Sollano, militante de grupos subversivos, ahora es luchador social, como les gusta que los nombren a él y a sus correligionarios, para encubrir los delitos que cometieron, disque en favor de la democracia”.

“Los agravios continuaron con las declaraciones de Epigmenio Ibarra, el Goebbels de la Cuatro Té, que haciendo eco de una entrevista ofrecida por el señor Presidente al periódico La Jornada, dijo que tarde o temprano a las fuerzas armadas mexicanas serían desaparecidas como sucedió en Costa Rica, obtusa visión, al comparar ese pequeño país con el nuestro”.

“Los soldados en operaciones, fueron agredidos, desarmados y humillados en Michoacán y en muchas partes del país, con una política absurda que les prohíba defenderse de las agresiones violentas de simpatizantes de grupos de la delincuencia organizada, que los utilizan para sus fines”.

“Luego vinieron los homenajes por parte de instancias gubernamentales a los que formaron parte de la liga comunista 23 de septiembre, sacralizando los que asesinaron a personas valiosas que contribuían enormemente a la economía y el bienestar social del país, a los que realizaban asaltos, robos y asesinatos de soldados policías y gente de bien”.

“La última ofensa se suscitó a raíz de las declaraciones vertidas en una corte de Nueva York, en contra del ex Secretario de la Defensa Nacional, General Salvador Cienfuegos, con hipótesis mil, hubo apresuramientos para declararlo culpable y decir que el ejército sería sometido a una purga de estilo estalinista a todos los que sirvieron con el exsecretario”.

En su etapa de activo, como Comandante de Zona en el estado de Guerrero, el General Oropeza fue herido en una emboscada por guerrilleros del EPR, y el militar retirado lamenta que la Cuatro Té no conozca a las fuerzas armadas, “creen que somos políticos arribistas, formando grupúsculos para lucrar, aunque el señor López Obrador salió en defensa de la institución el 17 de los corrientes en la gira de Oaxaca como corresponde a un comandante supremo que se aprecia de serlo”.

“Los militares profesionales nos formamos en el sistema educativo militar, nuestra carrera inicia los 18 años y concluye para los que cumplen con el profesiograma de forma puntual, a los 65 años, trascendemos sexenios, no nos debemos a ninguna persona en particular, estamos regidos por las rigurosas leyes militares y las del ámbito civil”.

“Nuestra lealtad es a las instituciones legales de la República, no a las personas, la lealtad al Presidente es patente en todas las situaciones, mientras él sea el Primer Mandatario de la nación, no importa su afiliación partidista ni ideológica, así lo establece la ley y a ella nos atenemos”.

“Las fuerzas armadas participan en todas las actividades que tiendan al desarrollo de la nación como siempre y lo seguirán haciendo por el bien de México”.

El General Juan Alfredo Oropeza, se suma a otras voces de divisionarios en retiro, que han señalado y dejado al descubierto, el mal humor en las filas militares, generado por algunas directrices del Gobierno Federal y con algunos de los actores de la nueva clase política de la Cuatro Té.